El fal­so fe­mi­nis­mo del ma­du­ris­mo

Notitarde - - Opinión - Ju­lio Cas­te­lla­nos Ju­lio Cas­te­lla­nos / jc­clo­za­da@gmail.com / @rocky­po­li­ti­ca

A di­fe­ren­cia del Al­cal­de Juan Pe­ro­zo, de Dhe­liz Ál­va­rez y del Diputado Juan Car­los Co­rro; lu­gar­te­nien­tes del ma­du­ris­mo en Ca­ra­bo­bo; quie­nes se han da­do a la ta­rea de usar to­do su po­der de chan­ta­je so­bre me­dios de co­mu­ni­ca­ción pa­ra con­ver­tir sus men­ti­ras en ver­da­des a pun­ta de re­pe­ti­ción, pu­de ser tes­ti­go de ex­cep­ción du­ran­te el aten­ta­do fas­cis­ta con­tra el diputado Lean­dro Do­mín­guez (UNT), Gé­ne­sis Gil (AD), Mercy de Gil (AD), y Je­sús Gil (AD) re­gis­tra­do en To­cu­yi­to, en las afue­ras de la emi­so­ra Di­ná­mi­ca 99.9 FM, y per­pe­tra­do por un gru­po de per­so­nas al ser­vi­cio del go­bierno. To­do fue una fría y cal­cu­la­da ope­ra­ción pa­ra­po­li­cial des­ti­na­da a la si­mu­la­ción de he­chos pu­ni­bles y el ini­cio de la per­se­cu­ción ju­di­cial con­tra la di­si­den­cia po­lí­ti­ca.

Los or­ga­nis­mos ju­ris­dic­cio­na­les de­be­rán de­mos­trar en es­te ca­so, si tie­nen al­go de ver­güen­za y aban­do­nan sus ha­bi­tua­les prác­ti­cas de ge­nu­fle­xión fren­te a la dic­ta­du­ra mi­li­tar, que el Al­cal­de y sus ban­das pa­ra­po­li­cia­les vio­la­ron la in­mu­ni­dad par­la­men­ta­ria de Lean­dro Do- mínguez y per­pe­tra­ron ac­cio­nes te­rro­ris­tas de ame­dren­ta­mien­to y di­fa­ma­ción pú­bli­ca cu­yos efec­tos mo­ra­les, fí­si­cos y psi­co­ló­gi­cos tie­nen co­mo víc­ti­mas a ciu­da­da­nos a los cua­les la cons­ti­tu­ción vi­gen­te les con­ce­de to­ta­les ga­ran­tías ci­vi­les y po­lí­ti­cas pa­ra ejer­cer le­gí­ti­ma­men­te la opo­si­ción a es­te go­bierno co­rrup­to, vio­len­to y ham­brea­dor.

Aho­ra bien, es­te ca­so ha per­mi­ti­do des­nu­dar el su­pues­to fe­mi­nis­mo ex­hi­bi­do por el ma­du­ris­mo. El Es­ta­do Ve­ne­zo­lano ha tran­si­ta­do, his­tó­ri­ca­men­te, una vía ins­ti­tu­cio­nal y pro­gre­si­va de re­co­no­ci­mien­to de la igualdad de gé­ne­ro que na­ce en 1945 con la Re­vo­lu­ción de Oc­tu­bre, mo­men­to des­de el cual se va lo­gran­do el vo­to de la mu­jer, su ac­ce­so igua­li­ta­rio a la edu­ca­ción pú­bli­ca y al mer­ca­do la­bo­ral, la pro­tec­ción de la ma­ter­ni­dad gra­cias a una legislación de avan­za­da y, más re­cien­te­men­te, la pro­tec­ción le­gal an­te la vio­len­cia.

Sin em­bar­go, da­do que el ré­gi­men mi­li­tar no pue­de, ni le­gal, ni le­gí­ti­ma­men­te, de­te­ner­nos por pen­sar dis­tin­to, por ser opo­si­to­res a sus co­rrup­te­las, por de­nun­ciar las con­di­cio­nes de ex­plo­ta­ción y mi­se­ria que vi­ven to­dos los ve­ne­zo­la­nos pro­duc­to de sus des­ca­ra­dos ro­bos al era­rio pú­bli­co, pues, pro­ce­den a si­mu­lar y fa­bri­car ex­pe­dien­tes ju­di­cia­les a los lí­de­res de la al­ter­na­ti­va de­mo­crá­ti­ca ins­tru­men- ta­li­zan­do ciu­da­da­nas pa­ra efec­tuar ac­tos de agre­sión fí­si­ca y di­fa­ma­ción pú­bli­ca.

El ma­du­ris­mo cree que el fe­mi­nis­mo es un en­jua­gue bu­cal que ocul­ta su mal alien­to con­ser­va­dor y pa­ca­to, si real­men­te fue­sen fe­mi­nis­tas les preo­cu­pa­ra que mu­chas mu­je­res ten­gan que ha­cer las “co­las sa­bro­sas” pa­ra ad­qui­rir ali­men­tos o toa­llas sa­ni­ta­rias, el in­cre­men­to des­me­di­do del em­ba­ra­zo pre­coz por la au­sen­cia de an­ti­con­cep­ti­vos y una edu­ca­ción se­xual esen­cial, e in­clu­so, fi­na­men­te se hi­cie­ran eco de las exi­gen­cias de Isa­bel Car­mo­na de Se­rra, pre­si­den­ta de AD, quien pi­de el re­co­no­ci­mien­to de la pa­ri­dad de gé­ne­ro en las lis­tas elec­to­ra­les y pro­por­cio­nar au­ten­ti­co re­co­no­ci­mien­to de los de­re­chos po­lí­ti­cos a ese 50% de la po­bla­ción ve­ne­zo­la­na com­pues­to por mu­je­res.

El de­seo del ma­du­ris­mo no es de­fen­der las reivin­di­ca­cio­nes de la mu­jer, es aca­llar la de­nun­cia y la pro­tes­ta del pue­blo. No obs­tan­te, ni eso se­rán ca­pa­ces de lo­grar. El mie­do a per­der el po­der re­co­rre la es­pal­da del PSUV, de es­te la­do, so­lo hay es­pe­ran­za, só­li­das con­vic­cio­nes y el com­pro­mi­so de re­cons­truir a nues­tra ma­dre Ve­ne­zue­la, esa mu­jer gol­pea­da por el ham­pa, la mi­se­ria y el ham­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.