¿Cuán­to va­le tu al­ma?

“El Evan­ge­lio Cam­bia”

Notitarde - - Cuidad - Pas­tor Javier Ber­tuc­ci @JAVIERBERTUCCI

Es­ta es una im­por­tan­te in­te­rro­gan­te, y una vez com­pren­des ese va­lor, ha­re­mos to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra lle­var­la a una eter­ni­dad con Dios. To­dos po­see­mos un al­ma eter­na, y po­de­mos pa­sar­la en un lu­gar de paz y vi­da u otro to­tal­men­te di­fe­ren­te en eter­ni­dad. El va­lor que tie­ne un al­ma es tan al­to, que Je­sús mu­rió por ella, y el mis­mo Pa­dre se des­hi­zo de su pro­pio Hi­jo pa­ra sal­var­la. Es tan­to, que no pue­de arries­gar­se por una po­si­ción eco­nó­mi­ca, po­lí­ti­ca o re­li­gio­sa, tam­po­co por lo que po­see­mos. Tu al­ma va­le más que to­do lo que pue­das te­ner en es­ta tie­rra. En­ton­ces, no la arries­gues ni por po­si­ción, ni por po­se­sión; pues na­da pue­de com­prar nues­tra al­ma.

Lo más de­li­ca­do es que Je­sús pa­gó por la sal­va­ción de nues­tra al­ma y aho­ra nos da la res­pon­sa­bi­li­dad de cui­dar­la has­ta el final. Es­to es más im­por­tan­te que las am­bi­cio­nes per­so­na­les. La ra­zón de nues­tra vi­da es Je­sús, na­da más so­bre es­ta tie­rra de­be ser­lo. Es nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad cui­dar y for­mar nues­tra al­ma, y si no ha­ce­mos es­to, ¿có­mo ha­re­mos las de­más co­sas? Nues­tra vi­da en es­ta tie­rra es cor­ta y tem­po­ral, no así la eter­ni­dad. Es, por tan­to, fun­da­men­tal pa­ra la vi­da cris­tia­na en­ten­der la im­por­tan­cia de nues­tra al­ma y el va­lor de aten­der­la. Dios es bueno, y tam­bién es jus­to. Aten­der más las co­sas de es­ta tie­rra que cui­dar nues­tra al­ma, es un error, por­que na­da aquí nos ga­ran­ti­za eter­ni­dad.

En es­te sen­ti­do, nues­tra de­vo­ción es­ta­rá don­de es­té nues­tro co­ra­zón. Si nues­tro co­ra­zón es­tá en Je­sús, nues­tra de­vo­ción se­rá Je­sús. Lo que más cui­das, es lo que más va­lor tie­ne pa­ra ti. Tu al­ma es lo que más va­lor tie­ne y con es­te en­ten­di­mien­to de­bes vi­vir. El en­ga­ño más gran­de es de­cir­le a Dios que ma­ña­na ha­rás lo que te co­rres­pon­de. No alar­gues la gra­cia de Dios has­ta don­de Él no quie­re lle­var­la; es de­cir, más allá de la vo­lun­tad de Dios. Hay que ha­cer ajus­tes pa­ra te­ner un fu­tu­ro di­fe­ren­te; no po­de­mos vi­vir de la mis­ma for­ma que cuan­do no te­nía­mos a Je­sús. Quien pue­de cam­biar nues­tras vi­das es el Es­pí­ri­tu San­to, siem­pre y cuan­do nos rin­da­mos a su vo­lun­tad. Es­to sig­ni­fi­ca que de­bo vi­vir con­for­me a los nue­vos prin­ci­pios que ten­go de par­te de Dios pa­ra mi vi­da una vez le he co­no­ci­do; es de­cir, de­bo una vi­da co­rres­pon­dien­te co­mo cris­tiano. Vea con se­rie­dad su de­ci­sión de ca­mi­nar en es­te ca­mino, y ha­cién­do­lo ven­drán gran­des ben­di­cio­nes y cuan­do ven­gan, cui­de de que es­tas no lo apar­ten de la fuen­te que es Dios. ¡Ven­drán gran­des ben­di­cio­nes pa­ra ti, tu fa­mi­lia y pa­ra nues­tro país!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.