La vic­to­ria es­tá en la ca­lle

Ha­bla la Con­cien­cia

Notitarde - - Ciudad - Luis Garrido luir­garr@hot­mail.com

La ex­pe­rien­cia es el es­pe­jo don­de más cla­ro nos po­de­mos ver el ros­tro. Muy ca­ra pa­ga­mos la no par­ti­ci­pa­ción en las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias del 2005; con un ver­gon­zo­so y es­ca­so 10% de vo­tos, el cha­vis­mo con­tro­ló la to­ta­li­dad del Par­la­men­to: tor­pe aquel que tro­pie­za dos ve­ces con la mis­ma pie­dra. La MUD no pue­de ser el es­ce­na­rio de un tor­neo de ideas don­de se im­pon­ga la que más bri­lle; par­ta­mos de una reali­dad. La di­ri­gen­cia ofi­cia­lis­ta ins­pi­ra­da en su vo­ca­ción gol­pis­ta, más la su­mi­sión de las cua­tro rec­to­ras, los ho­no­ra­bles ma­gis­tra­dos y un sec­tor mi­li­tar abier­ta­men­te iden­ti­fi­ca­do en la lí­nea gu­ber­na­men­tal, se ha ido por la ca­lle del me­dio pi­so­tean­do la Cons­ti­tu­ción.

No hay que bus­car­le más pa­tas a la me­sa, el go­bierno en la voz de sus rec­to­ras se pro­nun­ció con to­do un en­tra­ma­do de di­fi­cul­ta­des, que en su con­te­ni­do en­cie­rra la tram­pa del re­cha­zo; por lo tan­to, e in­ter­pre­tan­do la voz del pue­blo, nos co­rres­pon­de to­mar la ca­lle pa­ra ha­cer va­ler la ley. El ré­gi­men co­mu­nis­ta es­tá muy cla­ro cuan­do en abier­ta ac­ti­tud y arro­gan­cia dic­ta­to­rial nie­ga el re­vo­ca­to­rio; es­to nos obli­ga a en­fren­tar­lo con ac­cio­nes pa­cí­fi­cas pe­ro con­tun­den­tes has­ta lo­grar la res­ti­tu­ción del hi­lo cons­ti­tu­cio­nal.

Ha­cer va­ler los de­re­chos con­tem­pla­dos en la Cons­ti­tu­ción no pue­de ser un sim­ple re­cla­mo ori­gi­na­do por las tram­pas; el nú­me­ro de má­qui­nas, la dis­tri­bu­ción, la li­mi­ta­ción del tiem­po y la ju­ris­dic­ción es­ta­dal tie­ne una in­ten­ción de gue­rra, lo que in­di­ca que la dis­cu­sión es de ca­lle y de al­ta pre­sión in­ter­na­cio­nal. Te­ne­mos que con­ver­tir la re­co­lec­ción de fir­mas en un gran mo­vi­mien­to so­cial, cu­ya pre­sión re­gis­tre las di­men­sio­nes del re­cha­zo po­pu­lar en ra­zón del can­san­cio fren­te a un ré­gi­men que ac­túa fue­ra del ca­mino de­mo­crá­ti­co.

No es­pe­re­mos cam­bios de ac­ti­tud. Or­ga­ni­cé­mo­nos pa­ra las ac­cio­nes ve­ni­de­ras; los sin­di­ca­tos, trans­por­tis­tas, di­ri­gen­tes co­mu­na­les, uni­ver­si­ta­rios, co­mer­cian­tes y to­da la so­cie­dad ci­vil. Res­pon­dien­do a los lla­ma­dos hay que to­mar las ca­lles ma­si­va­men­te, pe­ro so­bre to­do en los días 26, 27 y 28 de oc­tu­bre pa­ra co­lap­sar los cen­tros de vo­ta­ción has­ta lo­grar una vo­ta­ción muy su­pe­rior a la re­que­ri­da. Las con­di­cio­nes im­pues­tas por el go­bierno no nos ha­rán re­tro­ce­der. Las dic­ta­du­ras con sus en­car­ce­la­mien­tos, sus ar­mas y ru­dos pro­ce­di­mien­tos se de­rrum­ban; la de Ma­du­ro no se­rá la ex­cep­ción. Ellos pu­sie­ron las fe­chas con su car­ga de obs­tácu­los y el pue­blo pon­drá los vo­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.