¿Có­mo re­cu­pe­rar­nos?

Notitarde - - Economía - Do­min­go Si­fon­tes* *dsi­fon­tes@uc.edu.ve Twit­ter: @dsi­fon­tes

La so­lu­ción a la difícil si­tua­ción que atra­vie­sa la eco­no­mía ve­ne­zo­la­na pa­sa por el es­ta­ble­ci­mien­to de nor­mas mí­ni­mas que per­mi­tan ha­cer via­ble el jue­go eco­nó­mi­co, es de­cir, acuer­dos en los que el go­bierno se com­pro­me­ta a res­pe­tar las re­glas que se acuer­den. Pa­ra es­to es vi­tal el dia­lo­go con el sec­tor pri­va­do na­cio­nal por­que quie­ran o no es im­po­si­ble sa­lir ade­lan­te sin to­mar­lo en cuen­ta. No se tra­ta de res­tar­le im­por­tan­cia al sec­tor pú­bli­co, sin em­bar­go, su rol no es el de sus­ti­tuir al sec­tor pri­va­do co­mo pro­ta­go­nis­ta de la vi­da eco­nó­mi­ca na­cio­nal. Nin­gún país en el mun­do ha po­di­do pro­gre­sar en las ac­tua­les con­di­cio­nes de Ve­ne­zue­la: de­te­rio­ro del sec­tor pri­va­do y un sec­tor pú­bli­co so­bre­di­men­sio­na­do en el que la co­rrup­ción es la prin­ci­pal ca­rac­te­rís­ti­ca. Es­ta si­tua­ción ha lle­va­do a que con ur­gen­cia se em­pren­da una re­for­ma del Es­ta­do pa­ra po­der sol­ven­tar la cri­sis eco­nó­mi­ca, acom­pa­ña­da de cam­bios ins­ti­tu­cio­na­les im­por­tan­tes en to­dos los sec­to­res de la vi­da na­cio­nal. No se tra­ta so­lo de es­ta­ble­cer nue­vas re­glas de jue­go pa­ra la eco­no­mía, se ne­ce­si­tan nue­vas re­glas a lo lar­go y an­cho del acon­te­cer na­cio­nal. Pen­sar que con uno u otro cam­bio cos­mé­ti­co en el mo­de­lo eco­nó­mi­co el pro­ble­ma se re­suel­ve es no en­ten­der en su jus­ta me­di­da lo que su­ce­de en nues­tro país. El de­te­rio­ro de los úl­ti­mos años es tan se­ve­ro que es ne­ce­sa­rio re­fun­dar las ba­ses eco­nó­mi­cas, po­lí­ti­cas y so­cia­les de la na­ción. Pa­ra que la eco­no­mía fun­cio­ne se ne­ce­si­ta una re­for­ma ins­ti­tu­cio­nal que per­mi­ta en­ten­der el pa­pel de los de­re­chos de pro­pie­dad y su im­pac­to en la ac­ti­vi­dad pro­duc­ti­va de una na­ción. Es ne­ce­sa­rio su­pe­rar la re­tó­ri­ca de con­fron­ta­ción que ha traí­do tan ne­fas­tas con­se­cuen­cias. En una eco­no­mía mo­der­na la trans­pa­ren­cia y la cre­di­bi­li­dad son ac­ti­vos de mu­chí­si­mo va­lor y co­mo tal hay que tra­tar­los. Reins­ti­tu­cio­na­li­zar el país for­ma par­te de la agen­da que es ne­ce­sa­ria se­guir pa­ra re­gre­sar al mun­do ci­vi­li­za­do des­de el pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co, po­lí­ti­co y so­cial. Na­die en el mun­do cree hoy que Ve­ne­zue­la sea un ejem­plo a se­guir, las ra­zo­nes es­tán a la vis­ta. Ur­ge re­for­mar el Es­ta­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.