Fue­ra de la Cons­ti­tu­ción to­do

El lu­gar co­mún

Notitarde - - Opinión - Si­món Gar­cía @gar­cia­sim

No ha ha­bi­do en nues­tra his­to­ria un per­so­na­je más em­be­le­sa­do por el pe­que­ño po­der que Ma­du­ro. No lo ma­te­ria­li­za, se de­lei­ta en su sim­bo­lo­gía. No lo ejer­ce, lo ma­no­sea. Se de­rri­te, con­tem­plán­do­lo. El pre­si­den­te ha ter­mi­na­do por ser un ta­ru­go pa­ra sus pro­pios com­pa­ñe­ros y un obs­tácu­lo pa­ra el país. Su jue­go es el más da­ñino de los que pu­die­ron ha­ber ocu­rri­do en Mi­ra­flo­res des­de que el Ge­ne­ral Cas­tro lo con­vir­tió en se­de de la pre­si­den­cia. Nun­ca ha­cien­do tan po­co, se le ha­bía in­frin­gi­do tan­to da­ño a tan­ta gen­te. Lo que el pre­si­den­te si ha de­mos­tra­do es que pue­de lle­var­se por de­lan­te la Cons­ti­tu­ción y con­ti­nuar su di­so­lu­ción del país. A tra­vés su­yo el im­pul­so re­no­va­dor se ha he­cho con­duc­ta con­ser­va­do­ra; las ex­pec­ta­ti­vas, frus­tra­cio­nes y las fal­sas pro­me­sas, re­ci­cla­das has­ta ol­vi­dar cuan­tas ve­ces se ofre­ce lo mis­mo, es­tán sal­tan­do del re­cha­zo a la ra­bia. Ni la ma­ni­pu­la­ción con la gue­rra eco­nó­mi­ca, ni las fá­bu­las so­bre lo­gros de pa­pel pue- den con la ver­dad de los he­chos. Pa­gar una bol­sa de ali­men­tos, ca­ra y es­ca­sa, no es una ha­za­ña sino una bo­fe­ta­da del em­po­bre­ci­mien­to. Que nues­tros hos­pi­ta­les es­tén a pun­to de ce­rrar sus qui­ró­fa­nos, no es de­bi­do al ac­ce­so de to­dos, sino al de­ce­so del sis­te­ma pú­bli­co de sa­lud.

Cuan­do se en­tra a Ca­ra­cas, des­de la au­to­pis­ta del Cen­tro, cons­tru­ye­ron un cor­to ele­va­do pa­ra si­mu­lar un se­gun­do pi­so. Allí un avi­so pro­cla­ma que se tra­ta de la me­jor obra de go­bierno en 40 años. Ta­ma­ño em­bus­te se vie­ne aba­jo con la mis­ma fa­ci­li­dad con­que es­ta ce­dien­do el te­rreno ce­die­ra y las pi­las­tras, lo que de­man­da­rá nue­vos con­tra­tos.

Una par­te de los re­vo­lu­cio­na­rios de an­tes y los pro­ta­go­nis­tas del gol­pe del 4f son la nue­va cla­se, flo­tan­do en pri­vi­le­gios y ne­go­cia­dos que van a de­fen­der más que a la re­vo­lu­ción que nun­ca hi­cie­ron.

En los sec­to­res po­pu­la­res aún par­ti­da­rios del pro­yec­to y en el PSUV que­da gen­te ho­nes­ta y de prin­ci­pios. Gen­te que ya no de­be­ría ca­llar y exi­gir­le a la cú­pu­la que cum­pla el pre­cep­to, que Chá­vez aca­tó cuan­do fue a re­fe­ren­dum: fue­ra de la Cons­ti­tu­ción na­da.

Ve­ne­zue­la quie­re vo­tar y va re­vo­car.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.