Con sus ban­de­ras en al­to

Ha­bla la Con­cien­cia

Notitarde - - Ciudad - Luis Garrido luir­garr@hot­mail.com

Cuán­to dis­fru­ta­mos re­vi­vien­do mo­men­tos cer­ca de ami­gos que, tan­to ayer co­mo de igual ma­ne­ra aho­ra, nos dan ra­zo­nes pa­ra se­guir cre­yen­do que el va­lor hu­mano no se mi­de con la va­ra más al­ta sino con el pe­so mo­ral de los ac­tos y ac­cio­nes de las per­so­nas. Con mo­ti­vo del 21 aniver­sa­rio del Pro­yec­to Ve­ne­zue­la acu­di­mos a su ac­to re­li­gio­so en nues­tra ca­te­dral va­len­cia­na. No hi­ci­mos cuen­tas de la asis­ten­cia com­pa­rán­do­la con even­tos de igual sig­ni­fi­ca­ción, pe­ro con es­ta­tu­ra de par­ti­do de go­bierno. De aque­llos tiem­pos, hoy hay po­co que mos­trar, co­men­zan­do por esas ca­ras que so­bre­sa­lían más por los cálcu­los ma­te­ria­les que por su real pres­tan­cia en la cons­truc­ción de una vi­da me­jor pa­ra los más ne­ce­si­ta­dos.

No ol­vi­da­re­mos la ale­gría de aquel emo­cio­na­do ins­tan­te don­de sen­ti­mos tan cer­ca el pal­pi­tar del co­ra­zón de aque­lla gen­te hu­mil­de con quie­nes, al mo­men­to del ac­to de la paz, nos con­fun­di­mos en un apre­ta­do abra­zo; gen­te de pue­blo llano que, aun en me­dio de cir­cuns­tan­cias tan di­fí­ci­les, con­ti­núan ac­ti­vos y fie­les en las si­glas del Pro­yec­to Ve­ne­zue­la. Aquel ges­to lo in­ter­pre­ta­mos co­mo un men­sa­je pa­ra quie­nes tie­nen la ta­rea de se­guir sien­do par­te di­li­gen­te en la cons­truc­ción de una nue­va pa­tria; las cuen­tas del tiem­po son siem­pre re­gre­si­vas. To­do lo que es­tá por de­lan­te es el re­cla­mo co­lec­ti­vo, las im­per­fec­cio­nes pa­sa­ron a ser deu­da mo­ral con el pue­blo.

Un va­cío pro­fun­do de­ja la au­sen­cia de Henrique Sa­las Rö­mer en los even­tos del Pro­yec­to Ve­ne­zue­la. Él es víc­ti­ma de los mon­ta­jes y per­se­cu­cio­nes por par­te de la pan­di­lla de ban­di­dos que go­bier­nan nues­tro país. Henrique, arro­pa­do con su pro­pia som­bra al­can­zó en cor­to tiem­po un an­cho es­pa­cio que le dio bri­llo en la tri­bu­na abier­ta del li­de­raz­go na­cio­nal. Fue Sa­las Rö­mer quien to­mó la ban­de­ra cuan­do se ca­lla­ron las vo­ces de la re­bel­día; hoy cuan­do Ni­co­lás Ma­du­ro lo quie­re en­car­ce­lar pa­ra co­lo­car­lo en la lis­ta de sus tro­feos, el Pro­yec­to Ve­ne­zue­la en sus 21 años de pre­sen­cia po­lí­ti­ca enar­bo­la sus ban­de­ras en la ca­lle, sien­do par­te de esa lu­cha pa­ra dar­le un nue­vo go­bierno a Ve­ne­zue­la.

Unas le­tras fi­na­les car­ga­das de tris­te­za cons­ti­tu­yen el hu­mil­de tri­bu­to pa­ra Víc­tor León. Se­gui­re­mos sien­do ami­gos en cual­quier lu­gar de la eter­ni­dad. Con pa­sión de­fen­dis­te tu ra­zón, los fru­tos es­tán cer­ca. Des­can­sa aho­ra que, en la dis­ci­pli­na del par­ti­do, otro com­pa­ñe­ro le­van­tó tu ban­de­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.