Fa­mi­lia­res de los in­ter­nos de Po­li-Na­gua­na­gua pro­tes­ta­ron

Re­cha­zan vio­la­ción de los De­re­chos Hu­ma­nos de los de­te­ni­dos

Notitarde - - Sucesos -

Na­gua­na­gua, oc­tu­bre 7 (Kat­he­ri­ne Os­pino Or­tiz).- Fa­mi­lia­res de los in­ter­nos de la Po­li­cía Mu­ni­ci­pal de Na­gua­na­gua, pro­tes­ta­ron pa­ra exi­gir que ce­sen los mal­tra­tos contra los de­te­ni­dos y re­cha­zar la vin­cu­la­ción que quie­ren ha­cer­les con la muer­te de un jo­ven, ocu­rri­da la ma­dru­ga­da de ayer.

Ase­gu­ra­ron que el jo­ven iden­ti­fi­ca­do co­mo Car­los Oje­da Oje­da, de unos 18 años, se ahor­có en la cel­da don­de se en­con­tra­ba, de­bi­do a que era de con­di­ción es­pe­cial y su es­ta­do de sa­lud no era bueno.

Mien­tras que Car­los Al­ber­to Mendoza Zer­pa, de 19 años, fue he­ri­do de ba­la en una pier­na y gol­pea­do por los po­li­cías, cuan­do su­pues­ta­men­te in­ten­tó fu­gar­se del co­man­do.

Mar­be­lis Gó­mez, de­nun­ció que la no­che del jue­ves, los fa­mi­lia­res fue­ron víc­ti­mas de mal­tra­to por par­te de los fun­cio­na­rios, pues ale­ga­ron que se ha­bía re­gis­tra­do la fu­ga de uno de los de­te­ni­dos.

“Es­tá­ba­mos aquí es­pe­ran­do pa­ra en­tre­gar la co­mi­da que no que­rían re­ci­bir­nos y lue­go los fun­cio­na­rios arre­me­tie­ron contra no­so­tros, cuan­do con­tro­la­ban la pre­sun­ta fu­ga”, sen­ten­ció.

Ya­nos­ki Re­yes, in­di­có que ade­más de los mal­tra­tos y la vio­la­ción de los de­re­chos hu­ma­nos a la que so­me­ten a los de­te­ni­dos, los fun­cio­na­rios quie­ren res­pon­sa­bi­li­zar­los por el sui­ci­dio de Car­los Oje­da.

“Les quie­ren acha­car la muer­te de ese jo­ven y mu­chos de ellos es- tán allí por­que los po­li­cías los han sem­bra­do”, re­sal­tó Yas­di­leth Pe­ña.

Ver­sión po­li­cial del ca­so

A tra­vés de un bo­le­tín de pren­sas, el di­rec­tor de la PM, co­mi­sa­rio Ale­xan­der Már­quez, ofre­ció la ver­sión ofi­cial del ca­so.

“Car­los Oje­da Oje­da, un pe­li­gro­so vio­la­dor per­te­ne­cien­te a la “Ban­da del Pio­jo” que man­te­nía azo­ta­da a la po­bla­ción de Trin­che­ras, La En­tra­da y sus al­re­de­do­res, fue ase­si­na­do por sus com­pa­ñe­ros de cel­da den­tro del Co­man­do de la Po­li­cía de Na­gua­na­gua, pre­sun­ta­men­te por el con­trol del li­mi­ta­do es­pa­cio del ca­la­bo­zo”, pre­ci­só.

En cuan­to a Car­los Mendoza, in­di­có que ma­ni­fes­tó sen­tir­se mal y so­li­ci­tó ayu­da mé­di­ca, si­tua­ción que apro­ve­chó pa­ra es­ca­bu­llir­se.

Fa­mi­lia­res de los de­te­ni­dos en se­de de la Po­li-Na­gua­na­gua exi­gen a las au­to­ri­da­des “ce­sen los mal­tra­tos contra quie­nes es­tán ahí re­clui­dos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.