El que sa­na es Dios

Notitarde - - Opinion - Isa­bel Vidal de Ten­rei­ro www.bue­na­nue­va.net

Y Dios pue­de sa­nar de mu­chas ma­ne­ras. La Sa­gra­da Es­cri­tu­ra con fre­cuen­cia nos na­rra sa­na­cio­nes, la gran ma­yo­ría rea­li­za­das di­rec­ta­men­te por Je­su­cris­to, pe­ro tam­bién al­gu­nas rea­li­za­das a tra­vés de sus Após­to­les. Y des­de el An­ti­guo Testamento po­de­mos con­se­guir al­gu­nas.

Una de és­tas es la sa­na­ción de un le­pro­so lla­ma­do Naa­mán. “Su car­ne que­dó lim­pia co­mo la de un

ni­ño” (cf. 2Re 5, 14-17). En es­te ca­so ve­mos a Dios sa­nan­do a una so­la per­so­na a tra­vés de un ins­tru­men­to su­yo (el Pro­fe­ta Eli­seo), sin si­quie­ra es­tar és­te pre­sen­te, con unas ins­truc­cio­nes muy pre­ci­sas (ba­ñar­se 7 ve­ces en un río).

A ve­ces se han da­do sa­na­cio­nes co­lec­ti­vas. Tal es el ca­so de la sa­na­ción de diez le­pro­sos, he­cha di­rec­ta­men­te por Dios (por Je­su­cris­to), sin es­tar El pre­sen­te, pues esa sa­na­ción se su­ce­dió mien­tras los le­pro­sos iban -por ins­truc­cio­nes del mis­mo Je­su­cris­to- a pre­sen­tar­se a los sa­cer­do­tes, quie­nes –de acuer­do a la ley ju­día- de­bían ra­ti­fi­car la cu­ra­ción ( cf. Lc. 17, 11-19).

Otras ve­ces Je­su­cris­to sa­nó uti­li­zan­do una sus­tan­cia, co­mo fue el

ca­so del ba­rro usa­do pa­ra un­tar los ojos de un cie­go. Otras ve­ces sa­nó dan­do una or­den: “Le­ván­ta­te, to

ma tu camilla y an­da”, le di­jo a un pa­ra­lí­ti­co. O tam­bién co­mo al cria­do del Ofi­cial ro­mano, a quien sa­nó sin si­quie­ra ir has­ta don­de es­ta­ba el en­fer­mo. O co­mo a la he­mo­rroí­sa a quien sa­nó al ella to­car el man­to de Je­sús. Otras ve­ces -co­mo de­cía­mos al prin­ci­pio- fue­ron los Após­to­les los ins­tru­men­tos que el Se­ñor usó pa­ra sa­nar.

Sea cual fue­re el ins­tru­men­to fí­si­co o hu­mano que apa­rez­ca en una sa­na­ción, es Dios Quien sa­na. Y Dios sa­na a quién quie­re, dón­de quie­re, cuán­do quie­re y có­mo quie­re... por­que Dios es so­be­rano. Es de­cir: Dios es due­ño de nues­tra vi­da y de nues­tra sa­lud. Y nues­tra Fe con­sis­te, no só­lo en creer que Dios pue­de sa­nar­nos, sino tam­bién en acep­tar que El es so­be­rano pa­ra sa­nar­nos o no y pa­ra es­co­ger el lu­gar, la for­ma, el me­dio y el mo­men­to en que nos sa­na­rá.

Dios si­gue ha­cien­do mi­la­gros hoy día. Pa­ra ca­da ca­no­ni­za­ción la Igle­sia Ca­tó­li­ca re­quie­re de un mi­la­gro com­pro­ba­do. Pa­ra nom­brar só­lo un ca­so: en el pro­ce­so de bea­ti­fi­ca­ción de la Ma­dre Te­re­sa de Cal­cu­ta, se dio a co­no­cer un mi­la­gro im­pre­sio­nan­te, no só­lo por la gra­ve­dad de la en­fer­ma, sino por­que la cu­ra­ción tu­vo lu- gar en un asi­lo de las Mi­sio­ne­ras de la Ca­ri­dad, con­gre­ga­ción fun­da­da por ella, su­ce­dió el día aniver­sa­rio de su muer­te, es de­cir de su lle­ga­da al Cie­lo, y, adi­cio­nal­men­te, ha­bién­do­se­le co­lo­ca­do a la pa­cien­te un es­ca­pu­la­rio que ha­bía es­ta­do en con­tac­to con el cuer­po de Te­re­sa de Cal­cu­ta, ca­no­ni­za­da en Sep­tiem­bre 2016.

El Se­ñor sa­na y si­gue sa­nan­do: sa­na cuer­pos y sa­na al­mas. No im­por­ta el me­dio que use: pue­de ha­cer­lo di­rec­ta­men­te o a tra­vés de un ins­tru­men­to es­co­gi­do por El... in­clu­si­ve a tra­vés de mé­di­cos y me­di­ci­nas. Pe­ro su­ce­de que la ma­yo­ría de los mé­di­cos creen que ellos son los que sa­nan, sin dar­se cuen­ta que tam­bién ellos son ins­tru­men­tos de Dios, pues si Dios, que es so­be­rano, no lo qui­sie­ra, tam­po­co se sa­na­rían sus pa­cien­tes.

Quien sa­na es Dios. Y si al­gún en­fer­mo sa­na a tra­vés de al­gu­na per­so­na, es por­que Dios ha ac­tua­do.

Je­su­cris­to sa­nó di­rec­ta­men­te y reali­zó to­da cla­se de mi­la­gros, no só­lo de sa­na­cio­nes, sino de re­vi-vi­fi­ca­cio­nes, que son ma­ni­fes­ta­cio­nes más ex­tra­or­di­na­rias aún que las cu­ra­cio­nes. Y, ade­más, reali­zó el más gran­de de los mi­la­gros: su pro­pia Re­su­rrec­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.