El ju­gue­te de nues­tros niños

Notitarde - - Tangente -

n gru­po de niños se reúne al­re­de­dor de un ca­mión de vo­lun­ta­ria­dos en Ale­po. Ja­na se acer­ca te­me­ro­sa, su ma­dre le ha con­ta­do que han traí­do al­go muy es­pe­cial pa­ra ella. El vo­lun­ta­rio que se lo con­tó es co­no­ci­do con el nom­bre del “con­tra­ban­dis­ta de ju­gue­tes”. No só­lo ayu­da con ali­men­tos y me­di­ci­nas, tam­bién ha traí­do un nue­vo ami­go pa­ra Ja­na, su pri­me­ra mu­ñe­ca.

Ra­mi Ad­nan co­men­zó a tra­ba­jar co­mo vo­lun­ta­rio ha­ce cin­co años, re­par­tía ali­men­tos, me­di­ci­nas y agua en­tre los niños si­rios des­pla­za­dos. Su hi­ja Yas­mín le dio unos ju­gue­tes pa­ra los niños si­rios y des­de en­ton­ces via­ja a Ale­po, su ciu­dad na­tal, pa­ra re­ga­lar ju­gue­tes. “Aque­lla pri­me­ra vez lle­va­mos ali­men­tos, pe­ro cuan­do co­men­za­mos a re­par­tir ju­gue­tes, se creó un gran al­bo­ro­to. Los niños lle­ga­ban de to­das par­tes y me di cuen­ta de que no pen­sa­ban en co­mi­da, sino que só­lo que­rían un ju­gue­te”, di­ce Ad­nan. En uno de sus via­jes, el con­tra­ban­dis­ta de ju­gue­tes pue­de lle­gar a re­par­tir has­ta 80 ki­los.

Los ju­gue­tes tie­nen una se­rie de be­ne­fi- cios en el desa­rro­llo in­te­lec­tual de los niños. Per­mi­ten desa­rro­llar la fun­ción sim­bó­li­ca, ayu­dan a la for­ma­ción de con­cep­tos, ap­ti­tu­des, ex­pec­ta­ti­vas y con­tri­bu­yen al desa­rro­llo de los pro­ce­sos de so­cia­li­za­ción. Cuan­do los niños jue­gan su ce­re­bro li­be­ra se­ro­to­ni­na, una hor­mo­na que re­du­ce el es­trés y equi­li­bra el es­ta­do de áni­mo.

El jue­go cam­bia con­for­me los niños cre­cen, se adap­ta a su evo­lu­ción y per­mi­te ejer­ci­tar su ca­pa­ci­dad de au­to­con­trol y au­to­no­mía. Al con­tra­rio de lo que mu­chos pien­san, los ju­gue­tes fo­men­tan la ma­du­ra­ción de los niños. Me­dian­te los jue­gos es­pon­tá­neos ad­quie­ren ro­les so­cia­les y su crea­ti­vi­dad se in­cen­ti­va.

“A mí, des­de pe­que­ña, siem­pre me han gus­ta­do los mu­ñe­cos. Ca­da mu­ñe­co que ga­na­ba era una emo­ción pa­ra mí. Es có­mo cuan­do ha­ces un nue­vo ami­go. Tie­nes tan­to que co­no­cer y ha­cer con él”, cuen­ta Vil­ma Me­di­na, di­rec­to­ra de Guíain­fan­til.com. Igual que pa­ra Vil­ma mu­chos he­mos te­ni­do un ju­gue­te que ha mar­ca­do nues­tra in­fan­cia o que re­pre­sen­ta un re­cuer­do muy va­lio­so. Los ju- gue­tes son el re­fle­jo de la in­fan­cia y en zo­nas de gue­rra la prio­ri­dad pa­ra los niños es so­bre­vi­vir, así que su crea­ti­vi­dad y fan­ta­sía mue­ren po­co a po­co.

Ra­mi sa­be lo que su­fren los niños en zo­nas de con­flic­to y que mu­chos se ven obli­ga­dos a ma­du­rar an­tes de tiem­po. Su ob­je­ti­vo es que la si­tua­ción que vi­ven no les im­pi­da di­ver­tir­se y te­ner una in­fan­cia lo más nor­mal po­si­ble. Pa­ra es­tos niños un oso de pe­lu­che pue­de con­ver­tir­se en un ami­go fiel en me­dio del caos que les per­mi­ta eva­dir­se a un munq­do de fan­ta­sía pa­ra evi­tar que la tra­ge­dia des­tru­ya su in­fan­cia. To­dos son nues­tros niños y te­ne­mos que te­ner­los pre­sen­tes. Si la so­cie­dad es en reali­dad una co­mu­ni­dad de afec­to, son nues­tros niños.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.