Lynch

In­do­cen­cias

Notitarde - - Ciudad - Jo­sé Joa­quín Bur­gos Cro­nis­ta de Va­len­cia

El per­so­na­je -que se­pa­mo­se­ra Se­na­dor o al­go así, de los Es­ta­dos Uni­dos de Nor­tea­mé­ri­ca y pro­pu­so, en el con­gre­so de su país, una ley que és­te apro­bó y que, se­gún re­fie­re la me­mo­ria po­pu­lar, sir­vió de ex­cu­sa, de arma o de apa­ra­to pa­ra ma­tar, en nom­bre de la ley, a quien fue­ra. De allí vie­ne el ver­bo es­pa­ño­li­za­do “lin­char” con to­da la car­ga y los re­cur­sos se­mán­ti­cos ne­ce­sa­rios. Una es­pe­cie de “Fuen­teo­ve­ju­na” adap­ta­da a nues­tros pue­blos ayu­nos de esa es­pe­cie cul­tu­ral que son los pue­blos del im­pe­rio co­lo­sal y “sa­bia­men­te” de­fen­di­do por Su­per­man, Bat­man, Spi­der­man, la Mu­jer Ma­ra­vi­lla, el Ca­pi­tán Amé­ri­ca y otros cuan­tos mu­ñe­qué­ri­cos “hé­roes” más.

En lo per­so­nal, re­cuer­do que, cuan­do la­bo­ra­ba co­mo Se­cre­ta­rio de Re­dac­ción en es­te dia­rio (Di­rec­tor en­ton­ces el doc­tor Lau­ren­tzi Odrio­zo­la Eche­ga­ray), ve­ci­nos ha­bi­tan­tes de un ba­rrio (creo que “De­mo­cra­cia”), can­sa­dos de los abu­sos de un ra­te­ro atra­ca­dor de vie­jos, mu­je­res y pa­cí­fi­cos ciu­da­da­nos, lo aga­rra­ron una no­che, le die­ron una pa­li­za, lla­ma­ron a la po­li­cía, y se lo en­tre­ga­ron in­for­mán­do­les a sus au­to­ri­da­des por qué lo ha­bían he­cho.

Po­cos días des­pués, el ra­te­ro o lo que fue­ra, li­bre y ale­gre, co­mo un pá­ja­ro bra­vo, se apa­re­ció por la ba­rria­da y bur­lán­do­se de quie­nes lo ha­bían atra­pa­do días an­tes, los ame­na­zó con vol­ver, to­mar ven­gan­za y se­guir atra­cán­do­los cuan­do le die­ran las ga­nas, por­que a él la po­li­cía lo res­pe­ta­ba y le te­nía mie­do. Es­ta vez, los ciu­da­da­nos del ba­rrio lo es­pe­ra­ron, lo aga­rra­ron, le die­ron una pa­li­za y se lo en­tre­ga­ron a la po­li­cía con un men­sa­je cla­ro y ca­te­gó­ri­co que más o me­nos ex­pre­sa­ba: “So­mos enemi­gos de lin­char a na­die, res­pe­ta­mos la ley, pe­ro si es­te su­je­to vuel­ve a nues­tro ba­rrio a atra­car­nos, ofen­der­nos y bur­lar­se de la ley se lo va­mos a en­tre­gar en peo­res con­di­cio­nes. De­más es­tá de­cir que el ti­po se bo­rró él mis­mo del ma­pa, y no re­gre­só.

Aquel su­ce­so era, bien vis­to, un anun­cio de la desata­da cri­mi­na­li­dad que hoy cam­pea en los ba­rrios de Va­len­cia. ¿Un ho­me­na­je, aca­so, a Lynch? ¿Una co­pia de un co­lom­bia­nis­mo mal en­ten­di­do y asi­mi­la­do? Esas no­tas, ca­si dia­rias, en nues­tros pe­rió­di­cos, no so­la­men­te des­tru­yen nues­tros va­lo­res sino que nos aver­güen­zan y ate­rran a quie­nes ama­mos la paz y la se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca de nues­tra tie­rra, que no so­mos vi­vos ni pen­de­jos, sino ciu­da­da­nos he­chos pa­ra vi­vir en paz y se­gún las le­yes de la Re­pú­bli­ca. Cui­da­do con Lynch.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.