Bla-bla-bla

Notitarde - - Ciudad - Max Ma­cias Has­ta el pró­xi­mo vier­nes.

Le­yen­do las in­for­ma­cio­nes “tre­men­dis­tas” del go­bierno cuan­do anun­cia la cons­truc­ción de mi­llo­nes de vi­vien­das pa­ra la po­bla­ción, no ha­go más que reír­me de las “lo­cu­ras” po­pu­lis­tas del ré­gi­men. Ma­ni­pu­lan a la po­bla­ción con es­ta ofer­ta en­ga­ño­sa, bur­lán­do­se de las ne­ce­si­da­des de un pue­blo que al­gu­na vez cre­yó en sus can­tos de si­re­nas, que sue­ña con una ca­si­ta mo­des­ta con ser­vi­cios bá­si­cos, ur­ba­ni­za­cio­nes pla­ni­fi­ca­das pa­ra el desa­rro­llo de los gru­pos hu­ma­nos, con es­cue­las, áreas de­por­ti­vas, so­cia­les, cul­tu­ra­les y de sa­lud. Eso, lo me­re­ce la po­bla­ción.

Han pa­sa­do die­ci­sie­te lar­gos años sin que “el pro­ce­so” le die­se res­pues­ta a las ne­ce­si­da­des de la po­bla­ción de vi­vien­da, edu­ca­ción, sa­lud y tra­ba­jo bien re­mu­ne­ra­do que ga­ran­ti­ce ca­li­dad de vi­da.

En es­ta fies­ta de em­bus­tes, que oja­lá hu­bie­sen si­do cier­tas, no se di­ce có­mo se van a cons­truir las vi­vien­das, ac­ti­vi­dad que cons­ti­tui­ría el mo­tor de arran­que pa­ra ac­ti­var la eco­no­mía na­cio­nal, la cual re­quie­re de un pro­gra­ma se­rio don­de par­ti­ci­pen to­dos los fac­to­res que con­for­man la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca, tan­to pú­bli­co co­mo el sec­tor pri­va­do.

Sa­be­mos que la con­no­ta­ción po­lí­ti­ca del Go­bierno Na­cio­nal es con­tra­ria al desa­rro­llo del sec­tor pri­va­do, se bus­ca aca­bar con el im­pul­so de ese sec­tor, que real­men­te sa­be desa­rro­llar pla­nes ha­bi­ta­cio­na­les. Fren­te a es­ta reali­dad, me pre­gun­té ¿Có­mo han he­cho otros paí­ses pa­ra desa­rro­llar­se en es­te sen­ti­do?

La obra “Eco­no­mía So­cial de Mer­ca­do”, edi­ta­do por la Uni­ver­si­dad Mi­guel de Cer­van­tes, Santiago de Chi­le, se ha­ce un análisis de­ta­lla­do de los prin­ci­pios que ri­gen es­ta tesis eco­nó­mi­ca.

Co­men­ce­mos di­cien­do que la Eco­no­mía So­cial de Mer­ca­do fue el mo­de­lo desa­rro­lla­do en tiem­po de post­gue­rra por la Re­pú­bli­ca Fe­de­ral Ale­ma­na, im­ple­men­ta­da por el de­mo­cra­ta­cris­tiano Lud­wig Er­hard, Mi­nis­tro de Eco­no­mía ba­jo la can­ci­lle­ría de Kon­rad Ade­nauer. El éxi­to fue tan­to, que lo­gró desa­rro­llar a Ale­ma­nia en bre­ve tiem­po.

OjO pe­la’o. Bas­ta de bla­bla-bla. So­ñe­mos con un nue­vo país desa­rro­lla­do. Nos ve­mos el 26, 27 y 28 de oc­tu­bre. ¿Un re­to?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.