Nue­vos lí­de­res en red

Notitarde - - Ciudad - Her­mi­nio Ote­ro Martínez/ Periodista/ Cen­tro de Co­la­bo­ra­cio­nes So­li­da­rias.

Lee­mos y es­cri­bi­mos más que nun­ca, aun­que no sean más que bre­ves men­sa­jes. Y cre­cen las ho­ras que pa­sa­mos en In­ter­net a la vez que las ho­ras que pa­sa­mos vien­do la te­le­vi­sión.

Lee­mos me­nos revistas, pe­rió­di­cos y li­bros y, cuando lee­mos, lo ha­ce­mos con me­nos con­ti­nui­dad y pro­fun­di­dad, aun­que se lean mu­chas más pá­gi­nas web.

Leer tin­ta im­pre­sa trans­fie­re sen­sa­cio­nes im­po­si­bles de re­pro­du­cir (aún) por las pan­ta­llas o los li­bros elec­tró­ni­cos. La di­gi­ta­li­za­ción de los li­bros ofre­ce ca­da vez más ven­ta­jas, sobre to­do de fácil ac­ce­so. Sin embargo, hay una diferencia ra­di­cal entre la lec­tu­ra tra­di­cio­nal y la di­gi­tal más allá de los aspectos es­té­ti­cos o ro­mán­ti­cos: los hi­per­víncu­los nos dis­per­san y el contenido se mo­di­fi­ca con secciones ap­tas para la bús­que­da, ví­deos y ani­ma­cio­nes… Y estas mo­di­fi­ca­cio­nes también al­te­ran la ma­ne­ra en que usa­mos, ex­pe­ri­men­ta­mos y com­pren­de­mos el contenido.

La Red pro­mue­ve la lec­tu­ra frag­men­ta­da y se­lec­ti­va: ca­da vez lee­mos me­nos tex­tos com­ple­tos (y, si lo ha­ce­mos, nos sal­ta­mos pá­rra­fos con más fa­ci­li­dad).

A la vez, su­ce­de un fe­nó­meno cu­rio­so: los pro­duc­tos tra­di­cio­na­les es­tán cam­bian­do su as­pec­to para ase­me­jar­se ca­da vez más a los pro­duc­tos digitales, por­que es lo que el lec­tor es­pe­ra leer. Y el li­bro, tan­to el tra­di­cio­nal como el elec­tró­ni­co, también es­tá trans­for­mán­do­se para adap­tar­se a la tec­no­lo­gía.

Fren­te al or­de­na­dor, que es “una má­qui­na de in­te­rrup­cio­nes cons­tan­tes”, el li­bro tra­di­cio­nal te per­mi­tía ais­lar­te y con­cen­trar­te sobre un úni­co contenido. Pe­ro, como re­su­me Ni­cho­las Carr en Su­per­fi­cia­les, leer en un li­bro elec­tró­ni­co se pa­re­ce bas­tan­te a leer en una pan­ta­lla de or­de­na­dor co­nec­ta­do a la Red: in­clu­yen hi­per­víncu­los, so­ni­do, ani­ma­cio­nes, bloc de no­tas, dic­cio­na­rio y es­tán co­nec­ta­dos a re­des so­cia­les, de ma­ne­ra que la lec­tu­ra se ve sal­pi­ca­da de en­la­ces, ví­deos y otros es­tí­mu­los, como ya ocu­rre con el si­tio web Goo­gle Books.

To­do ello in­flu­ye en nuestra capacidad de leer tex­tos pro­fun­dos con una cuota de aten­ción sos­te­ni­da, pues, como se­ña­la el psi­có­lo­go Ste­ven John­son, “la in­mer­sión ab­so­lu­ta en otro mun­do crea­do por el au­tor podría ver­se com­pro­me­ti­da”. El li­bro elec­tró­ni­co nos abo­ca a ter­mi­nar le­yen­do li­bros tal y como lee­mos revistas y pe­rió­di­cos: pi­co­tean­do de aquí y de allá.

Y no so­lo cambia nuestra forma de leer li­bros a me­di­da que lee­mos li­bros elec­tró­ni­cos; la tec­no­lo­gía ter­mi­na­rá afec­tan­do al ti­po de li­bros que pu­bli­ca­rán las edi­to­ria­les. Lo re­su­me N. Carr: “Es in­ge­nuo pen­sar que los li­bros no van a cam­biar en sus versiones digitales. […] Y eso ejer­ce­rá pre­sión también sobre los es­cri­to­res. Ya les ocu­rre a los pe­rio­dis­tas con los ti­tu­la­res de las in­for­ma­cio­nes, sus no­ti­cias tie­nen que ser bus­ca­bles, atrac­ti­vas. In­ter­net ha in­flui­do en su forma de ti­tu­lar y también podría cam­biar la forma de es­cri­bir de los es­cri­to­res”.

El lec­tor ca­da vez se hu­ye más de las lec­tu­ras fa­rra­go­sas y apues­ta por la “lec­tu­ra de au­to­bús”. Y los es­cri­to­res y edi­to­res, se­gún Ste­ve John- son, “em­pe­za­rán a preo­cu­par­se por có­mo de­ter­mi­na­das pá­gi­nas o ca­pí­tu­los va­yan a apa­re­cer en los re­sul­ta­dos de Goo­gle, y di­se­ña­rán las secciones es­pe­cí­fi­ca­men­te con la es­pe­ran­za de que atrai­gan esa co­rrien­te cons­tan­te de vi­si­tan­tes lle­ga­dos me­dian­te una bús­que­da. Los pá­rra­fos ini­cia­les lle­va­rán mar­ca­do­res des­crip­ti­vos que orien­ten a los po­ten­cia­les bus­ca­do­res; y se pro­ba­rán dis­tin­tos tí­tu­los de ca­pí­tu­los para de­ter­mi­nar su vi­si­bi­li­dad para las bús­que­das.”

El len­gua­je se ve­rá al­te­ra­do, e in­clu­so de­gra­da­do. El pa­so de la cul­tu­ra oral a la cul­tu­ra es­cri­ta mo­di­fi­có la ma­ne­ra de expresarse. Los au­to­res des­cu­brie­ron a un lec­tor aten­to y com­pro­me­ti­do tan­to in­te­lec­tual como emo­cio­nal­men­te con su tex­to y ex­plo­ra­ron la ri­que­za del len­gua­je, que só­lo po­día asi­mi­lar­se a tra­vés de la página im­pre­sa, hasta que se se­pa­ró to­tal­men­te de la forma de expresarse oral­men­te.

Se­gui­mos acu­mu­lan­do li­bros, qui­zás ya no tan­to en pa­pel como en for­ma­to di­gi­tal. Y en mu­chas oca­sio­nes son li­bros que no lee­mos. Los ja­po­ne­ses tie­nen la palabra tsun­do­ku, que significa “api­lar sin leer” y se refiere a la cos­tum­bre de comprar li­bros y amon­to­nar­los sin leer­los hasta que no tenemos más es­pa­cio en ca­sa. Lo mis­mo se puede apli­car a quienes lle­nan un dis­co ex­terno con li­bros elec­tró­ni­cos: obras ba­ja­das de la red, sobre to­do al­gu­nos clásicos y es­pe­cial­men­te si son gra­tis, que les gus­ta­ría leer pe­ro que saben que nun­ca lee­rán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.