Las tres eco­lo­gías

Notitarde - - Tangente - Gus­ta­vo Fer­nán­dez Co­lón

El cam­bio cu­tu­ral es tan inevi­ta­ble co­mo el mo­vi­mien­to de las aguas de un río. “To­do flu­ye”, di­jo el sa­bio He­rá­cli­to. Un pro­ble­ma dis­tin­to es el al­can­ce li­mi­ta­do de nues­tra ca­pa­ci­dad, co­mo so­cie­da­des or­ga­ni­za­das, pa­ra de­ter­mi­nar el cur­so de los cambios; o la im­pre­ci­sión de nues­tros ins­tru­men­tos cog­ni­ti­vos pa­ra pre­de­cir el rum­bo de la his­to­ria.

En el ám­bi­to de las cien­cias hu­ma­nas pre­do­mi­na­ron, has­ta ha­ce po­cas dé­ca­das, las con­cep­cio­nes me­ca­ni­cis­tas que pre­ten­dían ex­pli­car la com­ple­ji­dad de las trans­for­ma­cio­nes so­cia­les, a par­tir de un so­lo ti­po de va­ria­bles o fac­to­res cau­sa­les. Así su­ce­dió, por ejem­plo, con la pre­pon­de­ran­cia otor­ga­da por el li­be­ra­lis­mo eco­nó­mi­co al in­te­rés in­di­vi­dual, co­mo mo­tor de la pros­pe­ri­dad ma­te­rial de las na­cio­nes; el pro­ta­go­nis­mo atri­bui­do por el mar­xis­mo a la vio­len­cia cla­sis­ta co­mo “par­te­ra de la his­to­ria”; o la re­pre­sión se­xual se­ña­la­da por el psi­coa­ná­li­sis co­mo la raíz or­gá­ni­ca del “ma­les­tar en la cul­tu­ra”.

A me­dia­dos del si­glo XX, la in­sa­tis­fac­ción con el ca­rác­ter uni­la­te­ral de es­te ti­po de ex­pli­ca­cio­nes, in­du­jo a Wil­helm Reich y a los pen­sa­do­res de la Es­cue­la de Frank­furt a fu­sio­nar la pers­pec­ti­va so­cio­ló­gi­ca de Marx con el en­fo­que psi­co­ló­gi­co de Freud, con el fin de abar­car la ten­sa po­la­ri­dad que nos ca­rac­te­ri­za, si­mul­tá­nea­men­te, co­mo in­di­vi­duos au­tó­no­mos y co­mo cé­lu­las del te­ji­do so­cial. Po­co des­pués, las ideas pio­ne­ras del an­tro­pó­lo­go Gre­gory Ba­te­son, sur­gi­das de sus in­cur­sio- nes en cam­pos co­mo la ci­ber­né­ti­ca y la teo­ría de sis­te­mas, ser­vi­rían de pun­to de par­ti­da pa­ra el alum­bra­mien­to de un nue­vo “pa­ra­dig­ma de la com­ple­ji­dad”, dis­pues­to a re­pen­sar al ser hu­mano en su tri­ple con­di­ción de in­di­vi­duo, ser so­cial y es­pe­cie per­te­ne­cien­te a la biós­fe­ra. Se de­be a Fé­lix Guat­ta­ri el acier­to de ha­ber ca­rac­te­ri­za­do, si­guien­do a Ba­te­son, es­tas di­men­sio­nes in­ter­de­pen­dien­tes co­mo “tres eco­lo­gías”: la eco­lo­gía men­tal, la eco­lo­gia so­cial y la eco­lo­gía am­bien­tal.

Son mu­chas las im­pli­ca­cio­nes teó­ri­cas y prác­ti­cas de es­ta co­rrien­te de pen­sa­mien­to re­no­va­do­ra, a la que se su­ma­rían los apor­tes de Ed­gar Mo­rin, Leo­nar­do Boff y Elías Ca­pri­les, en­tre otros au­to­res. Una de sus más im­por­tan­tes con­tri­bu­cio­nes ha si­do la de­nun­cia de la “ce­gue­ra epis­te­mo­ló­gi­ca” pa­ten­te en las dis­ci­pli­nas cien­tí­fi­cas, desa­rro­lla­das ba­jo el in­flu­jo de la cos­mo­vi­sión ato­mis­ta y me­ca­ni­cis­ta ins­tau­ra­da por Des­car­tes y New­ton. La te­ra­pia pa­ra “cu­rar” al pen­sa­mien­to y la ac­ción po­lí­ti­ca de es­ta in­ca­pa­ci­dad de ver lo que no se quie­re ver, con­sis­te en en­fa­ti­zar per­ma­nen­te­men­te las in­ter­co­ne­xio­nes que li­gan en­tre sí a las di­ná­mi­cas de la men­te, las ins­ti­tu­cio­nes so­cia­les y los eco­sis­te­mas na­tu­ra­les de los que de­pen­de nues­tra so­bre­vi­ven­cia.

El pa­ra­dig­ma de la com­ple­ji­dad ha he­cho po­si­ble en­ten­der que la se­ve­ra cri­sis eco­ló­gi­ca que es­tá po­nien­do en ries­go la con­ti­nui­dad de la vi­da so­bre la Tie­rra, es el re­sul­ta­do del co­no­ci­mien­to frag­men­ta­rio com­par­ti­do tan­to por las eco­no­mias ca­pi­ta- lis­tas de li­bre mer­ca­do, co­mo por las eco­no­mias so­cia­lis­tas de con­trol es­ta­tal so­bre la pro­duc­ción y el con­su­mo. Los desas­tres nu­clea­res de Fu­kus­hi­ma, en Ja­pón, y Cher­nó­bil, en la an­ti­gua Unión So­vié­ti­ca, son dos ejem­plos la­men­ta­bles de la ig­no­ran­cia eco­ló­gi­ca del mo­de­lo tecno-in­dus­trial de­ri­va­do del mo­do de pen­sar me­ca­ni­cis­ta al que nos re­fe­ri­mos. Otro tan­to pue­de de­cir­se de su in­ca­pa­ci­dad pa­ra con­te­ner el avan­ce de las psi­co­pa­to­lo­gías y an­ti­va­lo­res des­truc­ti­vos, que se han vuel­to vi­ra­les en la sub­je­ti­vi­dad de los in­di­vi­duos de las so­cie­da­des post­mo­der­nas.

En Amé­ri­ca La­ti­na, el fra­ca­so de las re­for­mas neo­li­be­ra­les de los no­ven­ta y el de­rrum­be de los en­sa­yos so­cia­lis­tas del si­glo XXI, nos ad­vier­ten que sin una trans­for­ma­ción pro­fun­da de los es­que­mas re­duc­cio­nis­tas de pen­sa­mien­to y ac­ción po­lí­ti­ca, im­pe­ran­tes en Oc­ci­den­te des­de la Ilus­tra­ción, con­ti­nua­rá agra­ván­do­se la cri­sis mul­ti­di­men­sio­nal pro­vo­ca­da por la ci­vi­li­za­cion in­dus­trial, en la tra­ma de las tres eco­lo­gías del psi­quis­mo, la con­vi­ven­cia so­cial y la na­tu­ra­le­za..

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.