¿Qué ha­ce­mos con la paz en Co­lom­bia?

Notitarde - - Ciudad - Héc­tor Agüe­ro

El triun­fo del No tan pre­ca­rio co­mo los vo­tos del Sí co­lom­biano, en­gen­dra in­te­rro­gan­tes no tan fá­ci­les de re­sol­ver. La de­re­cha du­ra, re­pre­sen­ta­da por Álvaro Uri­be y ata­ca­da por di­ver­sos flan­cos co­mo corrupción, alian­zas con los pa­ra­cos, fal­sos po­si­ti­vos y par­la­men­ta­rios al mar­gen de la ley, se man­tu­vo du­ran­te es­tos dos úl­ti­mos años a la de­fen­si­va, por no de­cir aco­rra­la­da por su an­ti­guo Mi­nis­tro de la De­fen­sa has­ta que, el hoy pre­si­den­te Juan Ma­nuel San­tos, se le ocu­rrió la idea del ple­bis­ci­to.

La ma­yo­ría nun­ca tie­ne la ra­zón, de­cía Sé­ne­ca, pe­ro, tam­bién hay que to­mar en cuen­ta que, en po­lí­ti­ca, no hay ca­dá­ve­res in­se­pul­tos ni enemi­gos chi­qui­tos. Es­to ex­pli­ca la eu­fo­ria de Uri­be y de los in­con­di­cio­na­les, allá y acá. La gue­rra es un ne­go­cio eco­nó­mi­co y po­lí­ti­co.

Co­lom­bia es una na­ción com­ple­ja. Val­ga de­cir, en­tre otras con­si­de­ra­cio­nes que el sis­te­ma de vo­ta­ción se con­cen­tra en las gran­des ur­bes co­mo Bo­go­tá, Me­de­llín, Ma­ni­za­les, Ca­li, Bu­ca­ra­man­ga, por men­cio­nar al­gu­nas. Mien­tras que, en la cos­ta Atlán­ti­ca, en la Pa­cí­fi­ca, en los lla­nos y en el in­men­so te­rri­to­rio agrí­co­la, no exis­te la tra­di­ción elec­to­ral.

His­tó­ri­ca­men­te, no han po­di­do al­can­zar el 40% del to­tal de los vo­tan­tes. Es de­cir, el 60% de los neo­gra­na­di­nos no vo­ta.

El Sí triun­fo en los De­par­ta­men­tos don­de la in­ten­si­dad del con­flic­to tu­vo ma­yor im­pac­to y ¡Oh! pa­ra­do­ja, el No se im­pu­so en las áreas ur­ba­nas po­co to­ca­das por las gue­rri­llas.

Aun­que San­tos tie­ne po­der le­gal pa­ra im­po­ner su acuer­do ne­go­cia­do en La Ha­ba­na, es­tá ata­do de pies y ma­nos por su an­ti­guo pa­trón, el be­li­cis­ta Uri­be. Son co­mo sia­me­ses, uni­dos inexo­ra­ble­men­te. Cual­quier ju­ga­da de­ses­pe­ra­da de uno pue­de unir al otro, pe­ro quien es­tá a la de­fen­si­va por aho­ra es, Juan Ma­nuel San­tos.

El ul­tra reac­cio­na­rio de Uri­be sa­be que ga­nó es­ta ju­ga­da y ya lan­zó el pri­mer desafío: am­nis­tía ple­na pa­ra to­dos los com­ba­tien­tes ra­sos de las FARC y, ce­ro to­le­ran­cia pa­ra la cú­pu­la de las gue­rri­llas. Y de pa­so re­ga­ñó a Ma­cri por ha­ber ido a Car­ta­ge­na.

Aún es tem­prano pa­ra un diag­nós­ti­co en pro­fun­di­dad, pe­ro que­da co­mo cier­to que, el pro­pó­si­to de la de­re­cha ran­cia, ca­cha­ca y con­ti­nen­tal es pre­ten­der bo­rrar el li­de­raz­go de las gue­rri­llas, anu­lar­los po­lí­ti­ca­men­te, des­ban­dar a los cua­dros me­dios y a los com­ba­tien­tes.

En es­ta ta­rea, Uri­be uti­li­za co­mo mu­cha­cho de man­da­do al inefa­ble ex­pre­si­den­te Pas­tra­na y lo en­car­ga de los men­sa­jes, o me­jor di­cho exi­gen­cias, que el lla­ma­do pa­ci­fi­ca­dor ha­ce lle­gar al Pre­si­den­te San­tos.

Me pre­gun­to, sino es­ta­mos an­te una re­pe­ti­ción más su­til, por su­pues­to, del ex­ter­mi­nio de la Unión Pa­trió­ti­ca. El tiem­po lo di­rá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.