¡Qué pe­na con el CNE, vea!

Notitarde - - Ciudad - Cha­ri­to Ro­jas

“Ve­ne­zue­la no aguan­ta dos años más de Ma­du­ro”. Jo­sé Vir­tuo­so ( 1959), sa­cer­do­te je­sui­ta, ex rec­tor de la UCAB.

Has­ta la pre­gun­ta del tar­je­tón elec­to­ral era en­ga­ño­sa: “¿Apo­ya us­ted el Acuer­do Fi­nal pa­ra la Ter­mi­na­ción del Con­flic­to y la Cons­truc­ción de una Paz Es­ta­ble y Du­ra­de­ra?”. Cla­ro que sí, ha­bría que es­tar lo­co pa­ra no que­rer ter­mi­nar un con­flic­to de 52 años y que fi­nal­men­te reine la paz. Pe­ro ¿cuál era el cos­to de esa paz? Co­lom­bia tie­ne ins­ti­tu­cio­nes fuer­tes y au­tó­no­mas, que se sin­tie­ron hu­mi­lla­das por los tér­mi­nos im­pues­tos en es­te lla­ma­do “Acuer­do Fi­nal”. Los co­lom­bia­nos di­je­ron NO, di­je­ron que es­te acuer­do no es fi­nal y que la cons­truc­ción de la paz no pue­de cos­tar­le la de­mo­cra­cia y la im­pu­ni­dad de de­li­tos de le­sa hu­ma­ni­dad.

La abu­si­va cam­pa­ña gu­ber­na­men­tal que de­ja­ba a los que no es­ta­ban con el acuer­do co­mo si qui­sie­sen que la guerra con­ti­nua­ra, no lo­gró con­fun­dir a vo­tan­tes que cap­ta­ron per­fec­ta­men­te lo que se es­ta­ba en­tre­gan­do a cam­bio de una su­pues­ta paz so­lo ga­ran­ti­za­da por uno de los tres gru­pos gue­rri­lle­ros que ope­ran en el ve­cino país. Vea­mos los pun­tos ál­gi­dos del acuer­do que fue­ron re­cha­za­dos por el NO:

- La FARC es el ter­cer car­tel mun­dial de la dro­ga, y por nin­gu­na par­te se men­cio­na que ellos van a en­tre­gar sus siem­bras, la­bo­ra­to­rios, pis­tas y avio­nes y mu­cho me­nos sus nar­co­dó­la­res. No re­nun­cia­rán a su ne­go­cio y prue­ba de ellos es que en los dos úl­ti­mos años, en ple­nas con­ver­sa­cio­nes de “paz”, los cul­ti­vos de coca se han du­pli­ca­do por­que el go­bierno, aten­dien­do a su pe­di­do, eli­mi­nó las fu­mi­ga­cio­nes aé­reas pa­ra ex­tin­guir­los.

- Los gue­rri­lle­ros no van a pa­gar cár­cel, bas­ta­rá con con­fe­sar sus de­li­tos, en­tre­gar las ar­mas y au­to­má­ti­ca­men­te se eli­mi­na­ran re­gis­tros de an­te­ce­den­tes y ob­ten­drán apo­yo fi­nan­cie­ro pa­ra ini­ciar su ne­go­cio.

-La FARC ten­drá de­re­cho a un to­tal de 26 cu­ru­les, 5 au­to­má­ti­cas y el res­to en elec­cio­nes en “zo­nas de paz” don­de no ha­brá más can­di­da­tos que ellos. Así mis­mo, la FARC ten­drá de­re­cho a mon­tar 31 emi­so­ras de ra­dio y un ca­nal de te­le­vi­sión, fi­nan­cia­dos por el es­ta­do co­lom­biano, pa­ra la di­fu­sión de su ideo­lo­gía.

- Ha­brá ex­ten­sas zo­nas “de paz” en las cua­les no ac­tua­rá la fuer­za pú­bli­ca, don­de ten­drán sus pro­pios es­ta­dos den­tro del es­ta­do.

- Se­rán juz­ga­dos por una “Ju­ris­dic­ción Es­pe­cial”, un tri­bu­nal de jue­ces ex­tran­je­ros nom­bra­dos en igual nú­me­ro por el go­bierno co­lom­biano y por la FARC, con fa­cul­ta­des por en­ci­ma de la Cor­te y la jus­ti­cia co­lom­bia­na, sin ins­tan­cias ni ape­la­cio­nes. Es­ta Ju­ris­dic­ción tam­bién abri­rá pro­ce­sos con­tra mi­li­ta­res, po­li­cías y ci­vi­les que ha­yan ac­tua­do con­tra la FARC.

Uno de los pun­tos di­fí­ci­les de las ca­si 300 pá­gi­nas del Acuer­do que ca­si nin­gún co­lom­biano le­yó en su to­ta­li­dad, es que el Pre­si­den- te San­tos se­rá in­ves­ti­do de unos po­de­res es­pe­cia­les que le dan fa­cul­ta­des has­ta pa­ra en­men­dar la cons­ti­tu­ción co­lom­bia­na. Juan Ma­nuel San­tos, igual que Ma­du­ro en Ve­ne­zue­la, fue ele­gi­do por la pro­me­sa de que con­ti­nua­ría las po­lí­ti­cas de su an­te­ce­sor. Am­bos han de­ci­di­do se­guir su pro­pio ca­mino. Ál­va­ro Uri­be arro­di­lló a las FARC, ca­si las ex­ter­mi­nó. “Ocho mil nar­co­gue­rri­lle­ros no van a po­der con Co­lom­bia”, de­cía el ex pre­si­den­te. Y San­tos, co­mo su Mi­nis­tro de De­fen­sa, los bom­bar­dea­ba. To­do el te­rreno ga­na­do en la es­ta lu­cha fue per­di­do por San­tos en la me­sa de ne­go­cia­ción, cuan­do la gue­rri­lla se dio cuen­ta de que te­nía a la mano la opor­tu­ni­dad de de­jar el mon­te, dis­fru­tar de sus nar­co­mi­llo­nes y de pa­so, ob­te­ner el po­der por la vía po­lí­ti­ca le­gal. Igual que Chá­vez en Ve­ne­zue­la.

Aquí la de­mo­cra­cia per­do­nó a los gol­pis­tas de 1992, sin cas­ti­gar­les por los de­li­tos co­me­ti­dos. No los in­ha­bi­li­tó po­lí­ti­ca­men­te, les abrie­ron los bra­zos pa­ra que se in­cor­po­ra­ran co­mo par­ti­do le­gal. Ga­na­ron las elec­cio­nes con una ofer­ta en­ga­ño­sa de aca­bar con la co­rrup­ción, brin­dar opor­tu­ni­da­des igua­les a los ve­ne­zo­la­nos y una épo­ca de oro pa­ra la pros­pe­ri­dad. Los re­sul­ta­dos del so­cia­lis­mo del si­glo XXI son co­no­ci­dos am­plia­men­te en Co­lom­bia y de­fi­ni­ti­va­men­te, pe­sa­ron en ese NO que hoy cam­bia, pa­ra bien de la de­mo­cra­cia, los tér­mi­nos del acuer­do. La te­rro­rí­fi­ca som­bra del ré­gi­men cu­bano de­trás de es­tas ne­go­cia­cio­nes asus­ta a quie­nes quie­ren una Co­lom­bia de de­mo­cra­cia, jus­ti­cia y paz.

Tam­bién lo que­re­mos acá en Ve­ne­zue­la. Es­te fin de se­ma­na vi­mos co­mo el ór­gano elec­to­ral co­lom­biano or­ga­ni­zó en 33 días un ple­bis­ci­to, que igual que un re­fe­ren­do, so­lo tie­ne las al­ter­na­ti­vas Sí y No. Sin má­qui­nas, pues fue ma­nual, y con to­dos los cen­tros elec­to­ra­les fun­cio­nan­do. El go­bierno (si­guien­do el abu­si­vo ejem­plo ve­ne­zo­lano) pro­mo­vía con to­do su po­der el Sí, las en­cues­tas da­ban en pro­me­dio 65-35 a su fa­vor (con una po­bla­ción pre­sio­na­da, igual que en Ve­ne­zue­la, por los or­ga­nis­mos ofi­cia­les y por al­cal- días que los com­pro­me­tía con mer­ca­dos y pre­ben­das); las ur­nas ce­rra­ron pun­tual­men­te a las 4 de la tar­de. Y el CNE co­lom­biano co­men­zó su tra­ba­jo, dan­do bo­le­ti­nes en tiem­po real. En me­nos de dos ho­ras, se ha­bían es­cru­ta­do y da­do re­sul­ta­dos ofi­cia­les del 99% de la vo­ta­ción.

Los ve­ne­zo­la­nos que­re­mos que las inep­tas del CNE res­pon­dan por qué con “el me­jor sis­te­ma del mun­do”, dan el pri­mer bo­le­tín en la ma­dru­ga­da, ho­ras y ho­ras des­pués del cie­rre de una vo­ta­ción au­to­ma­ti­za­da cu­yo re­sul­ta­do es in­me­dia­to. Y que­re­mos que nos con­tes­ten por qué si han or­ga­ni­za­do un re­fe­ren­do en 2007 en 32 días y una elec­ción pre­si­den­cial en 2013 en 36 días, no pue­den rea­li­zar en 9 me­ses el re­fe­ren­do re­vo­ca­to­rio, que cri­mi­nal­men­te re­tra­san con ar­gu­men­tos que los co­lom­bia­nos han de­ja­do en ri­dícu­lo.

La ca­nas­ta bá­si­ca es­tá en 503.000 bo­lí­va­res; la in­fla­ción 2016 ca­si en 500%; los ni­ños mue­ren de ham­bre, de dif­te­ria o en los re­te­nes, de men­gua; só­lo en agos­to hu­bo 8.350 apa­go­nes; se aca­ba­ron los tra­ta­mien­tos pa­ra las en­fer­me­da­des mor­ta­les; Fe­de­cá­ma­ras anun­cia un cie­rre anual “ca­tas­tró­fi­co” pa­ra las em­pre­sas; Fe­dea­gro pre­vé ham­bru­na por fal­ta de siem­bras. Mien­tras tan­to el pre­si­den­te se ha­ce el sor­do, ame­na­za, gas­ta un bi­llón y me­dio de bo­lí­va­res en cré­di­tos adi­cio­na­les sin con­trol del par­la­men­to, anu­lan­do el po­der de la AN le­gí­ti­ma­men­te elec­ta con los ile­gí­ti­mos jue­ces del TSJ y unos mi­li­ta­res ce­ba­dos apo­yán­do­lo. Un pre­si­den­te que sa­brá mu­cho de au­to­bu­ses y de to­car bon­gó con los co­dos pe­ro na­da de có­mo res­pe­tar a la cons­ti­tu­ción y al pue­blo de Ve­ne­zue­la.

El CNE de­be cum­plir su obli­ga­ción de ha­cer el RR o pe­dir con­se­jo si no sa­be o no pue­de, a los co­lom­bia­nos. Ma­du­ro de­be acep­tar el jui­cio del pue­blo en las ur­nas y los ve­ne­zo­la­nos de­ben apren­der la lec­ción que los co­lom­bia­nos es­tán asu­mien­do, an­tes de te­ner las con­se­cuen­cias de creer en can­tos de po­pu­lis­tas vio­len­tos y an­ti­de­mo­crá­ti­cos.

La grá­fi­ca ate­rro­ri­zó a mu­chos co­lom­bia­nos: San­tos y Ti­mo­chen­ko ben­de­ci­dos por Raúl Cas­tro. El re­cuer­do de la ve­ci­na Ve­ne­zue­la azo­ta­da por el po­pu­lis­mo cas­tris­ta, fue fac­tor de­ter­mi­nan­te pa­ra el triun­fo del NO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.