Uribe: Emo­cio­nó y con­ven­ció

La po­lí­ti­ca es así

Notitarde - - Opinión - Nel­son Acos­ta Es­pi­no­za

Bien, ami­gos lec­to­res, voy a de­di­car es­ta co­lum­na a ex­pre­sar al­gu­nas re­fle­xio­nes ins­pi­ra­das en el pro­ce­so de ne­go­cia­ción de la paz vi­vi­do en la re­pú­bli­ca de Co­lom­bia. Es­pe­ro dis­cul­pen el tono un tan­to abs­trac­to y teó­ri­co. Me pa­re­ce in­dis­pen­sa­ble. Des­pués de to­do, es­te ejer­ci­cio pue­de ser útil pa­ra ex­traer al­gu­nas con­clu­sio­nes per­ti­nen­tes al es­tu­dio de nues­tra par­ti­cu­lar co­yun­tu­ra po­lí­ti­ca.

Ini­cie­mos es­ta bre­ve es­pe­cu­la­ción es­ta­ble­cien­do dis­tan­cias en­tre las di­men­sio­nes de lo po­lí­ti­co y la po­lí­ti­ca. Pien­so que es­ta con­cep­tua­li­za­ción es ne­ce­sa­ria en or­den de des­ci­frar apro­pia­da­men­te acon­te­ci­mien­tos pú­bli­cos, no tan so­lo en el país her­mano, sino en otros es­ce­na­rios dis­tin­tos del Co­lom­biano.

En for­ma bre­ve, po­de­mos asu­mir lo po­lí­ti­co co­mo la di­men­sión de los an­ta­go­nis­mos y con­flic­tos. Y, la po­lí­ti­ca, co­mo el con­jun­to de prác­ti­cas a tra­vés de las cua­les se do­me­ñan la con­flic­ti­vi­dad que se de­ri­va del es­ce­na­rio de lo po­lí­ti­co. La po­lí­ti­ca, en­ton­ces, es con­sus­tan­cial con el mo­do de vi­da de­mo­crá­ti­co. Su fun­cio­na­li­dad es vis­ta co­mo la ga­ran­tía de pro­por­cio­nar res­pues­tas cí­vi­cas a los con­tra­tiem­pos que ema­nan y crean con­tra­rie­da­des en la di­men­sión de lo po­lí­ti­co.

Las ne­go­cia­cio­nes pa­ra ob­te­ner la paz y la ce­sa­ción del con­flic­to ar­ma­do co­lom­biano es un cla­ro ejem­plo de la in­ter­ven­ción po­lí­ti­ca. Sin em­bar­go, pa­ra que es­ta me­dia­ción al­can­za­ra éxito era ne­ce­sa­ria re­fren­dar­la con la apro­ba­ción ciu­da­da­na. Con el con­sen­ti­mien­to de la po­lis. In­ter­ven­ción, des­de lue­go, pre­via a la apro­ba- ción de los acuer­dos y, no co­mo se lle­vó a ca­bo, pos­te­rior al vis­to bueno de la cla­se po­lí­ti­ca. Aquies­cen­cia que no con­ta­ba, co­mo se pu­do com­pro­bar con el referéndum, con la apro­ba­ción ma­yo­ri­ta­ria de la po­bla­ción. En otras pa­la­bras, fa­lló la di­men­sión po­lí­ti­ca o, por lo me­nos, se im­pu­so una vi­sión es­tre­cha y triun­fa­lis­ta que im­pi­dió apre­ciar la im­por­tan­cia de la apro­ba­ción ciu­da­da­na.

Otra de la de­bi­li­dad que su­ma en el fra­ca­so ple­bis­ci­ta­rio del “SI” fue su na­rra­ti­va. El pre­si­den­te San­tos apos­tó por un re­la­to de ses­go ra­cio­nal y ale­ja­do de in­ci­ta­cio­nes de na­tu­ra­le­za emo­ti­va y mo­ral. Sus ar­gu­men­tos a fa­vor de la apro­ba­ción de los acuer­dos con la FARC fue­ron de una ex­ce­si­va ra­cio­na­li­dad: “si vo­tas por el “SÍ”, ven­drán más in­ver­sio­nes, ten­drás más em­pleo, ha­brá más re­cur­sos pa­ra edu­ca­ción, ha­brá más desa­rro­llo pa­ra el campo”. En fin, una apues­ta ce­re­bral ale­ja­da de las pa­sio­nes y de la di­men­sión mo­ral im­plí­ci­ta en un con­flic­to co­mo el que han su­fri­do los co­lom­bia­nos por ca­si me­dio si­glo.

El pre­si­den­te San­tos ob­vio el “efec­to de los afec­tos” en la vi­da po­lí­ti­ca. En otras pa­la­bras, no com­pren­dió que la cau­sa del desafec­to ha­cia la de­mo­cra­cia, hoy día, pue­de bien atri­buir­se a una so­bre­va­lo­ra­ción del acuer­do ra­cio­nal. O, en otros tér­mi­nos, a una con­cep­ción desapa­sio­na­da de la po­lí­ti­ca.

El ex pre­si­den­te Ál­va­ro Uribe, por el con­tra­rio, lo­gró en­mar­car la de­ci­sión del “NO” de for­ma emo­cio­nal y mo­ral: ¿es jus­to que quie­nes han ma­ta­do, vio­la­do, mu­ti­la­do, se­cues­tra­do y da­ña­do a tan­ta gen­te inocen­te re­ci­ban aho­ra in­dul­to, po­der po­lí­ti­co, es­ca­ños en el Con­gre­so y di­ne­ro del pueblo? Emo­cio­nó y lo­gró con­ven­cer a una ma­yo­ría de la po­bla­ción. Ven­dió la idea que vo­tar era el me­dio pa­ra fre­nar gra­ves in­jus­ti­cias en el pre­sen­te. Y, des­de lue­go, más per­ti­nen­te que unas su­pues­tas “in­ver­sio­nes y di­ne­ro en el fu­tu­ro”.

Es­ta experiencia tie­ne im­por­tan­cia pa­ra nues­tro país. Es­ta­mos en­fras­ca­dos en un con­flic­to po­lí­ti­co. A cor­to pla­zo, la so­lu­ción po­lí­ti­ca del mis­mo, es el referéndum re­vo­ca­to­rio. Es in­dis­pen­sa­ble, en­ton­ces, lle­gar a la to­ta­li­dad de la po­bla­ción con ar­gu­men­tos de ín­do­le mo­ral y emo­cio­nal. Emo­cio­nes que so­li­di­fi­quen las ex­pli­ca­cio­nes de na­tu­ra­le­za ra­cio­nal. En otras pa­la­bras, la si­tua­ción eco­nó­mi­ca por sí mis­ma no pro­por­cio­na ar­gu­men­tos su­fi­cien­tes. Se re­quie­re la in­ter­ven­ción po­lí­ti­ca. Es in­dis­pen­sa­ble la cons­truc­ción de una na­rra­ti­va que emo­cio­ne a la to­ta­li­dad de la po­bla­ción y la pre­pa­re pa­ra ba­ta­llas fu­tu­ras.

Hay que emo­cio­nar, en­ton­ces, pa­ra con­ven­cer.

Sin du­das, la po­lí­ti­ca es así.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.