Un /no/ que due­le

Notitarde - - Opinión - Lau­ra An­ti­llano

El do­lo­ro­so re­sul­ta­do del ple­bis­ci­to co­lom­biano nos con­mue­ve.

Nos que­da­mos con las pa­la­bras de Roy Cha­der­ton, quien re­la­ta­ba a Jo­sé Vi­cen­te Ran­gel, lo que le ha­bía sig­ni­fi­ca­do el en­cuen­tro de las víc­ti­mas de la gue­rra co­lom­bia­na, en su diá­lo­go her­ma­na­do. Pues las víc­ti­mas de unos y otros (el ejér­ci­to gu­ber­na­men­tal y la FAR) se abra­za­ron, ha­bla­ron del do­lor vi­vi­do y só­lo desea­ban abra­zar­se y ase­gu­rar­se de que es­te se­ría el fin de una lar­ga gue­rra.

Vi­mos en las imá­ge­nes te­le­vi­si­vas las co­las de pa­ra­guas, la gen­te es­pe­ran­do turno pa­ra su vo­to, ba­jo la llu­via re­cia. To­dos es­pe­rá­ba­mos la re­pues­ta de los es­cru­ti­nios.

Cua­tro años de bús­que­da de acuer­do pa­re­cían te­ner un final de triun­fo del que to­dos pu­die­ran es­tar or­gu­llo­sos, pe­ro, la re­pues­ta final del ple­bis­ci­to pro­du­ce desa­so­sie­go. Un /No/ a la paz con el 52.21% de los vo­tos del cuer­po de vo­tan­tes que par­ti­ci­pó, da­do que mu­chos no fue­ron a las ur­nas.

Es­pe­re­mos que to­do el que fue in­vo­lu­cra­do ofi­cial­men­te en es­te pro­ce­so no dé por ter­mi­na­da la ta­rea, y que por ello, tan­to Ti­mo­chen­ko co­mo Juan Ma­nuel San­tos con­ti­núen en la bús­que­da de de­fen­sa a lo ga­na­do tras un es­fuer­zo tan des­co­mu­nal, don­de hu­bo tan­ta par­ti­ci­pa­ción de go­bier­nos de­mo­crá­ti­cos.

Los tes­ti­mo­nios do­lo­ro­sos de la gue­rra en­tre co­lom­bia­nos tie­nen que te­ner, en una vi­sión de fu­tu­ro pró­xi­mo, su final de­fi­ni­ti­vo.

Y la sen­sa­ción que pro­du­cen los me­dios, me re­cuer­da un poe­ma de Juan Cal­za­di­lla, el cual se re­fie­re a lo que fue la in­só­li­ta in­cer­ti­dum­bre del des­la­ve de ha­ce unos años, pe­ro que, co­mo to­do buen poe­ma, abre sus puer­tas a otras in­ter­pre­ta­cio­nes.

La era en que vi­vi­mos nos con­vier­te la reali­dad en fic­ción y a la in­ver­sa, pa­re­cie­ra que apa­gar el te­le­vi­sor dan­do vuel­ta al bo­tón, eli­mi- na­rá lo acon­te­ci­do en el mun­do real. Pe­ro no es así.

En el pa­sa­do Festival Mun­dial de Poe­sía coin­ci­di­mos en un fo­ro en Ca­ra­cas, con un poe­ta co­lom­biano de nom­bre Fló­bert Za­pa­ta, él es­cri­bió en su poe­ma “Des­pla­za­do”: “In­ci­ne­ra­ron la ca­sa)/ la huer­ta se di­si­pó/el ga­to tam­bién mu­rió/la ba­la aún lo tras­pa­sa. / El amor que nos abra­za/ con ce­ni­zas no res­pon­de,/por no te­ner pa­ra dón­de/la con­go­ja no se ale­ja,/sa­ca un po­co al sol su que­ja/y de in­me­dia­to se es­con­de”.

Y ce­rra­mos con pa­la­bras de Cal­za­di­lla: “Per­do­nen mi au­da­cia/si di­go que es­tas ca­la­mi­da­des/pue­den ge­ne­rar be­ne­fi­cios in­cal­cu­la­bles/cuan­do, más allá de la rui­na y el desas­tre cau­sa­dos/ ellas se pres­tan pa­ra ha­cer bue­nos ne­go­cios” (Des­pués del des­la­ve).

Y les es­pe­ra­mos hoy mar­tes, a las tres de la tar­de, co­mo de cos­tum­bre, pa­ra ha­blar, por es­ta vez, de li­te­ra­tu­ra de cien­cia-fic­ción, (ca­si acor­de con el mo­men­to), pa­ra lo cual ten­dre­mos co­mo in­vi­ta­do al pro­fe­sor y es­cri­tor Je­sús Puer­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.