El ejem­plo de Co­lom­bia

Notitarde - - Ciudad - Vi­cen­te Lozano

La jor­na­da elec­to­ral que se lle­vó a ca­bo en la her­ma­na Re­pú­bli­ca de Co­lom­bia, es un he­cho his­tó­ri­co que de­ja una lec­ción ad­mi­ra­ble. Pa­ra los ve­ne­zo­la­nos esa jor­na­da de­be mo­ti­var­nos a la par­ti­ci­pa­ción más ac­ti­va en la po­lí­ti­ca. No se tra­ta de es­tar en un par­ti­do y lu­char por im­po­ner cri­te­rios úni­cos, sino en­ten­der que el país so­mos to­dos los ciu­da­da­nos y con dis­tin­tos cri­te­rios, pe­ro que a la ho­ra de opi­nar por el bien de la Na­ción, ce­rre­mos fi­las por el bien co­mún. Los co­lom­bia­nos sor­pren­die­ron al mun­do. En me­nos de cin­co ho­ras se die­ron los re­sul­ta­dos des­pués de ve­ri­fi­car la vo­ta­ción de más de cin­co mi­llo­nes de vo­tan­tes. Cómpu­tos que se lle­va­ron a ca­bo por el conteo ma­nual de los vo­tos y por el sis­te­ma elec­tró­ni­co, dan­do los re­sul­ta­dos sin di­fe­ren­cias de al­gu­na sig­ni­fi­ca­ción. Un pro­ce­so trans­pa­ren­te que las dos par­tes acep­ta­ron sin la ma­yor dis­cu­sión y co­mu­ni­ca­das a la Na­ción de ma­ne­ra in­me­dia­ta. Un pre­si­den­te que en cor­to tiem­po le es­ta­ba en­vian­do un men­sa­je al país, re­co­no­cien­do los re­sul­ta­dos y lla­man­do a sus opo­nen­tes a ini­ciar un nue­vo pro­ce­so pa­ra lo­grar de­fi­ni­ti­va­men­te la Paz an­sia­da. Bravo por Co­lom­bia. Es­toy se­gu­ro que ha­brá diá­lo­go, res­pe­to y coin­ci­den­cia pa­ra que lle­gue la Paz al esa her­ma­na Re­pú­bli­ca. Pe­ro tam­bién un ejem­plo que te­ne­mos que se­guir los ve­ne­zo­la­nos. El os­cu­ran­tis­mo que en­vuel­ve a la ad­mi­nis­tra­ción pu­bli­ca, no per­mi­te que se con­cre­te una unión de to­dos. Es una ver­da­de­ra tra­ge­dia la que es­ta­mos vi­vien­do. Nos pre­gun­ta­mos to­dos los Ve­ne­zo­la­nos ¿se­rá que no po­de­mos lle­gar a esa trans­pa­ren­cia po­lí­ti­ca que nos en­se­ñan des­de la her­ma­na Re­pú­bli­ca? Aquí es­ta­mos la ma­yo­ría de los ve­ne­zo­la­nos pi­dien­do un re­fe­ren­do y no ha si­do po­si­ble por la in­tran­si­gen­cia del go­bierno. El pre­si­den­te to­dos los días ha­bla al país, ho­ras y ho­ras, anun­cios tras anun­cios, pe­ro el pue­blo si­gue con sus in­men­sas an­gus­tias pa­ra con­se­guir, me­di­ci­nas y ali­men­tos. El Pre­si­den­te San­tos lla­ma al país pa­ra la Unión, desea la Paz, aquí ca­da día se es­tre­chan las po­si­bi­li­da­des de al­can­zar un en­ten­di­mien­to. Mien­tras tan­to el tiem­po pa­sa, el pue­blo tie­ne más ca­la­mi­da­des y los pro­ble­mas se agra­van. Oja­lá y el ejem­plo de Co­lom­bia po­da­mos se­guir­lo aquí en Ve­ne­zue­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.