Al pa­re­cer ro­bo de Kim Kar­das­hian fue com­pli­ci­dad de tra­ba­ja­do­res del ho­tel

Su­pues­ta­men­te sa­bían­que la so­cia­lity es­ta­ba sola

Notitarde - - Espectáculos - Mil­dred Acos­ta / Especial

Las fuer­zas de se­gu­ri­dad en­car­ga­das de in­ves­ti­gar el ro­bo que tuvo lu­gar la ma­dru­ga­da del do­min­go al lunes en el lu­jo­so apar­ta­men­to de París don­de se alo­ja­ba Kim Kar­das­hian, sos­pe­chan que los cinco asal­tan­tes ar­ma­dos, que ata­ron y amor­da­za­ron a la estrella an­tes de huir con jo­yas valoradas en va­rios mi­llo­nes de dó­la­res, sa­bían que no es­ta­ría acom­pa­ña­da por sus guar­daes­pal­das esa noche. Se­gún la página web de Uni­vi­sión, ahora las au­to­ri­da­des es­tán in­te­rro­gan­do a va­rias per­so­nas que han for­ma­do parte an­te­rior­men­te del equipo de se­gu­ri­dad de la ce­le­bri­dad y al per­so­nal del ex­clu­si­vo alo­ja­mien­to, además de in­ves­ti­gar el his­to­rial de lla­ma­das te­le­fó­ni­cas de todos ellos, al sos­pe­char que los la­dro­nes con­ta­ban con ayu­da in­ter­na para pla­near el gol­pe y sa­bían que el guar­daes­pal­das ha­bi­tual de Kim se en­con­tra­ba en ese momento es­col­tan­do a sus her­ma­nas Kourt­ney y Kendall. “La po­li­cía francesa sos­pe­cha que los cinco su­pues­tos la­dro­nes es­ta­ban en con­tac­to con su equipo de se­gu­ri­dad y les dieron un so­plo acer­ca de sus pla­nes. Sa­bían que Kim iba a es­tar sola. To­do lo que te­nían que hacer era po­ner­se en con­tac­to con al­guien del ho­tel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.