Apa­rien­cias en­ga­ño­sas

Notitarde - - Lectora Tan Ente - Ar­nal­do Ro­jas

E l agen­te Cha­cón re­ci­bió la or­den de in­ves­ti­gar y quin­ce mi­nu­tos des­pués de­po­si­ta­ba sus 89 ki­los de hu­ma­ni­dad fren­te a la puer­ta del mo­des­to apar­ta­men­to N° 37, de la ur­ba­ni­za­ción po­pu­lar La Cai­ma­ne­ra. Des­de aden­tro lle­ga­ba un su­cu­len­to olor a chu­le­ta con pa­pas fri­tas. Con un con­tun­den­te gol­pe de ka­ra­te opri­mió el tim­bre. Se es­cu­chó un so­ni­do de ta­co­nes fe­me­ni­nos y se abrió la puer­ta. Cual una fra­ga­ta con to­do su ve­la­men des­ple­ga­do, Ya­mi­let, La Ca­chúa, es­ta­ba fren­te a él. Lo en­vol­vió un pe­ga­jo­so aro­ma de per­fu­me ba­ra­to.

-Ho­la, ho­la, ¿A qué se de­be que un buen­mo­zo po­li­cía vi­si­te a una ino­cen­te ni­ña? –iro­ni­zó Ya­mi­let, ar­quean­do rít­mi­ca­men­te su bien con­tor­nea­da pier­na de­re­cha, mien­tras po­sa­ba una mano en su vo­lup­tuo­sa ca­de­ra. Lue­go se pa­ró fren­te a la ven­ta­na y el ra­yo de luz, al tras­pa­sar la sua­ve te­la de su ba­ta de ca­sa, de­ja­ba adi­vi­nar sus en­can­tos sin re­ve­lar los de­ta­lles más ín­ti­mos e in­tere­san­tes.

Cha­cón sin­tió co­mo un pin­cha­zo frío en el cue­llo. Un es­tre­me­ci­mien­to de sal­va­je de­seo le re­co­rrió el es­pi­na­zo y tu­vo por un ins­tan­te una sen­sa­ción de alo­ca­do vér­ti­go. Fue só­lo un se­gun­do. Con un bru­tal pun­ta­pié hi­zo sal­tar la me­si­ta de la sa­la y mien­tras blan­día en su mano de­re­cha una pis­to­la, con la iz­quier­da em­pu­jó a Ya­mi­let so­bre un mue­ble.

-Es­cu­cha, mu­ñe­ca, El Chino y su ban­da de ba­cha­que­ros que es­tán ba­jo las ór­de­nes del Ca­pi­tán Da­mier, se co­mie­ron la luz y es­tán des­apa­re­ci­dos con el úl­ti­mo lo­te de con­tra­ban­do. To­ne­la­das de mer­can­cía aca­pa­ra­da, lis­ta pa­ra re­ven­der­la vein­te ve­ces más ca­ra de lo que va­le. Tú de­bes sa­ber al­go por­que eres una de las aguan­ta­do­ras. Es­te es uno de los es­con­di­tes.

-Cal­ma, pa­pi. ¿Me ha­blas co­mo agen­te po­li­cial, co­mo fun­cio­na­rio del go­bierno o co­mo cóm­pli­ce? –sol­tó ve­ne­no­sa­men­te, cru­zan­do las pier­nas des­de el mue­ble.

-Dé­ja­te de pen­de­ja­das, ca­ra­ji­ta, tú sa­bes có­mo es la ju­ga­da. No acep­ta­mos equi­vo­ca­cio­nes.

-¿Qué quie­res es­cu­char, mu­ñe­co? Tú sa­bes que hay va­rios es­con­di­tes. Pue­den es­tar en cual­quie­ra de ellos o tal vez es­ca­pa­ron fue­ra de la ciu­dad.

Pe­ro Cha­cón no la oía. Con pre­ci­sa efi­ca­cia pro­fe­sio­nal re­vi­só fe­bril­men­te la sa­la. En­tró a la ha­bi­ta­ción y re­vi­só ba­jo el col­chón y den­tro del es­ca­pa­ra­te. Pa­só a la co­ci­na, es­car­bó en los es­tan­tes y en el po­te de ba­su­ra. Nun­ca ol­vi­da­ba es­te úl­ti­mo de­ta­lle des­de aque­lla no­che en que Pan

chi­to, El Enano, ocul­to en un po­te co­mo ese, lo ata­có con un cu­chi­llo. So­lo lo­gró he­rir le­ve­men­te a Cha­cón y és­te, to­mó el po­te de ba­su­ra con to­do y enano y lo arro­jó por la ven­ta­na diez pi­sos pa­ra aba­jo. Tran­qui­lo ya an­te la evi­den­cia de que en aquel lu­gar no ha­bía otro pigmeo o cual­quier otro bi­cho ra­ro es­con­di­do, Cha­cón es­tre­me­ció el ros­tro de Ya­mi­let con una so­no­ra bo­fe­ta­da. La mu­jer sol­tó una car­ca­ja­da y su ri­sa era el cró­ta­lo de una ser­pien­te de cas­ca­bel.

-No sé na­da de lo que pre­gun­tas –di­jo y con len­tos mo­vi­mien­tos fe­li­nos pren­dió el te­le­vi­sor y se di­ri­gió a la co­ci­na- Va­mos a ver si los no­ti­cie­ros di­cen al­go de lo que te in­tere­sa, mien­tras te sir­vo un ca­fé con le­che que, por es­tos días, es más lu­jo­so que be­ber whisky.

Cha­cón pren­dió un ci­ga­rri­llo, re­ci­bió la ta­za de ma­rron­ci­to y de un por­ten­to­so gol­pe con la ca­cha de su pis­to­la apa­gó el te­le­vi­sor pa­ra siem­pre.

-No te ha­gas la pen­de­ja, ¿Cuán­do fue la úl­ti­ma vez que ha­blas­te con ese Chino trai­dor?

-Bueno, mu­ñe­co, ya que te pu­sis­te in­ten­so, aca­be­mos con es­to de una vez. –Ya­mi­let me­tió su mano de­re­cha en la co­pa de su sos­tén y sa­có unas fo­tos, mos­trán­do­se­las a Cha­cón- Aquí apa­re­ces in­ten­tan­do ne­go­ciar apar­te con los due­ños de una ca­de­na de su­per­mer­ca­dos, va­rios dis­tri­bui­do­res y los del sin­di­ca­to. Ellos mis­mos nos hi­cie­ron lle­gar es­tas fo­tos. Por eso, El Ca­po te pu­so ese “pei­ne” de la fu­ga del Chino, por­que sa­bía­mos que cae­rías por aquí, don­de yo me en­car­ga­ría de in­for­mar­te que lo sa­be­mos to­do, que no se nos es­ca­pa na­da ni na­die. Te­ne­mos to­do mo­ni­to­rea­do y con­tro­la­do. Dime aho­ra, ¿Quién fue el que se co­mió la luz? Tú lo di­jis­te: “No acep­ta­mos equi­vo­ca­cio­nes”.

Un re­pen­tino y pro­lon­ga­do si­len­cio con­vir­tió la sa­la en una ca­va de hie­lo. Ya­mi­let lo mi­ra­ba, so­ber­bia y des­pre­cia­ti­va, mien­tras su bo­ca ju­gue­tea­ba con una cruel son­ri­sa mez­cla de bur­la y ci­nis­mo.

-Pe­ro tran­qui­lo Cha­cón –ad­vir­tió ma­li­cio­sa­men­te- co­mo tra­ba­jas en un lu­gar es­tra­té­gi­co tam­bién nos con­vie­ne que si­gas tra­ba­jan­do pa­ra no­so­tros. El Ca­po te da­rá otra opor­tu­ni­dad, pe­ro si te vuel­ves a pa­sar de la ra­ya el que va a des­apa­re­cer sin de­jar ras­tro eres tú.

Mien­tras son­reía pér­fi­da­men­te y an­te el asom­bro de Cha­cón, Ya­mi­let se des­po­jó de la más­ca­ra de lá­tex, la pe­lu­ca y ba­jó un lar­go cie­rre, pa­ra re­ti­rar la cu­bier­ta elás­ti­ca con pró­te­sis que cu­bría su cuer­po, re­ve­lan­do que era El Chino dis­fra­za­do.

-En es­te ne­go­cio, co­mo to­do ne­go­cio su­cio, las apa­rien­cias en­ga­ñan. Na­da es lo que pa­re­ce. Has­ta la mo­ral y la con­cien­cia la ba­cha­quea­mos-, sen­ten­ció El Chino, con ca­ra de ha­ber­se fu­ma­do una lum­pia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.