San Die­go, el Ca­ra­bo­bo que que­re­mos

Notitarde - - Naguanagua-La Entrada-San Diego - Ro­sa de Sca­rano @Ro­saB­ran­do­ni­sio

La me­jor con­sig­na, la que nos une y dis­tin­gue, “de­fen­der eso que nos ha­ce ve­ne­zo­la­nos”. Por­que no so­mos ru­sos, ni chi­nos, cu­ba­nos, nor­te­ame­ri­ca­nos, so­mos quie­nes a pe­sar de las per­se­cu­cio­nes, en­car­ce­la­mien­tos, ve­ja­cio­nes, ame­na­zas, en­ga­ños, tram­pas, no ce­sa­mos en nues­tra lu­cha por al­can­zar es­pa­cios de con­vi­ven­cia y de paz, de jus­ti­cia y li­ber­tad con pleno re­co­no­ci­mien­to de nues­tros de­re­chos y res­pe­to de la ex­pre­sión de­mo­crá­ti­ca y cons­ti­tu­cio­nal de nues­tra vo­lun­tad so­be­ra­na. En tal sen­ti­do, ra­ti­fi­ca­mos con nues­tra ac­ti­tud y fir­me de­ter­mi­na­ción, exi­gir el re­vo­ca­to­rio cons­ti­tu­cio­nal y na­cio­nal co­mo pa­so pre­vio al ini­cio de un pro­ce­so de cam­bio, que res­ti­tu­ya la ins­ti­tu­cio­na­li­dad y se re­co­bren los es­pa­cios en los que po­da­mos con­vi­vir, tra­ba­jar y re­cu­pe­rar al país que es de to­dos.

El re­vo­ca­to­rio es la re­bel­día an­te la inep­ti­tud y la co­rrup­ción, es la pro­tes­ta por la des­truc­ción del apa­ra­to pro­duc­ti­vo na­cio­nal, la quie­bra de Pdv­sa y el en­car­ce­la­mien­to de los po­de­res pú­bli­cos. Es la ga­ran­tía de la vi­gen­cia de los de­re­chos hu­ma­nos, el fin de la tor­tu­ra y la im­pu­ni­dad de la de­lin­cuen­cia que ma­ta, se­cues­tra y lle­na de san­gre nues­tras ca­lles. Es tam­bién un gri­to fren­te a la per­se­cu­ción, cen­su­ra y cie­rre de los me­dios de in­for­ma­ción no de­pen­dien­tes de la as­fi­xia me­diá­ti­ca ofi­cial.

Es un ¡bas­ta! an­te el atro­pe­llo a la dig­ni­dad de la per­so­na hu­ma­na, la muer­te que por des­nu­tri­ción, des­aten­ción y ca­ren­cia de equi­pos y me­di­ci­nas, azo­ta a la po­bla­ción in­fan­til. Es un ins­tru­men­to con­tra la ne­ga­ción a la cri­sis hu­ma­ni­ta­ria y que es­tá pre­sen­te en el do­lor de la ma­dre, an­te el llo­ro y la mi­ra­da de los hi­jos sin co­mi­da. En su­ma es la ex­pre­sión ci­vi­li­za­da y de­mo­crá­ti­ca, pa­ra que Ve­ne­zue­la de­je de ser una cár­cel pa­ra que sea be­né­vo­la­men­te un ho­gar de to­dos -ti­rios y tro­ya­nos-, uni­dos por el ob­je­ti­vo co­mún del bie­nes­tar sin ex­clu­sio­nes.

El re­vo­ca­to­rio, ma­te­ria­li­za­do en la pro­tes­ta po­pu­lar, es un efi­caz re­me­dio con­tra los pa­rá­si­tos ex­tran­je­ros que nos han ex­pri­mi­do de­ján­do­nos mi­ga­jas de bur­la en hu­mi­llan­tes bol­sas. Pur­gan­te con­tra los sa­quea­do­res, vo­to pa­ra de­ci­dir nues­tro des­tino y el fu­tu­ro de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes. En SAN DIE­GO, DON­DE SE CONS­TRU­YE EL CA­RA­BO­BO Y LA VE­NE­ZUE­LA QUE TO­DOS QUE­RE­MOS Y QUE PRON­TO, UNI­DOS Y CON SCA­RANO, LO LOGRAREMOS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.