La lec­tu­ra, ventana ha­cia la li­ber­tad

Notitarde - - Entrevista - Va­nes­sa Ca­rre­ño Ro­jas

Via­jar con el pen­sa­mien­to, trans­por­tar­se a lu­ga­res nun­ca an­tes vis­tos, si­tios des­co­no­ci­dos, reír, llo­rar, gri­tar… To­do es­to y, mu­cho más, es lo que ca­da ser hu­mano pue­de ex­pe­ri­men­tar al leer un li­bro y, es que, al de­gus­tar­lo, el hom­bre se sien­te li­bre.

“Li­ber­tad”, eso -ade­más de pla­cer- es lo que pre­ci­sa­men­te pro­du­ce la lec­tu­ra, pues “brin­da la po­si­bi­li­dad de sa­lir aun­que no te mue­vas de tu lu­gar”.

Por lo me­nos eso es lo que con­si­de­ra Ro­sa Ma­ría To­var, pre­si­den­ta del Co­mi­té Or­ga­ni­za­dor de la 17° Fe­ria In­ter­na­cio­nal del Li­bro de la Uni­ver­si­dad de Ca­ra­bo­bo (Fi­luc 2016), quien du­ran­te el Desa­yuno en la Re­dac­ción de es­ta se­ma­na, re­sal­tó que la lec­tu­ra “per­mi­te cons­truir un sig­ni­fi­ca­do y, dar­le sig­ni­fi­ca­do a nues­tro mun­do”.

To­var cree que, en la me­di­da en que se lo­gra que las per­so­nas dis­fru­ten de un li­bro y lo com­par­tan, se con­tri­bui­rá con la cons­truc­ción de ciu­da­da­nía. “No­so­tros aho­ri­ta te­ne­mos se­rias di­fi­cul­ta­des co­mo so­cie­dad y la lec­tu­ra es uno de esos es­pa­cios que per­mi­ten el re­en­cuen­tro (…) es co­mo abrir ven­ta­nas y, jus­ta­men­te cuan­do no­so­tros te­ne­mos di­fi­cul­ta­des es cuan­do más un li­bro nos per­mi­te pro­yec­tar­nos más allá de las fron­te­ras que te­ne­mos”.

Pa­ra es­ta aman­te de los tex­tos, “una per­so­na que lee, es una per­so­na que rom­pe sus pro­pios mu­ros y sus pro­pias pa­re­des”. Y es que, - apun­ta- no hay na­da me­jor “que ha­blar de li­bros, com­par­tir­los (…), por­que en un li­bro hay to­das las in­ter­pre­ta­cio­nes po­si­bles”.

Aho­ra, des­co­no­cer la im­por­tan­cia que tie­ne la lec­tu­ra en el cre­ci­mien­to de ca­da in­di­vi­duo no so­lo a ni­vel pro­fe­sio­nal, sino tam­bién per­so­nal, se­ría un cra­so

error y, así lo ha­ce sa­ber con fir­me­za la rec­to­ra de la UC, Jessy Di­vo de Ro­me­ro, quien du­ran­te el en­cuen­tro con los di­rec­ti­vos y pe­rio­dis­tas de Notitarde des­ta­có que el li­bro “trans­mi­te cre­ci­mien­to hu­mano”.

Y es que pa­ra Di­vo, leer un li­bro, ade­más de de­lei­tar­la, le per- mi­te ubi­car­se en cual­quier lu­gar del mun­do. Ella des­cri­be que “a tra­vés de la lec­tu­ra pue­des real­men­te sen­tir y co­no­cer lu­ga­res que a lo me­jor nun­ca po­drás real­men­te co­no­cer, pe­ro con la lec­tu­ra te trans­por­tas y so­bre to­do te abs­traes (…); un li­bro es la úni­ca he­rra­mien­ta ca­paz de abs­traer­te y ubi­car­te don­de tú quie­ras es­tar”.

Y eso es li­ber­tad -opi­na la Rec­to­ra- quien ade­más de des­ta­car el cú­mu­lo de sen­sa­cio­nes gra­ti­fi­can­tes que ge­ne­ra la lec­tu­ra, des­cri­be lo “ma­ra­vi­llo­so” que es po­der ca­mi­nar por pa­si­llos ple­ga­dos de ex­hi­bi­cio­nes li­te­ra­rias en las que los aman­tes de los tex­tos pue­den dis­fru­tar pal­par, oler y leer un buen li­bro.

Eso es Fi­luc -in­fie­re Di­vo­quien de­fi­ne la fiesta de la tin­ta y el pa­pel de la Uni­ver­si­dad de Ca­ra­bo­bo co­mo “un pa­raí­so de li­ber­tad”, don­de las per­so­nas pue­den es­co­ger qué leer y qué com­prar, “por­que tú es­tás allí, pe­ro al mis­mo tiem­po es­tás en mu­chos lu­ga­res”; ade­más -agre­ga- es una experiencia úni­ca, trans­for­ma­do­ra y re­no­va­do­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.