¿Es­tá Dios pen­dien­te?

Bue­na nue­va

Notitarde - - Opinión - Isabel Vidal de Ten­rei­ro www.bue­na­nue­va.net

Dios es in­fi­ni­ta­men­te jus­to. Pe­ro la jus­ti­cia de Dios no siem­pre es cla­ra, ni tam­po­co es rá­pi­da. Unos 600 años an­tes de Cris­to, el Reino de Israel se en­con­tra­ba di­vi­di­do y los re­yes que lo es­ta­ban go­ber­nan­do eran tan ma­los, que la si­tua­ción del pue­blo era desas­tro­sa. Por eso el Pro­fe­ta Ha­ba­cuc se atre­ve a pre­gun­tar ¿por qué de­ja Yavé que triun­fe la in­jus­ti­cia?

“¿Has­ta cuán­do, Se­ñor, pe­di­ré au­xi­lio? … La Ley es­tá sin fuer­za y no se ha­ce jus­ti­cia. Co­mo los mal­va­dos man­dan a los bue­nos, no se ve más que de­re­cho tor­ci­do” (Hab 1, 1-4).

La res­pues­ta de Yavé es des­con­cer­tan­te. Dios va a per­mi­tir que los Cal­deos in­va­dan pa­ra co­rre­gir a su pue­blo es­co­gi­do. ( cf. Hab. 1, 5-11).

Y Ha­ba­cuc vuel­ve a que­jar­se: ¿por qué Yavé va a rea­li­zar su jus­ti­cia así? Y “¿por qué mi­ras a los trai­do­res y observas en si­len­cio có­mo el mal­va­do se tra­ga a otro más bueno que él?” (Hab 1, 13)

Res­pues­ta de Yavé: al­gún día se com­pro­ba­rá que no se tra­ta igual a bue­nos y ma­los. El que se man­ten­ga fiel se sal­va­rá. Dios pi­de la per­se­ve­ran­cia en la Fe. Le ase­gu­ra que se ha­rá jus­ti­cia, pe­ro a su tiem­po. El pro­ble­ma pa­ra no­so­tros es que el tiem­po de Dios ca­si nun­ca coin­ci­de con el nues­tro.

Des­pués de la anun­cia­da in­va­sión, el pue­blo de Israel fue des­te­rra­do a Ba­bi­lo­nia. Lue­go de un tiem­po - un tiem­po lar­go, pues fue­ron 70 años de exi­lio- se ve una nue­va e im­pre­vis­ta in­ter­ven

ción de Dios: “Los re­co­ge­ré de to­dos los paí­ses, los re­uni­ré y los con­du­ci­ré a su tie­rra” ( Ez. 36, 24).

Y eso hi­zo. En efec­to, Yavé sus­ci­ta a Ciro, Rey de Per­sia, pa­ra que con­quis­te a Ba­bi­lo­nia y dé li­ber­tad al pue­blo de Israel cau­ti­vo pa­ra que re­gre­sen a su tie­rra.

Pe­ro la ac­ción de Dios es mu­cho más pro­fun­da. Lo que su­ce­de no es una sim­ple li­be­ra­ción y re­gre­so del exi­lio, sino que ha­ce efec­ti­va la con­ver­sión del pue­blo. Dios pu­ri­fi­ca y trans­for­ma el co- ra­zón de su pue­blo, pa­ra ha­cer­lo dó­cil a su Vo­lun­tad:

“Los pu­ri­fi­ca­ré de to­das sus im­pu­re­zas y de to­dos sus in­mun­dos ído­los. Les da­ré un co­ra­zón nue­vo y pon­dré den­tro de us­te­des un es­pí­ri­tu nue­vo. Qui­ta­ré de su car­ne ese co­ra­zón de pie­dra y les da­ré un co­ra­zón de car­ne. Pon­dré den­tro de us­te­des mi Es­pí­ri­tu y ha­ré que ca­mi­nen se­gún mis man­da­mien­tos... Us­te­des se­rán mi pue­blo y Yo se­ré su Dios” (Ez. 25-28).

Y es­ta en­se­ñan­za es vá­li­da pa­ra to­dos los tiem­pos, pa­ra cual­quier cir­cuns­tan­cia de la vi­da del mun­do, de un pue­blo, de la Igle­sia, de las fa­mi­lias y tam­bién de ca­da per­so­na en par­ti­cu­lar. Es una en­se­ñan­za muy apro­pia­da pa- ra no­so­tros hoy, en el mo­men­to his­tó­ri­co que vi­vi­mos.

Pue­da que pa­rez­ca que Dios no es­tu­vie­ra pen­dien­te. Pe­ro lo es­tá. Por eso es pre­ci­so per­ma­ne­cer con­fia­dos en fe. Pue­de pa­re­cer que Dios tar­de en in­ter­ve­nir, pe­ro de se­gu­ro su ac­tua­ción ten­drá lu­gar y se ve­rá, co­mo la vio el pue­blo de Israel.

Dios es el Se­ñor de la his­to­ria y guar­da en se­cre­to su ma­ne­ra de go­ber­nar el mun­do. So­la­men­te pi­de que nos man­ten­ga­mos fie­les has­ta el fi­nal. El mal­va­do su­cum­bi­rá sin re­me­dio; el jus­to, en cam­bio, vi­vi­rá por su fe ( Hab 2, 4.)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.