Carta a to­dos los hi­jos del mun­do

Notitarde - - Opinión - Do­mé­ni­co Sí­ri­ca to­dos­los­lu­nes34@gmail.com.

Quien tie­ne un hi­jo, tie­ne to­dos los hi­jos del mun­do, es­cri­bió una vez el cé­le­bre poe­ta del pue­blo An­drés Eloy Blan­co. Por eso, pien­so que aquel que ha­ya pro­ba­do la pa­ter­ni­dad al­gu­na vez en la vi­da sa­brá in­ter­pre­tar las lí­neas que es­cri­bo a con­ti­nua­ción, a ma­ne­ra de carta pa­ra to­dos los hi­jos de es­ta tie­rra.

Cuan­do uno es pe­que­ño, lo pre­pa­ran pa­ra ser gran­de. Nos en­se­ñan un ofi­cio, pa­ra po­der­nos de­fen­der cuan­do crez­ca­mos; pe­ro, no nos en­se­ñan lo más im­por­tan­te: ser pa­dres. La­men­ta­ble­men­te, so­mos pro­ge­ni­to­res sin te­ner la más mí­ni­ma pre­pa­ra­ción; pe­ro, aún así echa­mos pa­ra ade­lan­te, a ve­ces con acier­tos, otras con de­fec­tos.

Es el ca­mino el que nos va di­cien­do có­mo va­mos ha­cien­do las co­sas. La uni­ver­si­dad de la vi­da, di­jo al­guien una vez. Y la ma­yo­ría de las ve­ces, la mis­ma vi­da nos in­di­ca lo bien o lo mal que ha­ce­mos las co­sas, aun­que sea un po­co tar­de.

Me re­fie­ro a es­to por­que, cuan­do ha­ce­mos un ba­lan­ce de lo que nos ha to­ca­do vi­vir, per­ci­bi­mos las co­sas que de­bi­mos ha­cer y omi­ti­mos, por al­gu­na u otra ra­zón. Y cuan­do ve­mos que los hi- jos se apar­tan del ho­gar pa­ra ha­cer sus res­pec­ti­vas tra­yec­to­rias, pen­sa­mos que, de no ha­ber te­ni­do ta­les omi­sio­nes, el pre­sen­te pu­die­ra ser di­fe­ren­te. Y es por eso que nos re­cla­ma­mos, cuan­do de­ja­mos de sen­tir sus afec­tos.

En sín­te­sis, no nos re­sig­na­mos a per­der­los, aun­que en el fon­do sa­be­mos que los hi­jos no son de no­so­tros, sino de la vi­da Es cuan­do los re­cuer­dos nos in­va­den, así co­mo ex­tra­ña­mos mo­men­tos irre­pe­ti­bles que qui­sie­ra­mos vol­ver a ex­pe­ri­men­tar. Co­mo cuan­do ya sien­do gran­des, pu­di­mos ayu­dar­los a le­van­tar­se en al­gún ne­go­cio que em­pren­die­ron y los vi­mos sur­gir, con el ím­pe­tu de la ju­ven­tud. Por eso, año­ra­mos el ho­gar ori­gi­na­rio, cuan­do ellos eran el cen­tro de to­do. Y no­so­tros tam­bién, co­mo pa­dres.

Y ya no im­por­ta si nos fe­li­ci­tan por al­gún lo­gro pro­fe­sio­nal o por al­gún ar­tícu­lo que es­cri­bi­mos. Lo que nos in­tere­sa es su ca­ri­ño, vol­ver a sen­tir­los cer­ca, co­mo an­tes. Y, co­mo per­so­nas ma­yo­res, sa­be­mos que al­gún día di­re­mos adiós y se­rá qui­zá ese mo­men­to cuan­do vol­va­mos a es­tar jun­tos. Só­lo les pi­do a mis hi­jos que cre­men mi cuer­po y lo lle­ven al la­do de mi ma­dre y mi no­na, don­de des­can­sa­ré en paz, con mis re­cuer­dos.

La pró­xi­ma se­ma­na se­gui­re­mos con el te­ma. Dios los ben­di­ga a to­das y to­dos. Has­ta el pró­xi­mo lu­nes. Pue­den es­cri­bir­me al co­rreo:

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.