¡Va­mos por el res­to!

Va­len­cia en le­tras

Notitarde - - Opinión - Gladys Va­len­tí­ner Pa­ciano Pa­drón *Abo­ga­da gladys­va­len­ti­ner@gmail.com @gva­len­ti­ner

“Que re­cuer­den que los pue­blos es­tán vi­vos, aun cuan­do a ve­ces guar­den si­len­cio. Que ten­gan en cuen­ta que cuan­do un pueblo de­ci­de cam­biar, na­da lo de­tie­ne. Hay un día tras otro.”

Pa­re­cie­ra que Dios ha dis­pues­to que a los ve­ne­zo­la­nos nos cues­te más que a otros recuperar las co­sas; por ello, la experiencia nos obli­ga a cui­dar con es­me­ro lo que te­ne­mos.

Ha­go es­ta re­fle­xión pen­san­do en los sa­cri­fi­cios que la so­cie­dad ve­ne­zo­la­na ha he­cho pa­ra lle­gar a don­de he­mos lle­ga­do en nues­tra lu­cha por recuperar la de­mo­cra­cia. Pe­ro al mis­mo tiem­po re­fle­xiono, en re­la­ción al cos­to que co­mo so­cie­dad he­mos de­bi­do pa­gar.

Las ex­pe­rien­cias de Pa­ra­guay, Uru­guay, Ar­gen­ti­na, Pe­rú y Bra­sil, que vie­nen de­rro­tan­do sus par­ti­cu­la­res ver­sio­nes del cha­vis­mo sin un cos­to de muer­tes; o la experiencia de Co­lom­bia, di­cién­do­le NO a un tra­ta­do de Paz que les da a los nar­co­gue­rri­lle­ros de las FARC to­das las ven­ta­jas de la de­mo­cra­cia y nin­gu­na res­pon­sa­bi­li­dad por sus mi­les de de­li­tos, nos in­di­can que si hay es­pe­ran­za.

A Fer­nan­do Lu­go, el Con­gre­so pa­ra­gua­yo lo sa­có de la presidencia. Una co­rrien­te mo­de­ra­da que no co­mul­ga con el so­cia­lis­mo go­bier­na Uru­guay. El so­cia­lis­mo ar­gen­tino fue de­rro­ta­do en las ur­nas y en­fren­ta car­gos por co­rrup­ción. El pe­ruano fue des­alo­ja­do del po­der y la es­po­sa del ex­pre­si­den­te Hu­ma­la en­fren­ta car­gos por la­va­do de di­ne­ro. La pre­si­den­ta de Bra­sil fue ex­pul­sa­da del go­bierno por el Con­gre­so de su país y el ex­pre­si­den­te que la lle­vó al po­der irá a jui­cio por co­rrup­ción, al igual que ya fue­ron juz­ga­dos sus so­cios fi­nan­cis­tas. Y ni ha­blar del de­ba­cle elec­to­ral que la se­ma­na pa­sa­da su­frió el Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res. To­dos sin ex­cep­ción del más cer­cano en­torno del di­fun­to y de su su­ce­sor.

Aho­ra nos to­ca a los ve­ne­zo­la­nos echar el res­to. To­dos los de­mó­cra­tas del con­ti­nen­te han ex­pul­sa­do al cha­vis­mo del po­der, y és­te, arrin­co­na­do en su país de ori­gen, se atrin­che­ra en las des­com­pues­tas ins­ti­tu­cio­nes que lo sos­tie­nen; des­de allí re­sis­te la he­roi­ca em­bes­ti­da del pueblo de­mo­crá­ti­co.

A los ve­ne­zo­la­nos nun­ca nos que­dó gran­de nin­gu­na ta­rea his­tó­ri­ca. ¡Y és­ta no se­rá la ex­cep­ción! Ven­ci­mos to­dos los obs­tácu­los que nos pu­sie­ron en la ru­ta del 6 de di­ciem­bre. Ven­ci­mos los que nos pu- sie­ron en la ru­ta de 1%, y los obli­ga­mos a acep­tar la ac­ti­va­ción del pro­ce­so pa­ra el Referéndum Re­vo­ca­to­rio. Tam­bién ven­ci­mos to­dos los obs­tácu­los que nos pu­sie­ron pa­ra evi­tar la To­ma de Ca­ra­cas, y el 1º de sep­tiem­bre le mos­tra­mos al mun­do que so­mos la nue­va ma­yo­ría y que va­mos a im­po­ner un Cam­bio.

Las con­di­cio­nes im­pues­tas por las rec­to­ras del CNE pa­ra la re­co­lec­ción del 20% de las fir­mas son ile­ga­les. Pe­ro igual las vol­ve­re­mos a ven­cer. So­mos mi­llo­nes de vo­lun­ta­des que que­re­mos un Cam­bio, pe­ro que­rer no bas­ta. To­dos los ciu­da­da­nos de­be­mos in­cor­po­rar­nos al co­man­do de vo­lun­ta­rios que ten­ga­mos más cer­ca de nues­tra re­si­den­cia y ac­ti­var­nos. De­be­mos ha­cer las ta­reas de­mo­crá­ti­cas to­dos los días. Es una ho­ra de­ci­si­va y to­dos sin ex­cep­ción so­mos pro­ta­go­nis­tas. Los par­ti­dos po­lí­ti­cos es­tán ha­cien­do su par­te; pe­ro es­ta es la ho­ra es­te­lar de la so­cie­dad ci­vil, de los jó­ve­nes, de las mujeres…

De nues­tra par­te, co­mo mujeres com­pro­me­ti­das con la de­mo­cra­cia, he­mos ce­rra­do fi­las en nues­tro Mo­vi­mien­to Mujeres por el Cam­bio. Des­de allí, des­de esa mu­ra­lla, con­vo­ca­mos a to­das las mujeres de Ca­ra­bo­bo a ¡ir por el res­to!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.