NOTITARDE

Notitarde - - Lectora Tan Ente -

muy san­grien­to, muy fe­roz, pe­ro tam­bién fue de los mo­men­tos ex­tra­or­di­na­rios de mi vi­da. Es­tá­ba­mos ga­lo­pan­do en una ex­pec­ta­ti­va de fu­tu­ro, de he­cho to­do eso desem­bo­ca en la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te que es de las gran­des co­sas que tie­ne Co­lom­bia”.

La ex­pe­rien­cia la re­fle­ja en “His­to­ria de un en­tu­sias­mo” (1986), su pri­mer li­bro, un reportaje lla­ma­do al prin­ci­pio “His­to­ria de una trai­ción”, que es­cri­bió en el exi­lio. Pa­ra su lan­za­mien­to no pu­do ir a Co­lom­bia por­que no po­día en­trar al país.

Aquel li­bro ini­ció su exi­to­sa ca­rre­ra en las le­tras, pe­ro 30 años des­pués ase­gu­ra que no lo vol­ve­ría a leer, por­que hoy en día lo es­cri­bi­ría muy dis­tin­to.

“Yo co­no­cí al eme (M19) des­de aden­tro y lo co­no­cí con sus lu­ces y sus som­bras, lo que pa­sa es que cuan­do es­cri­bí el li­bro los es­ta­ban ma­tan­do a to­dos. Yo es­ta­ba en el exi­lio por ame­na­zas de muer­te. A to­da la gen­te muy va­lio­sa, muy em­pe­ña­da en la paz, que yo ha­bía co­no­ci­do, la es­ta­ban ma­tan­do una tras otra, en­ton­ces eso me lle­vó a opa­car las som­bras y re­sal­tar las lu­ces. Fue un error fa­tal”.

Lue­go de “His­to­ria de un en­tu­sias­mo”, su ca­rre­ra li­te­ra­ria se con­sa­gra­ría con tí­tu­los co­mo “Dul­ce Compañía”, “La no­via os­cu­ra”, “Leo­par­do al sol” y “Hot Sur”, pe­ro fue “De­li­rio”, la que le per­mi­tió ins­cri­bir su nom­bre en el Olim­po de las le­tras his­pa­nas, va­lién­do­le en 2004 el Pre­mio Al­fa­gua­ra co­mo me­jor No­ve­la.

“Cuan­do el ni­vel de la es­cri­tu­ra lle­ga has­ta don­de lo lle­vó Lau­ra Res­tre­po hay que qui­tar­se el som­bre­ro”, di­ría en su mo­men­to el No­bel por­tu­gués Jo­sé Sa­ra­ma­go, pre­si­den­te del ju­ra­do del Pre­mio Al­fa­gua­ra 2004.

“De­li­rio” es una his­to­ria de amor y lo­cu­ra que in­vo­lu­cra a dos per­so­na­jes en­tra­ña­bles, Aguilar y Agustina. Am­bien­ta­da en la con­vul­sio­na­da Co­lom­bia de los 90, la no­ve­la des­cri­be el de­cli­ve de una so­cie­dad co­mo con­se­cuen­cia del nar­co­trá­fi­co y la vio­len­cia.

“Qué buen ti­po Aguilar. He pen­sa­do mu­cho en él, aho­ra que aquí en es­ta úl­ti­ma no­ve­la bá­si­ca­men­te son pu­ros ma­los”, bro­mea Res­tre­po.

“Aguilar me sa­có ca­nas. De lo más di­fí­cil que he he­cho es pin­tar un bueno. De la mal­dad sa­be­mos un mon­tón pe­ro de la bon­dad, no sa­be­mos ca­si na­da. Yo no sé si es por­que se ha per­di­do el con­tac­to con la bon­dad o por­que ya no im­por­ta o na­die nos en­se­ña. No hay vo­ca­bu­la­rio pa­ra ha­blar de la bon­dad”, re­fle­xio­na.

Cae la no­che so­bre Bogotá y en es­te en­cuen­tro me­mo­ra­ble to­do pa­re­ce in­di­car que pre­va­le­ció el bien, pe­ro no ocu­rre lo mis­mo en “El Jar­dín de las de­li­cias”.

Pa­ra con­me­mo­rar el V Cen­te­na­rio de la muer­te de El Bos­co, el Mu­seo del Pra­do pre­pa­ró una re­tros­pec­ti­va, en la que in­clu­ye­ron un vi­deo con las im­pre­sio­nes de va­rios es­cri­to­res so­bre el enig­má­ti­co tríp­ti­co.

“Me re­co­gie­ron a las 7:00 de la ma­ña­na y por pri­me­ra vez es­ta­ba yo so­la con el cua­dro. Es muy im­pre­sio­nan­te, re­tó­ri­ca apar­te, por­que es enor­me. Me dio has­ta mie­do por­que es co­mo una es­pe­cie de Jui­cio Fi­nal y pen­sé allí, pa­ra­da, so­la, de­lan­te del cua­dro que pa­re­ce más una pre­dic­ción que otra co­sa, más que una ex­pli­ca­ción ha­cia atrás, pa­re­ce ser una ex­pli­ca­ción ha­cia ade­lan­te”.

“Ese trán­si­to de esa na­tu­ra­le­za pu­ra, diá­fa­na, lim­pia, ha­cia un mun­do cal­ci­na­do, os­cu­ro, ne­gro, que­ma­do, con­ta­mi­na­do, en un pro­ce­so apa­ren­te­men­te tan irre­ver­si­ble, lo­gra que el cua­dro pa­rez­ca en­ton­ces una pro­fe­cía y eso lo ha­ce to­da­vía más so­bre­co­ge­dor”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.