Caos en el cen­tro de Va­len­cia

Notitarde - - Cuidad - Gio­van­ni Na­ni

Una for­ma de ob­ser­var el fra

ca­so de to­das las po­lí­ti­cas de la

Al­cal­día de Va­len­cia en si­mul­tá­neo es ir al

cen­tro de nues­tra Ciu­dad. De for­ma com­pac­ta, se pue­de per­ci­bir co­mo lo que de­be­ría ser el epi­cen­tro del éxi­to de cual­quier go­bierno mu­ni­ci­pal tal co­mo ocu­rre en to­das las ciu­da­des im­por­tan­tes de Amé­ri­ca La­ti­na, en es­te ca­so es la mues­tra vi­va de la in­ca­pa­ci­dad y el caos. Es una con­tra­dic­ción que una ges­tión mu­ni­ci­pal que se abro­ga el uso de la pa­la­bra pro­gre­so, se em­pe­ñe en arrui­nar y des­truir a los co­mer

cian­tes que durante años han he­cho vi­da en el cen­tro de la ciu­dad, quie­nes con gran es­fuer­zo man­tie­nen sus puer­tas abier­tas, a pe­sar de la Al­cal­día. Son va­rias las ra­zo­nes que re­la­tan los due­ños de ne­go­cios que ase­gu­ran pa­de­cer a dia­rio la ne­gli­gen­cia de los

COCCHI­ni­tos, in­con­ta­bles las que­jas en cuan­to a la in­se­gu­ri­dad en don­de no se per­ci­be nin­gu­na po­lí­ti­ca mu­ni­ci­pal que pue­da dar­le con­fian­za a es­tos em­pre­sa­rios que lle­ga­da las 4 de la tar­de ya se ven obli­ga­dos a ba­jar las “santa ma­ría” pa­ra lue­go pe­dir­le a to­dos los san­tos que durante la no­che no sean víc­ti­mas de hurtos en sus lo­ca­les, tal y co­mo su­ce­de a dia­rio, don­de los la­dro­nes ha­cen de las su­yas ape­nas se ocul­ta el sol. Por su­pues­to ni ha­blar de la ba­su­ra, que prác­ti­ca­men­te im­pi­de el nor­mal tran­si­to pea­to­nal por cual­quier ace­ra del cen­tro de

Va­len­cia, sien­do las mon­ta­ñas de desechos un pa­no­ra­ma se­gu­ro y ca­da día que pa­sa pa­re­ce em­peo­rar, eso si, po­bre de aquel que in­cum­pla con una fac­tu­ra de pa­go al

IMA ya que se­rá se­ve­ra­men­te san­cio­na­do con una mul­ta, en lo que ha re­sul­ta­do la es­ta­fa más gro­se­ra que he­mos si­do víc­ti­ma los va­len­cia­nos. Aho­ga­dos co­mo es­tán los co­mer­cian­tes del cen­tro de la ciu­dad con los fa­ri­seos de la

Al­cal­día de Va­len­cia con­ver­ti­dos en ex­per­tos co­bra­do­res de im­pues­tos, por si fue­se po­co de­ben li­diar con las fis­ca­li­za­cio­nes de

INDUVAL que en lu­gar de ser un ins­ti­tu­to que co­la­bo­re con el desa­rro­llo de esa im­por­tan­te par­te de la ciu­dad, se ha con­ver­ti­do en otro bra­zo mer­ce­na­rio de los

COCCHI­ni­tos. Cuan­to la­men­ta­mos que el cen­tro de Va­len­cia, que de­be­ría ser la ta­ci­ta de oro de nues­tra ciu­dad, en el día es el ba

su­re­ro mas gran­de del país y de no­che un cal­do de cul­ti­vo pa­ra el

de­li­to, lo úni­co que nos con­sue­la es que ca­da mi­nu­to que pa­sa nos acer­ca más al final de es­ta

pe­sa­di­lla que sig­ni­fi­ca la ac­tual ges­tión de la Al­cal­día de Va­len­cia y se apro­xi­ma un es­ce­na­rio don­de ve­re­mos al cen­tro de la ciu­dad con­ver­ti­do en un si­tio lim­pio, se­gu­ro y pu­jan­te don­de los que allí ha­cen vi­da y to­dos los va­len­cia­nos en ge­ne­ral po­da­mos sen­tir­nos or­gu­llo­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.