La anéc­do­ta de la cró­ni­ca y re­pa­so de la se­ma­na tau­ri­na

Notitarde - - Deportivo -

*MU­CHO mo­vi­mien­to en el mes de sep­tiem­bre. No­ti­cias que sal­tan des­de las cor­na­das a ga­na­de­ros co­mo a los hom­bres de oro y pla­ta; asi­mis­mo, los cam­bios em­pre­sa­ria­les co­men­zan­do por Las Ven­tas del Es­pí­ri­tu San­to. De igual cos­tum­bre a re­fres­car la su­ge­ri­da anéc­do­ta de hoy.

Are­nas de Ca­mo­ru­co y par­te de su ima­gen

*ARE­NAS DE VA­LEN­CIA, fue es­ce­na­rio de múl­ti­ples su­ce­sos que ali­men­ta­ron el rol anec­dó­ti­co con per­so­na­jes, cu­yos nom­bres, si­guen en la voz de la afi­ción de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción….y, la mi­sión fun­da­men­tal de la cró­ni­cao­jo, no la crí­ti­ca, que es otra co­saes re­fres­car­las y más a tra­vés del me­dio im­pre­so o digital por­que per­te­ne­ce a una par­te de la his­to­ria de una ciu­dad que se re­sis­te a clau­di­car, a ba­jar los hom­bros, la ca­be­za y me­nos la es­pe­ran­za. FE, es la ba­se de la vi­da.

*Asi­mis­mo, la im­po­nen­te Pla­za de To­ros Mo­nu­men­tal de Va­len­cia, re­ca­ba una va­rie­dad de he­chos pe­ro no es oca­sión pa­ra re­sal­tar­los por­que tie­ne un can­da­do pa­sa­do de­bi­do a una me­di­da cau­te­lar que la afec­ta.

An­to­nio Ba­rre­ra y las “za­pa­ti­llas ne­gras”

*ES­TE dies­tro lle­gó a Va­len­cia, ade­más de to­re­ro, pre­su­mien­do de pin­tor abs­trac­to. Lo con­tra­ta­ron pa­ra de­bu­tar en la are­na de Ca­mo­ru­co. Ata­via­do de plo­mo y oro hu­bo de en­fren­tar­se a un to­ro que me­día me­dio fe­rro­ca­rril. De­mu­da­do y lleno de te­rror bus­ca­ba por don­de sa­lir­se del re­don­del del mie­do que se ha­bía apo­de­ra­do de sus neu­ro­nas y el ani­mal no le da­ba opor­tu­ni­dad,

*LA bron­ca que se desató en el pú­bli­co fue de “pri­ma­ve­ra”´. Pu­do es­fu­mar­se y so­la­men­te se co­no­ció que se ca­só en es­te te­rru­ño, en la pa­rro­quia San Blas, con una agra­cia­da y ele­gan­te da­ma.

*BIEN, del pin­tor y to­re­ro no se su­po más na­da ni de su vi­da me­nos de su pa­ra­de­ro. Ah, pe­ro, fue tan­ta la in­dig­na­ción del en­ce­gue­ci­do so­be­rano que no se dio cuen­ta que, Ba­rre­ra, no lle­va­ba las za­pa­ti­llas por­que se les ex­tra­via­ron y pin­tó de ne­gro las me­dias sa­lién­do­le el ra­ma­la­zo de “buen ar­tis­ta plás­ti­co”; bueno, si se hu­bie­se per­ca­ta­do el pú­bli­co no hu­bie­se sa­li­do sano de la be­lla pla­za.

Ca­sas con Ma­drid y la afi­ción es­pe­ra cam­bios

*UN FRANCÉS, con nom­bre de pi­la Ber­nard Domb, pe­ro, co­no­ci­do co­mo Si­món Ca­sas en el cir­cui­to tau­rino, ha ga­na­do la li­ci­ta­ción de la Pla­za de To­ros de Ma­drid por una ven­ta­ja no­ta­ble a la an­ti­gua em­pre­sa Tau­ro­del­ta, ge­ren­cia­da por los Martínez Uran­ga. Am­bi­cio­sa ofer­ta del ga­lo pa­ra que­dar­se con el co­so del Es­pí­ri­tu San­to por cua­tro años y, co­mo es­te am­bien­te es tan con­tro­ver­ti­do, ex­plo­sio­na­ron las re­des so­cia­les con las más di­sí­mi­les opi­nio­nes. Unos, a su fa­vor por co­no­cer­se co­mo “un em­pre­sa­rio ar­tis­ta que con sus in­no­va­cio­nes lle­va­rá a la pla­za al si­tio que le co­rres­pon­de”; mien­tras, otros, ar- gu­men­tan que “el ele­men­to to­ro pu­die­ra ver­se mer­ma­do”; en fin, Ca­sas, en­tre otras co­sas, de­cla­ró al la­do del maes­tro Cu­rro Váz­quez Ruano y su otro so­cio, “ven­go a in­ver­tir pri­me­ro, lue­go ven­drían los re­sul­ta­dos con en­tu­sias­mo por­que ten­go ca­si tres dé­ca­das de­trás de es­te sue­ño”. El tiem­po, pon­drá su are­na des­li­zán­do­se so­bre las reali­da­des.

Flo­res con al­gu­nos Co­ji­nes

*UN gran sa­lu­do pa­ra el maes­tro SAN­TOS RUE­DA, pi­lar de la vie­ja afi­ción to­re­ra. *TO­RE­RO que no pi­se las pla­zas de pri­me­ra ca­te­go­ría no pue­de con­si­de­rar­se co­mo fi­gu­ra o por­que ya lo ha­bía he­cho an­tes. Hay que dar la ca­ra en to­das las pla­zas y con to­dos los en­cas­tes. Lo de­más son eu­ros, dó­la­res y mar­ke­ting.* REAPARECE en la Pla­za de Acho- Li­ma-Pe­rú, la re­ve­la­ción to­re­ra de An­drés Ro­ca Rey, lue­go que los mé­di­cos lo han ve­ni­do eva­luan­do de los per­can­ces su­fri­dos en Má­la­ga y Pa­len­cia. Se­rá un mano a mano con El Ju­li. *MARACAIBO, anun­cia una co­rri­da el sá­ba­do (19) de no­viem­bre. Bis a bis en­tre Manuel Es­cri­bano y Ra­fael Ore­lla­na con re­ses de Cam­po­lar­go.* NIKOLÁS BABÍN, jo­ven crí­ti­co tau­rino, fue víc­ti­ma de un ter­cer atra­co re­sul­tan­do le­sio­na­do en la mu­ñe­ca de­re­cha y la ro­di­lla. La­men­ta y de­nun­cia, Babín, el te­rri­ble avan­ce abier­to de la de­lin­cuen­cia en el país.* POR si no lo sa­bían, los her­ma­nos Gi­rón, no so­la­men­te to­rea­ron en un mis­mo car­tel en Bar­ce­lo­na, sino en Fran­cia y Orán (Ar­ge­lia).* Por lo de­más, Suer­te Bue­na y que la Di­vi­na Pro­vi­den­cia nos pro­te­ja.

Cé­sar Dao Co­li­na

Las fi­gu­ras dan las ca­ras en pla­zas de pri­me­ra. To­rea Man­za­na­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.