No a la Ayu­da In­ter­na­cio­nal Ali­men­ta­ria

Brú­ju­la di­plo­má­ti­ca

Notitarde - - Opinión - Mi­los Al­ca­lay

En vez de per­mi­tir que las ex­pre­sio­nes de so­li­da­ri­dad in­ter­na­cio­nal ali­men­ta­ria y de me­di­ci­nas se ma­te­ria­li­cen pa­ra mi­ti­gar el des­abas­te­ci­mien­to que su­fre nues­tro país, el Go­bierno de Ma­du­ro ha te­ni­do la osa­día de afir­mar que los apo­yo ofre­ci­dos ge­ne­ro­sa­men­te son “ac­cio­nes inamis­to­sas que es­con­den el de­seo de un in­ter­ven­cio­nis­mo mi­li­tar di­ri­gi­do por el im­pe­ria­lis­mo”

Co­mo si ello fue­ra po­co, sus ple­ni­po­ten­cia­rios ocu­pan las tri­bu­nas de or­ga­nis­mos crea­dos pa­ra la ayu­da in­ter­na­cio­nal co­mo la FAO (ali­men­ta­ción) OMS (sa­lud) OPS (sa­lud he­mis­fé­ri­ca) y ONU, pa­ra ex­po­ner fal­sas reali­da­des que “de­mues­tran” que Ve­ne­zue­la fi­gu­ra en­tre los me­jo­res paí­ses del mun­do en cuán­to a los ín­di­ces ali­men­ta­rios y de sa­lud, y que la ima­gen se de­be a una cam­pa­ña me­diá­ti­ca in­ter­na­cio­nal an­ti-ve­ne­zo­la­nis­ta. Pe­ro la tris­te reali­dad es im­po­si­ble de ocul­tar, y gra­cias a las de­nun­cias de ve­ne­zo­la­nos en el ex­te­rior y las pro­pias cons­ta­ta­cio­nes de ob­ser­va­do­res ex­tran­je­ros, han ge­ne­ra­do una preo­cu­pa­ción justificada de di­fe­ren­tes ins­ti­tu­cio­nes, que de ma­ne­ra es­pon­tá­nea han que­ri­do pres­tar el apo­yo pa­ra evi­tar la muer­te de ni­ños y an­cia­nos se mul­ti­pli­quen, tra­tan­do ade­más de ami­no­rar las hu­mi­llan­tes e in­ter­mi­na­bles co­las dia­rias an­te las far­ma­cias y los sú­per mer­ca­dos en pro­cu­ra de ali­men­tos que mi­ti­guen la hambruna ac­tual.

El más re­cien­te epi­so­dio pro­ta­go­ni­za­do en Ginebra por Ve­ne­zue­la al ne­gar­se que se adop­te un me­ca­nis­mo de ayu­da en la ONU, a raíz de la pro­pues­ta he­cha por el Vi­ce Can­ci­ller del Pa­ra­guay Ós­car Ca­be­llo so­li­ci­tan­do que se adop­te un pro­gra­ma de coope­ra­ción apo­ya­do por más de 30 paí­ses, ha de­ja­do per­ple­jos a los go­bier­nos por la ne­ga­ti­va de la delegación del Go­bierno de Ma­du­ro de acep­tar la co­la­bo­ra­ción de otras Na­cio­nes . Co­mo es po­si­ble ne­gar­se a acep­tar un pro­gra­ma de abas­te­ci­mien­to ali­men­ta­rio pa­ra ven­cer los pro­ble­mas que de­ri­van del ham­bre que aco­sa a las po­bla­cio­nes más po­bres? Co­mo ne­gar­se a acep­tar un pro­gra­ma que ga­ran­ti­ce el flu­jo de me­di­ca­men­tos cuan­do hay hom­bres y mu­je­res que mue­ren por fal­ta de me­di­ci­nas?

Es­tas ayu­das que en el pa­sa­do Go­bier­nos an­te­rio­res de la Ve­ne­zue­la de­mo­crá­ti­ca re­ci­bió con mu­cha dig­ni­dad y agra­de­ci­mien­to, ca­na­li­za­das sea por ins­ti­tu­cio­nes de la Igle­sia co­mo Ca­ri­tas u or­ga­ni­za­cio­nes hu­ma­ni­ta­rias co­mo los Ro­ta­rios, ayu­da­ron a pa­lear las an­gus­tias de sec­to­res hu­mil­des en el pa­sa­do con el apo­yo de di­fe­ren­tes Go­bier­nos que fa­ci­li­ta­ron esas ayu­das.

Lo in­creí­ble hoy, no es só­lo que los ac­tua­les go­ber­nan­tes que atra­vie­san una cri­sis hu­ma­ni­ta­ria sin pre­ce­den­tes re­nun­cien a la ayu­da, por­que le da ver­güen­za re­co­no­cer la ver­dad, sino que tam­po­co per­mi­ten que ONGs ve­ne­zo­la­nas, re­co­no­ci­das por su tra­yec­to­ria hu­ma­ni­ta­ria sean las que re­ci­ban la ayu­da ali­men­ta­ria y de me­di­ci­nas. La­men­ta­ble­men­te la prohi­bi­ción va di­ri­gi­da tam­bién a las ins­ti­tu­cio­nes que en Ve­ne­zue­la quie­ren dar su con­tri­bu­ción, co­mo lo ha­cen en cual­quier otra par­te del mun­do, sal­vo en nues­tro país en el que un Go­bierno inep­to y pre­po­ten­te re­cha­za la so­li­da­ri­dad, la ayu­da, o la coope­ra­ción que es sa­ta­ni­za­da mien­tras el Go­bierno ni acep­ta, ni es ca­paz de so­lu­cio­nar el dra­ma ac­tual. De esa ma­ne­ra, el mensaje de las ac­tua­les au­to­ri­da­des se con­cre­ta en un ca­te­gó­ri­co: “No a la ayu­da in­ter­na­cio­nal ali­men­ta­ria”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.