En de­fen­sa del diá­lo­go

Notitarde - - Tangente - Nel­son Suá­rez

Ya se hi­zo ofi­cial, el go­bierno y la MUD han re­co­no­ci­do pú­bli­ca­men­te los en­cuen­tros que rea­li­za­ron a “la chi­ta ca­llan­do”, es de­cir, co­mo lo ha­cen los po­lí­ti­cos se­rios, sin mu­cha al­ha­ra­ca y mos­tran­do re­sul­ta­dos com­pro­ba­bles: se reunie­ron dos ve­ces. En­tien­do que el ca­mino del diá­lo­go es­tá lleno de obs­tácu­los for­mi­da­bles, sin em­bar­go, al pa­re­cer, la di­men­sión de la cri­sis obli­ga a go­bierno y opo­si­ción a sen­tar­se con dis­po­si­ción de cons­truir acuer­dos con­sen­sua­dos pa­ra aten­der­la. Se­gún el Al­cal­de de Ca­ra­cas, jun­to a él par­ti­ci­pa­ron Elías Jaua, Delcy Ro­drí­guez y Roy Cha­der­ton. Por la MUD es­tu­vie­ron Freddy Gue­va­ra, Car­los Oca­riz, Luis Aqui­les y En­ri­que Már­quez, se­gún de­cla­ró Chúo To­rreal­ba. Es­ta de­cla­ra­ción ofi­cial del ini­cio del diá­lo­go po­lí­ti­co sor­pren­dió a más de uno por­que na­die se lo es­pe­ra­ba en me­dio de un re­cru­de­ci­mien­to de la pre­sión po­lí­ti­ca del go­bierno so­bre los sec­to­res más ra­di­ca­les de la MUD, léa­se Vo­lun­tad Po­pu­lar que ha mos­tra­do su ta­lan­te vio­len­to en mu­chas oca­sio­nes. Su­ce­de tam­bién des­pués de que el Pa­pa Fran­cis­co con­fir­ma –en car­ta a Una­sur-- su dis­po­si­ción a par­ti­ci­par co­mo me­dia­dor, lo cual es una bue­na nue­va. Los con­ten­dien­tes ya in­vi­ta­ron al Pa­pa ofi­cial­men­te. La in­for­ma­ción se co­no­ce des­pués de unas idas y ve­ni­das un tan­to si­gi­lo­sas y re­lam­pa­guean­tes de Ro­drí­guez Za­pa­te­ro. Se­gún lo veo, nun­ca se ha es­ta­do tan cer­ca de crear con­di­cio­nes via­bles pa­ra que se sien­ten en la me­sa a dis­cu­tir, con la op­ción de lle­gar acuer­dos so­bre los pro­ble­mas ur­gen­tes del país. No pue­de ser pa­ra otra co­sa. Soy un vie­jo de­fen­sor del diá­lo­go por una ra­zón sen­ci­lla: es el me­jor me­ca­nis­mo (no el úni­co, por des­gra­cia) pa­ra que los fac­to­res po­lí­ti­cos se ga­nen su suel­do, pa­ra que ha­gan po­lí­ti­ca con P ma­yús­cu­la. Los úl­ti­mos fo­go­na­zos de Mer­co­sur en don­de Ti­mo­teo Zam­brano fue cru­ci­fi­ca­do por la MUD de­mues­tran que la in­to­le­ran­cia y fal­ta de cri­te­rios po­lí­ti­cos a me­diano pla­zo per­ju­di­ca a to­do el país. Sé que al­gu­nos pien­san que pro­pi­ciar el diá­lo­go po­lí­ti­co es una in­ge­nui­dad in­fruc­tuo­sa, has­ta til­dan a sus pre­di­ca­do­res co­mo “trai­do- res”. Pe­ro, lo he es­cri­to ya, Co­lom­bia apren­dió que el diá­lo­go es tam­bién una for­ma en que la de­mo­cra­cia fun­cio­na. Sin diá­lo­go po­lí­ti­co –re­cal­co, de al­tu­ra— no hay ver­da­de­ra de­mo­cra­cia. Lo opues­to ya lo co­no­ce­mos: in­to­le­ran­cia, au­to­ri­ta­ris­mo y vio­len­cia. ¿Ve­ne­zue­la tie­ne que apor­tar su cuo­ta san­grien­ta pa­ra que los po­lí­ti­cos nues­tros (en la MUD y en el go­bierno) cum­plan los de­be­res en una de­mo­cra­cia mo­der­na? Dia­lo­gar no es ce­der po­si­cio­nes. Re­cien­te­men­te el lí­der má­xi­mo de Po­de­mos (Es­pa­ña), el Dipu­tado Pa­blo Igle­sias que sim­bo­li­za al “de­mo­nio del co­mu­nis­mo”, se reunió con el Rey Fe­li­pe VI por­que es par­te del ofi­cio de ca­da uno. Des­pués de ver­se, sa­lie­ron de la reunión pen­san­do de la mis­ma ma­ne­ra, pe­ro en­tien­den que en de­mo­cra­cia ha­blar en­tre opues­tos es una ac­ción esen­cial del jue­go. En nues­tro país los sec­to­res más in­to­le­ran­tes de la po­la­ri­za­ción ar­ti­fi­cial pre­sio­nan pa­ra que no ha­ya acuer­dos que per­mi­tan al país su­pe­rar la cri­sis. Unos, pien­san que el diá­lo­go le da tiem­po al go­bierno y lo sal­va, plan­tean que la “sa­li­da sea ya”. Otros, sos­tie­nen que con gol­pis­tas y vio­len­tos no se pue­den sen­tar en la me­sa, cla­ro tam­bién cus­to­dian con ese dis­cur­so los pri­vi­le­gios y pre­ben­das acu­mu­la­dos en 17 años de go­bierno. Pe­ro, ¿y el 80% de ciu­da­da­nos que que­re­mos que se en­tien­dan go­bierno, opo­si­ción y em­pre­sa­rios pa­ra su­pe­rar la emer­gen­cia eco­nó­mi­ca en dón­de que­da­mos? Mo­men­tos co­mo es­tos re­quie­ren de ver­da­de­ros lí­de­res, di­ri­gen­tes que sean ca­pa­ces de en­ten­der la gra­ve­dad del mo­men­to que vi­ve el país. En al­gu­nos ítems el país no tie­ne ma­ña­na: in­fla­ción, des­abas­te­ci­mien­to, in­se­gu­ri­dad y co­rrup­ción son ca­la­mi­da­des so­cia­les que re­quie­ren un gran con­sen­so na­cio­nal pa­ra sal­var a un país que es­tá al bor­de del abis­mo. El Psuv y la MUD —ca­da uno por su la­do-- no pue­den cons­truir al­ter­na­ti­vas efi­cien­tes, tie­nen el jue­go tran­cao y de­ben dia­lo­gar. Fe­li­ci­to a quie­nes creen en la ini­cia­ti­va del diá­lo­go que ya co­men­zó, me ale­gra de­cir que es­te si es un pri­mer pa­so pa­ra co­men­zar a su­pe­rar la es­pan­to­sa cri­sis eco­nó­mi­ca que to­dos pa­de­ce­mos. Un con­se­jo a nues­tros po­lí­ti­cos: no ce­dan an­te los chan­ta­jes, el ca­mino es es­ca­bro­so y, si tie­nen al­gu­na du­da, pien­sen en su país. El fu­tu­ro es de los va­lien­tes, de­cía en mis tiem­pos mo­zos de es­tu­dian­te. Y es así.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.