¿De­ser­tar del re­vo­ca­to­rio o asu­mir la desobe­dien­cia ci­vil?

Notitarde - - Opinión - Nel­son Acos­ta Es­pi­no­za

Bien, ami­gos lec­to­res, la si­tua­ción po­lí­ti­ca en el país tien­de a de­te­rio­rar­se en for­ma apre­su­ra­da. Las ten­den­cias au­to­ri­ta­rias del ofi­cia­lis­mo se han acen­tua­do y mos­tra­do con me­ri­dia­na cla­ri­dad su re­cal­ca­da vo­ca­ción an­ti de­mo­crá­ti­ca. Es­ta apre­cia­ción vie­ne a cuen­to en re­la­ción a los obs­tácu­los que el CNE ha im­pues­to pa­ra en­tor­pe­cer, por de­cir lo me­nos, la re­co­lec­ción del 20% de fir­mas ne­ce­sa­rias pa­ra con­vo­car a re­fe­rén­dum en el año 2016.

A con­ti­nua­ción voy a re­sal­tar las di­fi­cul­ta­des más vi­si­bles que tien­den a im­pe­dir re­co­lec­tar con éxi­to las fir­mas re­que­ri­das. En pri­mer lu­gar se en­cuen­tra la re­co­lec­ción del 20% por re­gio­nes. De en­tra­da, los ex­per­tos con­sul­ta­dos ad­vier­ten la di­fi­cul­tad de cum­plir con es­te re­que­ri­mien­to en es­ta­dos co­mo Apu­re y Del­ta Ama­cu­ro, por men­cio­nar los más em­ble­má­ti­cos (pe­ri­tos elec­to­ra­les se­ña­lan que en 8 es­ta­dos la opo­si­ción ten­dría di­fi­cul­ta­des pa­ra cum­plir con es­te re­qui­si­to). En otras pa­la­bras, si la MUD no lo­gra es­te 20% en una so­la de las 24 en­ti­da­des del país, es­ta so­li­ci­tud se­ria anu­la­da. Des­de lue­go, es­ta me­di­da es con­tra­ria a lo que ex­pre­sa la Cons­ti­tu­ción. En su ar­tícu­lo 72 se­ña­la que se tra­ta del 20% de los elec­to­res ins­cri­tos en la co­rres­pon­dien­te cir­cuns­crip­ción. En otras pa­la­bras, en el ca­so del Pre­si­den­te de la Re­pu­bli­ca se es­ta­ble­ce un so­lo cir­cui­to na­cio­nal y no 24 re­gio­na­les.

Otro de los im­pe­di­men­tos pa­ra lle­var a fe­liz tér­mino la re­co­lec­ción de las fir­mas, es el te­ma de las ma­qui­nas. La opo­si­ción so­li­ci­tud 19.500 dis­po­si­ti­vos y el CNE dis­pu­so tan so- lo 5.392 má­qui­nas, a to­das lu­ces in­su­fi­cien­tes pa­ra aten­der a los 19.500.000 elec­to­res que pue­den par­ti­ci­par en es­ta fa­se del pro­ce­so. A los pro­ble­mas ya se­ña­la­dos, ha­bría que agre­gar te­mas de ho­ra­rio res­trin­gi­do, fe­cha y ubi­ca­ción de las má­qui­nas. En fin, creo que se po­dría con­cluir que es har­to di­fí­cil re­vo­car al Pre­si­den­te ba­jo las con­di­cio­nes im­pues­tas por el CNE.

En es­tas cir­cuns­tan­cias cual es la con­duc­ta apro­pia­da pa­ra el sec­tor de­mo­crá­ti­co. ¿De­ser­tar del re­vo­ca­to­rio? ¿No asis­tir a la con­vo­ca­to­ria? La MUD ha da­do res­pues­tas es­tas in­te­rro­gan­tes. A to­do even­to, ha se­ña­la­do que es im­pres­cin­di­ble par­ti­ci­par en es­te ac­to elec­to­ral. Hay que acu­mu­lar fuer­zas pa­ra en­fren­tar al ofi­cia­lis­mo y trans­for­mar al re­vo­ca­to­rio en una jor­na­da de re­be­lión de­mo­crá­ti­ca.

En otras pa­la­bras, hay que en­la­zar es­te pro­ce­di­mien­to con de­man­das de na­tu­ra­le­za so­cial y po­lí­ti­ca. Por ejem­plo, la de­ci­sión de la MUD de no aca­tar el 20% de las fir­mas por re­gio­nes, de­be­ría asu­mir­se co­mo una me­di­da de desobe­dien­cia ci­vil. Es­ta re­bel­día de­mo­crá­ti­ca pue­de ex­ten­der­se a otros ám­bi­tos de la vi­da pú­bli­ca en el país. Hay ejem­plos his­tó­ri­cos que se­ña­lan co­mo “una chis­pa pue­de en­cen­der la pra­de­ra”. Pa­ra al­can­zar es­te ob­je­ti­vo (en­cen­der la pra­de­ra) es in­dis­pen­sa­ble asu­mir que el re­vo­ca­to­rio no es un sim­ple trá­mi­te elec­to­ral. Hay que do­tar­lo de sig­ni­fi­ca­ción po­lí­ti­ca y so­cial y, ello pa­sa, por com­pren­der que es­te pro­ce­di­mien­to per­te­ne­ce a la ciu­da­da­nía. Y, en con­se­cuen­cia, se en­cuen­tra más allá de la MUD.

Me atre­ve­ría a se­ña­lar que es­ta­mos an­te una ex­tra­or­di­na­ria opor­tu­ni­dad his­tó­ri­ca. Si se com­pren­de es­tas nue­vas cir­cuns­tan­cias y se di­se­ña la po­lí­ti­ca apro­pia­da se es­ta­ría dan­do la ba­ta­lla fi­nal pa­ra sa­lir de es­te ré­gi­men. Los obs­tácu­los pa­ra evi­tar el re­fe­rén­dum pue­den trans­for­mar­se en ven­ta­jas en la me­di­da que ar­ti­cu­le­mos es­ta so­li­ci­tud con de­man­das de na­tu­ra­le­za so­cial. La po­bla­ción pa­de­ce ham­bre, in­se­gu­ri­dad, en­fer­me­dad por ca­ren­cia de me­di­ca­men­tos, vio­len­cia, etc. Es in­dis­pen­sa­ble, en­ton­ces, su­pe­rar los lí­mi­tes es­tric­ta­men­te elec­to­ra­les y do­tar al re­fe­rén­dum de una sig­ni­fi­ca­ción so­cial y po­lí­ti­ca.

En fin, el li­de­raz­go de­mo­crá­ti­co se en­cuen­tra fren­te un gran desafío. Bre­ve­men­te po­dría re­su­mir­se de la for­ma si­guien­te: asu­mir la de­fen­sa de la de­mo­cra­cia, dar res­pues­tas a las de­man­das so­cia­les de la po­bla­ción y con­de­sar es­tos re­que­ri­mien­tos en el pro­ce­di­mien­to del RV.

Sin du­das, la po­lí­ti­ca, en es­tas ho­ras, es así.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.