do­ble play

Notitarde - - Ciudad - Ju­lio Cas­ti­llo ju­lio­ca­sa­gar@gmail.com Luis León Gue­rra Do­ble­pla­y_llg@gmail.com @Lui­sLeo­nGue­rra

La se­ma­na pa­sa­da di­ji­mos por aquí que el bien a tu­te­lar en es­tos mo­men­tos por par­te de la opo­si­ción era la UNIDAD, que la es­tra­te­gia y la tác­ti­ca a ela­bo­rar fren­te a la de­ci­sión del CNE de­bía de ser la que lo­gra­ra el ma­yor con­sen­so en­tre los miem­bros de la MUD. Así ha si­do. Nos con­gra­tu­la­mos de ello. Es una nue­va de­mos­tra­ción de ma­du­rez y sen­sa­tez po­lí­ti­ca. Con­ti­nuar bor­dan­do en ese lien­zo, de tan­tos co­lo­res y po­si­cio­nes di­ver­sas, la en­se­ña de la unidad ha­rá ga­nar res­pe­to y res­pal­do na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal.

Se han que­da­do guin­da­dos de la bro­cha los que pen­sa­ban que se pro­du­ci­ría una frac­tu­ra. La ima­gen de unidad co­mu­ni­ca­da en la com­pa­re­cen­cia pú­bli­ca del fren­te opo­si­tor fue más que elo­cuen­te.

La de­ci­sión ha si­do ade­más la co­rrec­ta. El ven­ta­jis­mo gro­se­ro de las con­di­cio­nes pa­ra re­co­ger las fir­mas so­lo po­día ser res­pon­di­do re­co­gien­do el guan­te y mo­ra­li­zan­do las fuer­zas pa­ra esa ba­ta­lla.

En la po­lí­ti­ca no hay na­da peor que que­dar­se sin po­lí­ti­ca. Aho­ra las fuer­zas de­mo­crá­ti­cas te­ne­mos una y mar­cha­re­mos con en­tu­sias­mo a lo­grar­la co­mo lo he­mos he­cho con ca­da ta­rea ci­cló­pea y tram­po­sa que el Go­bierno nos ha pues­to.

Se ha di­se­ña­do una ho­ja de ru­ta y de­ce­nas de ac­ti­vi­da­des de mo­vi­li­za­ción. El 12 de oc­tu­bre se tie­ne plan­tea­da una jor­na­da na­cio­nal de pro­tes­ta. Man­te­ner el cli­ma de mo­vi­li­za­ción es cla­ve. El des­con­ten­to, la in­dig­na­ción y la ra­bia ca­na­li­za­da po­si­ti­va­men­te po­drán crear ellas mis­mas con­di­cio­nes pa­ra que la lu­cha si­ga su ca­mino y se in­cre­men­te la pre­sión.

En el mun­do hay cen­te­na­res de ejem­plos de có­mo pe­que­ñas mo­vi­li­za­cio­nes fue­ron pren­dien­do en el co­ra­zón de los pue­blos y ge­ne­ra­ron ma­sa crí­ti­ca pa­ra pro­vo­car cam­bios pro­fun­dos. Go­bier­nos au­to­ri­ta­rios tu­vie­ron que apar­tar­se mien­tras una ma­rea de des­con­ten­to or­ga­ni­za­do cre­cía. No co­noz­co un so­lo ejem­plo de caí­da de re­gí­me­nes to­ta­li­ta­rios que se hu­bie­se pla­ni­fi­ca­do con me­ca­nis­mo de re­lo­je­ría. Los pue­blos sor­pren­den a los di­ri­gen­tes con ini­cia­ti­vas in­sos­pe­cha­das. Los go­bier­nos au­to­crá­ti­cos ge­ne­ral­men­te ais­la­dos y sor­dos, se des­com­po­nen al ca­lor de la lu­cha so­cial. Gru­pos de ciu­da­da­nos ac­ti­vos y co­mu­ni­ca­dos han lo­gra­do pro­di­gios y ge­ne­ra­do li­de­raz­gos so­cia­les que em­pu­jan a los di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos a ini­cia­ti­vas ca­da vez más au­da­ces y am­bi­cio­sas. La caí­da del mu­ro de Ber­lín, el de­rro­ca­mien­to de Ceau­ces­cu, la hui­da de Pé­rez Ji­mé­nez, la To­ma de la Bas­ti­lla, La to­ma del Pa­la­cio de In­vierno, las pri­ma­ve­ras ára­bes, la re­be­lión ucra­nia­na, son so­lo al­gu­nos de los tan­tos ejem­plos de ello. La Ve­ne­zue­la ma­du­ris­ta pue­de in­te­grar­se a la lis­ta. La úni­ca con­di­ción es que las fuer­zas de­mo­crá­ti­cas man­ten­gan la unidad y acom­pa­ñen a los ciu­da­da­nos en la lu­cha so­cial. Es­ta­mos cer­ca. P’lan­te es p’allá.

Un oc­to­ge­na­rio va­lien­te

Si no vi­vié­ra­mos en la sa­tra­pía ma­du­ris­ta El Ca­ra­bo­be­ño ha­bría ce­le­bra­do sus 83 años con la acos­tum­bra­da edi­ción im­pre­sa que so­lía ofre­cer ca­da aniver­sa­rio. Ello no ha ocu­rri­do, en su lu­gar una pu­bli­ca­ción que pro­me­te ser se­ma­nal ha vis­to la luz. Su edi­to­rial va­lien­te es un fa­ro de dig­ni­dad.

Des­de es­ta ven­ta­ni­ta de pa­pel in­cli­na­mos res­pe­tuo­sos nues­tra plu­ma a es­ta ini­cia­ti­va y lla­ma­mos de nue­vo a la so­li­da­ri­dad ca­ra­bo­be­ña y va­len­cia­na pa­ra apo­yar­la.

Dios me­dian­te el cum­plea­ños 84 lo ce­le­bra­re­mos con su edi­ción re­gu­lar. Es­tá vis­to que tal pro­di­gio no ocu­rri­rá con es­te Go­bierno. Otra ra­zón pa­ra que re­do­ble­mos los es­fuer­zos en la re­con­quis­ta de la de­mo­cra­cia. ¡¿ENTONCES, QUÉ HA­CER?! Si se pro­ce­de con gua­rim­bas o se ha­ce en paz, pa­ra el ré­gi­men las ac­tua­cio­nes de los opo­si­to­res siem­pre se­rán la mis­ma vai­na. En am­bos ca­sos apli­can el mis­mo ma­zo; per­si­guen y me­ten pre­so a los lí­de­res de la MUD, uti­li­zan al TSJ co­mo ba­yo­ne­ta y al CNE co­mo mi­na an­ti­elec­to­ral pa­ra coar­tar el de­re­cho a ma­ni­fes­tar­nos pa­ra cam­biar es­te arrui­na­do mo­de­lo po­lí­ti­co.

Por muy per­tre­cha­do que es­té es­te tor­ci­do Go­bierno, que no le im­por­ta la ver­dad sino có­mo jus­ti­fi­car sus erro­res, en una vi­sión geo­es­tra­té­gi­ca es­pe­cial pa­ra man­te­ner­se en el po­der, la in­men­sa ma­yo­ría de ve­ne­zo­la­nos te­ne­mos que rein­ven­tar nues­tro ejer­ci­cio de­mo­crá­ti­co pa­ra re­ve­lar las in­jus­ti­cias y ha­cer que sus prac­ti­can­tes obe­dez­can al so­be­rano, em­pu­ñan­do el ar­ma de la Cons­ti­tu­ción.

Den­tro de cua­tro se­ma­nas (miér­co­les 26, jue­ves 27 y vier­nes 28) te­ne­mos que ir a en­fren­tar la ra­to­ne­ra que nos pu­so el CNE, pa­ra ma­ni­fes­tar nues­tra vo­lun­tad de ac­ti­var el REFERENDO REVOCATORIO (RR), pa­ra lo cual se ne­ce­si­tan más de 4 mi­llo­nes de par­ti­ci­pan­tes. Ésa sí se­rá nues­tra gran mar­cha ha­cia los po­cos cen­tros ha­bi­li­ta­dos, por­que no se ne­ce­si­ta per­mi­so pa­ra ha­cer­la y con­cen­trar­nos y na­da ni na­die po­drá de­te­ner­la; y si la na­tu­ra­le­za o des­na­tu­ra­li­za­dos se opo­nen, lu­cha­re­mos con­tra ellos.

¡NO SE NE­CE­SI­TAN ANTEOJOS! Es en­ten­di­ble que en el 1% de las fir­mas, és­tas fue­sen ve­ri­fi­ca­das pos­te­rior­men­te con las cap­tahue­llas. Aho­ra con el 20% por qué el CNE pre­ten­de va­li­dar las fir­mas, si con an­te­rio­ri­dad se­rán cer­ti­fi­ca­das con hue­llas dac­ti­la­res. Por eso las “án­ge­les de Ro­drí­guez” ha­blan de ma­ni­fes­ta­cio­nes y no de hue­llas, que en reali­dad

son las prue­bas fi­de­dig­nas a re­co­ger… ¡GUE­RRA AVISADA! Con tan­tos obs­tácu­los que ven­cer, la MUD es­tá obli­ga­da a orien­tar a los elec­to­res pa­ra el ve­ni­de­ro pro­ce­so del RR. Por ejem­plo, pe­dir­le a los an­cia­nos que re­ser­ven su asis­ten­cia al cen­tro pa­ra el úl­ti­mo día (vier­nes 28), con la fi­na­li­dad de ha­cer más flui­do y ga­nar­le tiem­po al tiem­po en el pro­ce­so de cap­ta­ción de hue­llas y de fir­mar. Aún no se co­no­ce la ubi­ca­ción de los si­tios au­to­ri­za­dos pa­ra ma­ni­fes­tar y es­to in­quie­ta a la ciu­da­da­nía. Los ve­ci­nos de­be­mos or­ga­ni­zar­nos pa­ra apo­yar con ali­men­tos y agua a los equi­pos en me­sas y a los mis­mos fir­man­tes… ¡“AQUÍ Y AHO­RA”! És­te es el tí­tu­lo del li­bro que es­cri­bió y nos ha­ce lle­gar Eduar­do Fer­nán­dez. “El Ti­gre”, co­mo se co­no­ce al lí­der de­mo­cris­tiano, no es­ta­ba dor­mi­do sino re­co­pi­lan­do su sa­bi­du­ría de su ex­ten­sa ac­ti­vi­dad en la po­lí­ti­ca ve­ne­zo­la­na. El tex­to re­su­me en ochen­ta tra­ba­jos lo que es un pro­yec­to de país, de lo que pu­do ha­cer­se y se pue­de ha­cer aho­ra, por­que su vi­sión de es­ta­dis­ta es­tá más vi­gen­te que nun­ca. Su pro­lo­guis­ta, el ex­ma­gis­tra­do Ro­mán J. Du­que Co­rre­dor, de­fi­ne su pen­sa­mien­to co­mo de “hu­ma­nis­mo his­tó­ri­co” y lo re­la­cio­na con el en­ten­di­mien­to de los he­chos po­lí­ti­cos, ca­paz de lo­grar cam­bios en el desa­rro­llo in­te­gral de las per­so­nas en es­tos mo­men­tos trá­gi­cos de la na­ción. Leí­da es­ta obra, se nos ocu­rre que EF po­dría ser un opor­tuno as­pi­ran­te de con­sen­so a ma­ne­jar una du­ra tran­si­ción en Ve­ne­zue­la, apos­tan­do a la in­te­li­gen­cia y no a la vio­len­cia, ade­más de abrir la re­con­ci­lia­ción y man­te­ner la unidad de los par­ti­dos. EF ven­drá a Va­len­cia pa­ra pre­sen­tar su li­bro: Un pan re­cién sa­li­do del horno que ha­brá que mul­ti­pli­car­lo pa­ra sal­var a Ve­ne­zue­la… ¡PA­RA COMÉRSELO! Otro ha­llaz­go de la gas­tro­no­mía crio­lla. “Me­dia­lu­na Bis­tró”, un agra­da­ble rin­con­ci­to don­de se com­bi­nan fo­go­nes, ar­te y ar­te­sa­nía ba­jo la aten­ción per­so­na­li­za­da de los ar­tis­tas Rei­na La­ra y As­drú­bal Ruiz. Abre sá­ba­do y do­min­go des­de las 8:00 a.m. Con un va­ria­do me­nú; re­co­mien­do la so­pa a la le­ña. Ubi­ca­do en ca­lle Pa­raí­so en el Pue­blo de La En­tra­da en Na­gua­na­gua. Hay car­te­les de se­ña­li­za­ción. Pa­ra re­ser­var: 0241-9130563, 0412-7465961. LA SOBERANÍA RESIDE EN EL PUE­BLO. (Ho­ra Ce­ro)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.