Las fru­tas se han vuel­to una de las op­cio­nes más eco­nó­mi­cas pa­ra me­ren­dar

Ma­dres pien­san en el bie­nes­tar de to­dos

Notitarde - - Güigüe-tacarigua-belén -

Cen­tral Ta­ca­ri­gua, sep­tiem­bre 30 (Yohan­na Guz­mán Blan­co).Sa­be­mos que el desa­yuno es la co­mi­da más im­por­tan­te del día, pues con ella rom­pe­mos el ayuno de la no­che, pe­ro lo que muy po­cos co­no­cen, es que la me­rien­da tam­bién es tras­cen­den­tal en una alimentación sa­na y ba­lan­cea­da, ya que evi­ta­mos que el or­ga­nis­mo pa­se ham­bre en­tre una y otra co­mi­da co­mo lo son, el al­muer­zo y la ce­na.

Aun­que, de­bi­do a que ca­da día es mu­cho más di­fí­cil y cos­to­so ad­qui­rir los ali­men­tos y no es una bue­na elec­ción ali­men­tar­se mal, de­bi­do a que se­gún la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS), afir­ma, que in­ge­rir co­mi­das po­co sa­lu­da­bles, jun­to a la inac­ti­vi­dad, au­men­ta con el tiem­po los ries­gos pa­ra la sa­lud y con­tri­bu­ye a que sur­jan en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res, cán­cer, dia­be­tes y otros pro­ble­mas.

Por eso, lue­go de un re­co­rri­do por el Mer­ca­do Mu­ni­ci­pal de Cen­tral Ta­ca­ri­gua en el mu­ni­ci­pio Car­los Ar­ve­lo, el equi­po re­por­te­ril del dia­rio No­ti­tar­de, en­con­tró una al­ter­na­ti­va sa­na y eco­nó­mi­ca pa­ra que tan­to los gran­des, co­mo los pe­que­ños, es­pe­cial­men­te en es­te re­torno a cla­ses, ten­gan una sa­lu­da­ble op­ción a la hora de me­ren­dar.

En el po­pu­lar mer­ca­do, lo­ca­li­za­mos el ki­lo­gra­mo de me­lón en 300 bo­lí­va­res, 200 bo­lí­va­res por la mis­ma can­ti­dad de gua­ya­ba, la le­cho­sa en 400 bo­lí­va­res, mien­tras que 300 bo­lí­va­res pue­des ad­qui­rir la pa­ti­lla, con las que se pue­den ha­cer ju­gos ba­jos en azú­car, pues se tra­ta de fru­tas dul­ces por na­tu­ra­le­za.

Por otro la­do, en­cuen­tras la pi­ña en 250 bo­lí­va­res, el ki­lo de man­da­ri­na en 400 y en­tre las fru­tas más cos­to­sas se ubi­can la fre­sa en Bs. 500 y en 600 el cam­bur, pe­ro que pa­ra per­so­nas co­mo Kar­la Suá­rez, no le pa­re­ce tan inac­ce­si­ble, pues pre­fie­re com­prar ali­men­tos or­gá­ni­cos, que ga­lle­tas y otro ti­po de go­lo­si­nas pa­ra la me­rien­da de sus pe­que­ños.

La se­ño­ra ex­pli­có que “es me­jor com­prar fru­tas pa­ra ali­men­tar a los ni­ños, ya que por lo me­nos, las ga­lle­tas, ca­da vez au­men­tan más y tie­nen de­ma­sia­do adi­ti­vos que no nu­tren co­rrec­ta­men­te a nues­tros hi­jos”.

De­ta­lló, que de­pen­de de la tem­po­ra­da al­gu­nas fru­tas ba­jan de pre­cios mien­tras que a otras les au­men­tan el cos­to, por lo que ase­gu­ró, es­tá aten­ta a que fru­tas se­rá las que lle­va­rá ca­da se­ma­na, por el bie­nes­tar de sus hi­jos y el pre­su­pues­to fa­mi­liar.

Por otro la­do, Ma­ría Blan­co re­ve­ló que a su cri­te­rio, el pre­cio de las be­bi­das ga­seo­sas han au­men­ta­do con­si­de­ra­ble­men­te y se ha vis­to for­za­da a bus­car una elec­ción más eco­nó­mi­ca y sa­lu­da­ble. “An­te­rior­men­te, en ca­sa con­su­mía­mos has­ta cua­tro re­fres­cos por se­ma­na, pe­ro al cal­cu­lar cuan­to gas­tá­ba­mos en una be­bi­da, que ade­más es dañina pa­ra nues­tra sa­lud, em­pe­cé a com­prar fru­tas pa­ra ha­cer ju­gos y no de­jar de acom­pa­ñar nues­tras co­mi­das, con al­go más que agua”.

Las ma­dres pre­fie­ren lle­var fru­tas que go­lo­si­nas a sus hi­jos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.