Pa­la­bras pa­ra un inocen­te

Notitarde - - Opinión - Ca­ro­li­na Jai­mes Bran­ger @cjai­mesb

Al pro­fe­sor Juan Ca­rri­llo del Emil Fried­man le die­ron li­ber­tad ple­na, ra­ti­fi­ca­da por la cor­te de ape­la­cio­nes. Ha­bía si­do in­jus­ta­men­te acu­sa­do de vio­la­ción de un me­nor. La prue­ba de ADN prac­ti­ca­da al se­men fue ne­ga­ti­va. Pe­ro, co­sas de es­te país de abu­sos, el pro­fe­sor Ca­rri­llo, sin in­ves­ti­ga­ción pre­via, fue apresado. Pue­do en­ten­der la ira del pa­dre del ni­ño vio­la­do. Tie­ne que ser es­pan­to­so pa­sar por esa si­tua­ción, co­mo pa­ra en­lo­que­cer a cual­quie­ra. Pe­ro el pro­fe­sor Ca­rri­llo era inocen­te. Y a pe­sar de ser inocen­te, pa­só por la te­rri­ble ex­pe­rien­cia de es­tar en el Se­bin, sen­ta­do en una si­lla con las es­po­sas pues­tas, día y no­che. Al­guien me co­men­tó que era la ma­ne­ra de “pro­te­ger­lo” de que lo lle­va­ran a una cár­cel co­mún don­de lo hu­bie­ran lin­cha­do por vio­la­dor. Y es que has­ta los reos tie­nen su có­di­go de “ho­nor”.

Co­noz­co va­rias per­so­nas cu­yos hi­jos es­tu­dian o se gra­dua­ron en el Emil Fried­man y to­dos me ha­bla­ron ma­ra­vi­llas del Pro­fe­sor Ca­rri­llo. To­dos que­da­ron im­pac­ta­dos por la no­ti­cia que con­mo­cio­nó a la co­mu­ni­dad es­co­lar com­ple­ta, pe­ro coin­ci­die­ron en la creen­cia de que el pro­fe­sor era inocen­te.

Pa­la­bras apar­te me­re­ce la es­po­sa del pro­fe­sor, quien con una en­te­re­za mo­ral y una fuer­za in­creí­ble se pu­so del la­do de su ma­ri­do. “Yo lo co­noz­co”, di­jo, “sé que es inocen­te”. Esa se­gu­ri­dad la acom­pa­ñó en to­do mo- men­to. E hi­zo lo po­si­ble pa­ra de­mos­trar su inocen­cia has­ta que lo lo­gró. Tam­bién fue bas­tión pa­ra sus hi­jas. Ine­na­rra­ble el cal­va­rio por el que tran­si­tó esa fa­mi­lia.

El he­cho es que es­ta te­rri­ble his­to­ria de un inocen­te que fue so­me­ti­do al es­car­nio pú­bli­co me re­cor­dó una que leí ha­ce años, so­bre un hom­bre que acu­só in­jus­ta­men­te a otro, que fue he­cho pre­so, per­dió to­dos sus bie­nes y su fa­mi­lia fue re­pu­dia­da. De­mos­tra­da su inocen­cia, el acu­sa­dor fue a vi­si­tar a un hom­bre sa­bio y le pre­gun­tó que có­mo po­dría re­me­diar la in­jus­ti­cia que ha­bía co­me­ti­do. El sa­bio le di­jo que to­ma­ra una al­moha­da de plu­mas, las fue­ra lan­zan­do por to­do el pue­blo y lue­go vol­vie­ra. El hom­bre se fue, sa­tis­fe­cho de pen­sar que eso de lan­zar las plu­mas era una pe­ni­ten­cia muy fá­cil pa­ra lo que ha­bía he­cho. Vol­vió don­de el sa­bio y le con­tó que tal co­mo él le ha­bía di­cho, ha­bía es­par­ci­do las plu­mas por to­das par­tes. El sa­bio le res­pon­dió: “Ésa era só­lo la pri­me­ra par­te. Aho­ra tie­nes que vol­ver a las mis­mas ca­lles e ir re­co­gien­do las plu­mas una por una, has­ta que vuel­vas a te­ner la al­moha­da lle­na”. El hom­bre, ano­na­da­do, le di­jo que eso era im­po­si­ble. “Tra­ta y lue­go vuel­ves”, fue la res­pues­ta del sa­bio.

El hom­bre em­pe­zó a ca­mi­nar por las ca­lles re­co­gien­do las plu­mas, pe­ro no lo­gró lle­nar ni la ter­ce­ra par­te de la al­moha­da. Acon­go­ja­do, vol­vió don­de el sa­bio, quien sen­ten­ció: “Así co­mo no pu­dis­te re­co­ger las plu­mas que es­par­cis­te por­que se las lle­vó el vien­to, así mis­mo las ca­lum­nias que lan­zas­te con­tra un inocen­te vo­la­ron de bo­ca en bo­ca. Él ja­más po­drá re­cu­pe­rar la fa­ma ni la repu­tación que tú le arre­ba­tas­te. Lo úni­co que pue­des ha­cer es pe­dir­le per­dón y de­cir la ver­dad, pa­ra re­pa­rar en al­gu­na me­di­da el da­ño que le has cau­sa­do”.

La his­to­ria ter­mi­na con una re­fle­xión: “És­ta es una lec­ción que va­le pa­ra to­dos. Es im­po­si­ble re­co­ger las plu­mas es­par­ci­das por el vien­to. Tam­bién es im­po­si­ble re­co­ger los ma­les cau­sa­dos por el vien­to de la ca­lum­nia. Es im­po­si­ble re­sar­cir los da­ños cau­sa­dos por las mur­mu­ra­cio­nes y chis­mes. Lo mis­mo pa­sa con la lengua: es un miem­bro pe­que­ño pe­ro ca­paz de gran­des co­sas. ¿No ves có­mo un pe­que­ño fue­go pue­de ha­ce ar­der un gran bos­que?”

Es­cri­bo es­tas lí­neas pa­ra ayu­dar a res­ta­ble­cer la ima­gen de un hom­bre bueno e inocen­te. Mis res­pe­tos, Pro­fe­sor Ca­rri­llo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.