La cri­sis de fe en nues­tra vi­da

(Lc.17, 5-10)

Notitarde - - Ciudad - Pbro. Lic. Joel de Je­sús Nú­ñez Flau­tes

Fre­cuen­te­men­te es­ta­mos acos­tum­bra­dos a dar una con­no­ta­ción pe­yo­ra­ti­va a la pa­la­bra “cri­sis”, pe­ro cier­tas cri­sis son ne­ce­sa­rias pa­ra ma­du­rar en la vi­da hu­ma­na, co­mo tam­bién en la vi­da es­pi­ri­tual. En cual­quie­ra de los dos mo­men­tos per­ci­bi­mos que tan­to la vi­da co­mo la fe nos, han si­do do­na­das; na­die de­ci­dió na­cer o lo exi­gió, he­mos re­ci­bi­do la vi­da co­mo un re­ga­lo de Dios a tra­vés de nues­tros pa­dres y lo mis­mo la fe nos la ha sem­bra­do Dios en nues­tro co­ra­zón des­de el día en que fui­mos bau­ti­za­dos o que nos en­con­tra­mos y fui­mos se­lla­dos por Cris­to. Así co­mo la vi­da que po­see­mos aho­ra no la ele­gi­mos, sino que la acep­ta­mos co­mo un don que nos per­mi­te ser lo que so­mos; así la fe no es una con­quis­ta per­so­nal, es más bien, una in­vi­ta­ción a creer, a fiar­se, a co­lo­car la con­fian­za en Al­guien y ese Al­guien es Dios, ma­ni­fes­ta­do y re­ve­la­do en Cris­to; ver­da­de­ro Dios y ver­da­de­ro Hom­bre. Por tan­to, la fe es un pro­ce­so que he­mos acep­ta­do y que pa­sa del creer en Dios a creer­le a Dios. El creer en Dios sig­ni­fi­ca acep­tar, por Re­ve­la­ción, pe­ro tam­bién por ar­gu­men­tos ra­cio­na­les, que Él exis­te, que hay un ser supremo que ha or­de­na­do to­do cuan­to ve­mos y con­tem­pla­mos a nues­tro al­re­de­dor; que go­bier­na el mun­do, que lla­ma al hom­bre pa­ra ser fe­liz, que es crea­dor de to­do, que nos creó li­bres. Pe­ro la fe pa­sa o de­be pa­sar en ese pro­ce­so de desa­rro­llo al creer­le a Dios; es de­cir, acep­tar que Él nos ha­bla, que su Pa­la­bra no en­ga­ña, que in­clu­so en las no­ches os­cu­ras de nues­tra exis­ten­cia Él es­tá allí pre­sen­te, nos acom­pa­ña aun­que no lo vea­mos o sin­ta­mos cer­cano, que pro­cu­ra for­ta­le­cer nues­tra fe, que su apa­ren­te si­len­cio o au­sen­cia en los mo­men­tos de di­fi­cul­tad lo que bus­ca es lo­grar en no­so­tros una fe más fuer­te; pa­sar de la in­fan­cia es­pi­ri­tual a la adul­tez que cree a pe­sar de las cruces y di­fi­cul­ta­des del ca­mino.

IDA Y RE­TORNO: Si al­go no de­be­mos per­der los ve­ne­zo­la­nos es la fe. Dios es­tá con no­so­tros y no hay di­fi­cul­tad que no se pue­da su­pe­rar con su ayu­da y su amis­tad. Nues­tra cri­sis pa­sa­rá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.