La Enar­de­ci­da Opo­si­ción vs. Los 3 COCCHI­ni­tos

Notitarde - - Ciudad - Cé­sar Bur­gue­ra

La dia­ria de­nun­cia

Sur­gen las vo­ces de la opo­si­ción, des­de las más mo­de­ra­das has­ta las de ra­di­cal vo­ca­ción, pa­ra le­van­tar de­nun­cias con­tra los 3 COCCHI­ni­tos, siem­pre en su lu­cra­ti­vo tra­ji­nar de echar­le mano a cual­quier ti­po de re­cur­so o a bus­car ale­ga­tos pa­ra con­ti­nuar sa­quean­do el era­rio mu­ni­ci­pal. Pro­nun­cia­mien­tos uná­ni­mes de la ban­ca­da opo­si­to­ra, amo­nes­ta­do­res co­mu­ni­ca­dos al au­sen­te al­cal­de por par­te de los prin­ci­pa­les par­ti­dos po­lí­ti­cos, don­de ade­más de so­li­ci­tar rec­ti­fi­ca­ción, han de­ja­do cons­tan­cia que el “puer­co tri­den­te” no pue­de ejer­cer fun­cio­nes di­rec­ti­vas en el ayun­ta­mien­to, ya que no re­pre­sen­tan las as­pi­ra­cio­nes de to­dos los par­ti­dos que lle­ga­ron en el 2013 a pos­tu­lar y apo­yar la can­di­da­tu­ra de un entonces sa­lu­da­ble Mi­guel Coc­chio­la. Has­ta nues­tra UC a tra­vés de su se­cre­ta­rio ha so­li­ci­ta­do la des­ti­tu­ción de 4 di­rec­to­res de la Al­cal­día; es de­cir, que se­gún el Prof. Au­re nos es­ta­ría­mos to­pan­do con un cuar­to COCCHI­ni­to, na­ci­do, cria­do y en­gor­da­do en los pre­dios uni­ver­si­ta­rios y cu­yos pa­dres le han ins­trui­do des­de pe­que­ño las há­bi­les ar­gu­cias en eso de apro­piar­se de lo ajeno. La opo­si­ción no ha du­da­do en desear el pron­to res­ta­ble­ci­mien­to de Mi­guel Coc­chio­la. En días pa­sa­dos al­gu­nos ele­va­ron ple­ga­rias y has­ta una que otra lá­gri­ma se des­gra­na­ron al leer el es­tre­me­ce­dor mensaje del al­cal­de don­de co­mu­ni­ca­ba que el tra­ta­mien­to pa­ra su de­fi­ni­ti­va cu­ra­ción de­man­da­ba ma­yor tiem­po y por lo tan­to re­sul­ta­ba in­elu­di­ble ex­ten­der su au­sen­cia, cir­cuns­tan­cia que, se­gún los opo­si­to­res, se­ría apro­ve­cha­da por los 3 COCCHI­ni­tos pa­ra que sin nin­gún ti­po de con­trol, ni lí­mi­te, se­guir mez­clán­do­se en­tre el fé­ti­do lo­do pa­ra aco­me­ter sus des­ma­nes que al pa­re­cer ya no con­ta­rán con la com­pre­sión, ni tran­si­gen­cia de la opo­si­ción.

La blan­ca edil

La edil Ma­rie­la Do­mín­guez no ha ce­sa­do en se­ña­lar las ano­ma­lías lle­va­das a ca­bo por los 3 COCCHI­ni­tos o el “puer­co tri­den­te”. Ha he­cho es­pe­cial én­fa­sis en el co­mi­sio­na­do, ve­ni­do de an­te­rio­res ges­tio­nes mu­ni­ci­pa­les, el COCCHI­ni­to de pa­ja, el mis­mo que en una suer­te de des­gas­ta­do co­le­to ha arras­tra­do su ape­lli­do por to­dos los pa­si­llos de la ca­pi­ta­li­na al­cal­día, el Ba­ca­lao que in­jus­ti­fi­ca­da­men­te tie­ne que car­gar el pue­blo de Va­len­cia y con la po­si­bi­li­dad de con­ver­tir­se en el COCCHI­ni­to car­ce­le­ro, ya que su re­co­no­ci­da vo­ca­ción en el ar­te de echar pa­ja, traí­da des­de su im­pro­vi­sa­da ca­sa, pue­de se­guir lle­van­do a to­dos sus je­fes a una pa­san­tía de­trás de los ba­rro­tes. “De 2-2”, di­ría el inol­vi­da­ble na­rra­dor de­por­ti­vo De­lio Amado León. El so­plón COCCHI­ni­to so­li­ci­ta la pro­tec­ción de su re­ba­ño sa­gra­do, pe­ro na­da los po­drá sal­var de lo inevi­ta­ble. Tal vez por ello la Do­mín­guez nos re­fie­re del cró­ni­co y ca­si in­sal­va­ble pro­ble­ma de la ba-

su­ra en nues­tra ciu­dad y nos ex­po­ne las ra­zo­nes pa­ra apro­bar 300 mi­llo­nes de Bs. pa­ra hon­rar com­pro­mi­sos asu­mi­dos por el ne­gli­gen­te IMA con las em­pre­sas re­co­lec­to­ras. El COCCHI­ni­to de pa­ja ha­bría des­ca­ra­da­men­te so­li­ci­ta­do 120 mi­llo­nes de esos apro­ba­dos re­cur­sos pa­ra in­ver­tir­los en pu­bli­ci­dad con la bri­llan­te idea de que el co­mún se en­te­re que al fin

se va a re­co­ger la ba­su­ra. “Le­van­ta­mos la mano por Va­len­cia y pa­ra eli­mi­nar la cons­tan­te ex­cu­sa del eje­cu­ti­vo mu­ni­ci­pal pa­ra no asu­mir el pro­ble­ma de la ba­su­ra”. Ad­vier­te la blan­ca edil y sen­ten­cia “No­so­tros se­re­mos vi­gi­lan­tes pa­ra que ope­re el ser­vi­cio de aseo ur­bano co­mo en reali­dad de­be ha­cer­se, de lo con­tra­rio Va­len­cia es­ta­ría a las puer­tas de una epi­de­mia y una si-

tua­ción de sa­lud sin pre­ce­den­tes”.

La pá­li­da edil

Ale­ja­do de tor­men­to­sas y de­li­ca­das si­tua­cio­nes, el ma­yor y más pre­ca­vi­do de los COCCHI­ni­tos anun­cia­ba en agos­to de 2015 el pleno y óp­ti­mo fun­cio­na­mien­to de un Cen­tro Cí­vi­co que iba a ser re­cep­tácu­lo de las ne­ce­si­da­des de los ha­bi­tan­tes de La Fun­da­ción Men- do­za, ubi­ca­da en la me­du­lar pa­rro­quia de Mi­guel Peña, lle­gan­do a pro­cla­mar que se es­ta­ba “Cons­tru­yen­do Va­len­cia”. Lo que tal vez no con­tó el hoy en­car­ga­do y per­tur­ba­do al­cal­de, dis­traí­do en otros prio­ri­ta­rios y ren­ta­bles me­nes­te­res, fue el ha­llaz­go rea­li­za­do por la edil opo­si­to­ra Ju­dith Su­ker­man, de pá­li­da tez y ama­ri­lla mi­li­tan­cia en re­la­ción de que la obra no ha­bía si­do ni si­quie­ra con­clui­da y en irre­ver­si­ble pro­ce­so de de­te­rio­ro lo es­ca­sa­men­te cons­trui­do. Su­ker­man ha­cién­do­se acom­pa­ñar por la en­ga­ña­da co­lec­ti­vi­dad, ca­li­fi­ca­ba de far­san­te e im­pos­tor al más pre­ca­vi­do de los COCCHI­ni­tos y le re­pro­cha­ba el ha­ber or­de­na­do al su­mi­so pre­si­den­te de Fun­val, Saúl Gon­zá­lez, aquel mis­mo di­li­gen­te agen­te in­mo­bi­lia­rio que au­to­ri­zó la frau­du­len­ta ven­ta de cen­te­na­res de Eji­dos mu­ni­ci­pa­les pa­ra que anun­cia­ra la inau­gu­ra­ción del cí­vi­co cen­tro. “Que­re­mos una ges­tión que le dé res­pues­ta a la ciu­da­da­nía y no se­guir es­tan­do en ma­nos de cir­cuns­tan­cia­les au­to­ri­da­des que nos mien­ten, que no son trans­pa­ren­tes, que de­jan mu­chas du­das so­bre el ma­ne­jo de los re­cur­sos y so­bre to­do cuan­do des­de la al­cal­día se usa con mu­cha fa­ci­li­dad la pa­la­bra hi­po­cre­sía, pe­ro ve­mos que la reali­dad es­tá de­mos­tran­do quié­nes son los que les mien­ten a los va­len­cia­nos”, con­clu­ye Ju­dith en cla­ra alu­sión al “puer­co tri­den­te”.

El Pro­fe y las vo­ces ver­des

Se ha su­ma­do al co­ro opo­si­tor, el se­cre­ta­rio de la UC, Pa­blo Au­re, pa­ra asu­mir la de­fen­sa del ciu­da­dano y de los cen­te­na­res de co­mer­cian­tes que des­de ha­ce dé­ca­das le han da­do vi­da a los mer­ca­dos mu­ni­ci­pa­les. Mo­ti­va­do acu­dió al má­xi­mo tri­bu­nal pa­ra exi­gir la nu­li­dad del com­pul­si­vo au­men­to de los im­pues­tos in­mo­bi­lia­rios, cu­yo ex­ce­si­vo co­bro fue sus­pen­di­do por el TSJ. Ha re­fe­ri­do el ca­te­drá­ti­co, de la ne­ce­sa­ria de­pu­ra­ción y an­te las ofen­si­vas pa­la­bras de un rep­til in­ge­nie­ro de­ve­ni­do en pre­si­den­te de una Cá­ma­ra de Co­mer­cio, ha res­pon­di­do, “tor­pes en­chu­fa­dos de la al­cal­día que creen que los ciu­da­da­nos son cie­gos. Us­te­des lle­van al ba­rran­co a Coc­chio­la y ce­le­bran los desafue­ros de sus di­rec­to­res in­vo­lu­cra­dos en gra­ves he­chos de co­rrup­ción. La ges­tión de Coc­chio­la es pé­si­ma y no voy a rec­ti­fi­car”, los 3 COCCHI­ni­tos cons­ti­tu­yen la ma­yor de las des­gra­cias que le ha co­rres­pon­di­do vi­vir a la ciu­dad. Su­ma­do a ello, se es­cu­cha la voz del pre­si­den­te de COPEI, Je­sús En­ri­que Gá­nem, quien bus­ca revancha por la tre­ta elec­to­ral ges­ta­da por el “puer­co tri­den­te” pa­ra im­pe­dir que fue­se una di­si­den­te voz co­mo con­ce­jal. Fi­nal­men­te, el cues­tio­na­mien­to a los 3 de­lic­ti­vos COCCHI­ni­tos emer­ge de Fran­cis­co Be­llo, re­fe­ren­cia So­cial­cris­tia­na, ex vi­ce­pre­si­den­te na­cio­nal de la tol­da ver­de, quien de sar­dó­ni­ca ma­ne­ra acer­ta­ra, “desea­mos que Coc­chio­la se cu­re de la tensión. De­be cam­biar de tra­ta­mien­to y prin­ci­pal­men­te de quie­nes ma­ne­jan la ges­tión y su tor­pe po­lí­ti­ca”. Los per­ver­ti­dos Ba­ca­laos son su de­fi­ni­ti­va per­di­ción. Y ésa es la ver­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.