La co­sia­ta de nue­vo

Notitarde - - Opinión - Domingo Alfonso Ba­ca­lao

La Aca­de­mia de His­to­ria del es­ta­do Ca­ra­bo­bo, con­jun­ta­men­te con el Cen­tro de in­ter­pre­ta­ción His­tó­ri­ca, Do­cu­men­tal y Pa­tri­mo­nial de la UC, co­men­za­rán hoy las “Pri­me­ras Jor­na­das de His­to­ria Re­gio­nal”, en ho­me­na­je a Don Tor­cua­to Man­zo Nu­ñez. El ac­to inau­gu­ral ver­sa­rá so­bre el te­ma “Va­len­cia, la Cons­ti­tu­ción y el Con­gre­so de 1830”. A es­ta ma­te­ria nos he­mos re­fe­ri­do en al­gu­nos aná­li­sis an­te­rio­res. Así co­mo la nue­va his­to­rio­gra­fía ha ve­ni­do re­vi­san­do cier­tos ca­pí­tu­los en­ma­ra­ña­dos de nues­tro pa­sa­do, de la mis­ma ma­ne­ra he­mos in­cur­sio­na­do en un asun­to que las vie­jas apro­xi­ma­cio­nes his­tó­ri­cas no han sa­bi­do re­sol­ver sa­tis­fac­to­ria­men­te.

Más allá de una ri­va­li­dad y en­fren­ta­mien­tos en­tre hé­roes y an­ti hé­roes -vi­sión acar­to­na­da de al­gu­nos es­tu­dio­sos de nues­tros anales­la Co­sia­ta con­for­ma una com­ple­ja ur­dim­bre de fe­nó­me­nos so­cio po­lí­ti­cos y cons­ti­tu­cio­na­les im­po­si­bles de en­ca­si­llar en un en­fo­que uni­la­te­ral y sim­plis­ta. Los pue­blos ex­plo­ran las sa­li­das más apro­pia­das pa­ra sus gran­des cri­sis y las ba­rre­ras más po­de­ro­sas es­ta­llan an­te la bús­que­da de me­jo­res des­ti­nos.

Ape­nas san­cio­na­da la Cons­ti­tu­ción de Cú­cu­ta en agos­to de 1821, co­mien­zan sus cues­tio­na­mien­tos. Un cli­ma en­ra­re­ci­do en­mar­ca los acon­te­ci­mien­tos que ten­drán lu­gar en lo su­ce­si­vo. La his­to­ria de es­ta Cons­ti­tu­ción que es­truc­tu­ra la Gran Co­lom­bia se­rá, co­mo se­ña­la Gil For­toul, la his­to­ria de sus vio­la­cio­nes. Las ten­den­cias se­pa­ra­tis­tas de los ve­ne­zo­la­nos co­mien­zan, co­mo in­di­ca el ci­ta­do historiador, en el mo­men­to mis­mo de ju­rar la Car­ta Mag­na. Así, en di­ciem­bre se reúne la mu­ni­ci­pa­li­dad de Ca­ra­cas en Ca­bil­do ex­tra­or­di­na­rio, pre­si­di­do por el go­ber­na­dor po­lí­ti­co An­drés Nar­var­te, pa­ra dis­cu­tir so­bre el ju­ra­men­to que de­be­rían pres­tar el ve­ni­de­ro tres de enero. Es­ta­ble­cen que, de­ter­mi­na­dos ar­tícu­los de la ley fun­da­men­tal “de­ben su­je­tar­se a un nue­vo exa­men y su­frir al­gu­nas al­te­ra­cio­nes o re­for­mas en los tér­mi­nos que se crean más con­ve­nien­tes a los pue­blos de la Re­pú­bli­ca”.

En es­te am­bien­te y ba­jo un contexto po­lí­ti­co de ten­sio­nes y desacuer­dos con as­pec­tos esen­cia­les de la nue­va cons­ti­tu­ción, se van a desa­rro­llar los acon­te­ci­mien­tos pos­te­rio­res que van a ex­pe­ri­men­tar una ex­plo­sión y una pro­fun­da cri­sis en los su­ce­sos va­len­cia­nos de fi­na­les del mes de abril de 1826, co­no­ci­dos con el nom­bre de la Co­sia­ta, don­de el Ayun­ta­mien­to de la ciu­dad con­du­ce las rien­das de los he­chos.

Sur­ge, o se acre­cien­ta, en­ton­ces, con in­ten­si­dad e in­con­te­ni­ble pa­sión po­lé­mi­ca, el vie­jo de­ba­te en­tre cen­tra­lis­tas y fe­de­ra­lis­tas, que en­con­tra­rá cier­to cau­ce y mo­de­ra­ción en la Cons­ti­tu­ción de 1830, que con­sa­gra la se­pa­ra­ción de Ve­ne­zue­la de la Gran Co­lom­bia, sien­do la de más lar­ga du­ra­ción (ex­cep­tuan­do la de 1961) y con­si­de­ra­da por al­gu­nos doc­tri­na­rios una cum­bre del cons­ti­tu­cio­na­lis­mo ve­ne­zo­lano por su sa­bi­du­ría, pru­den­cia y cla­ro sen­ti­do de la reali­dad que nor­ma­ba.

Las re­ser­vas fren­te a la Car­ta Mag­na co­mo ar­qui­tec­tu­ra ju­rí­di­ca y po­lí­ti­ca y la in­ca­pa­ci­dad de és­ta pa­ra re­gu­lar una si­tua­ción que le era com­ple­ta­men­te aje­na, ade­más, des­de lue­go, de ra­zo­nes eco­nó­mi­cas, so­cia­les y geo­grá­fi­cas, apre­su­ra­ron la de­ba­cle. El cons­ti­tu­cio­na­lis­ta Er­nes­to Wolf, en su Tra­ta­do de De­re­cho Cons­ti­tu­cio­nal Ve­ne­zo­lano, acier­ta al de­cir que “El error del Con­gre­so fue el no ad­mi­tir el sis­te­ma fe­de­ral y la au­to­no­mía ad­mi­nis­tra­ti­va pa­ra Ve­ne­zue­la y la Nue­va Gra­na­da, que eran an­tes en­ti­da­des com­ple­ta­men­te se­pa­ra­das con su desa­rro­llo par­ti­cu­lar. El par­ti­cu­la­ris­mo no po­día im­pe­dir­se a dos na­cio­nes ve­ci­nas pe­ro dis­tin­tas, y la exa­ge­ra­ción del cen­tra­lis­mo de­bía aca­bar con la Gran Co­lom­bia”.

En el año 13 y dan­do res­pues­tas al lla­ma­do Pro­yec­to o Plan Us­tá­riz, so­me­ti­do a su con­si­de­ra­ción, el doctor Mi­guel Pe­ña pro­po­nía la Con­fe­de­ra­ción. ¿No es­ta­ba en lo cier­to y veía con ab­so­lu­ta cla­ri­dad el ju­ris­ta va­len­ciano, lo que ha de­bi­do ser la es­truc­tu­ra cons­ti­tu­cio­nal del Es­ta­do gran co­lom­biano?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.