La fiesta enMUDe­ci­da de los li­bros

Notitarde - - Tangente - Da­lia Co­rrea

ay es­cri­to­res que por re­pre­sen­tar lo im­po­si­ble co­mo po­si­ble y ha­blar de lo que es mo­ral y ge­nial co­mo si lo uno y lo otro no fue­sen más que una fan­ta­sía, un ca­pri­cho, pro­vo­can un sen­ti­mien­to de li­ber­tad ju­bi­lo­sa, co­mo si el hom­bre se apo­ya­se so­bre la pun­ta de sus pies y, en vir­tud de una ale­gría in­te­rior, se vie­se ne­ce­sa­ria­men­te obli­ga­do a bai­lar”.

So pe­na de que Adal­ber­to San­ta­na o En­ri­que Dus­sel me til­den de eu­ro­cén­tri­ca hoy ci­to a uno de mis fi­ló­so­fos pre­fe­ri­dos: Fe­de­ri­co Nietzs­che. Bus­co re­fres­car con él as­pec­tos esen­cia­les de su obra ta­les co­mo la lu­cha por es­ta­ble­cer una nue­va cul­tu­ra y la afir­ma­ción de una vo­lun­tad de po­der ca­paz de trans­for­mar los va­lo­res de la cul­tu­ra oc­ci­den­tal, a la que re­cha­za y se opo­ne por­que im­po­si­bi­li­ta otros va­lo­res más acor­des con la vi­da.

“Hu­mano, de­ma­sia­do hu­mano” y “la Vo­lun­tad de Po­der”, son dos de sus obras, que me de­lei­tan y que a la vez me per­mi­ten to­mar afo­ris­mos pa­ra tra­tar de com­pren­der por qué una fiesta aca­dé­mi­ca co­mo la Fe­ria del Li­bro la veo enMUDe­ci­da. Quie­ro que flu­yan mis pa­la­bras, lo­grar de­cir lo que sien­to.

Ha­blo de la FI­LUC, la ya tra­di­cio­nal Fe­ria In­ter­na­cio­nal del Li­bro de nues­tra Uni­ver­si­dad de Ca­ra­bo­bo, que en es­ta opor­tu­ni­dad con el le­ma “Bi­blio­te­cas en la mi­ra” y con Fran­cia co­mo país “In­vi­ta­do de Ho­nor” lle­ga a su edi­ción 17, con una ga­la inau­gu­ral el 14 de oc­tu­bre, don­de ha­bla­rá Fran­co­is Del­prat so­bre “Afán de sa­ber, pla­cer de leer: la no­ve­la de via­jes”.

Us­te­des ami­gos lec­to­res se pre­gun­ta­rán ¿Có­mo es eso de que la fe­ria es­tá mu­da si hay con­fe­ren­cis­tas, pre­sen­ta­do­res de li­bros, con­ver­sa­to­rios, fo­ros, lec­tu­ra de poe­mas? Con­fie­so que cuan­do la es­ti­ma­da co­le­ga Sol­veig Vi­lle­gas me re­mi­tió, vía co­rreo elec­tró­ni­co, el pro­gra­ma cul­tu­ral de la FI­LUC, co­rrí ve­loz (si eso es po­si­ble en la red) a leer­lo. Mo­ría por ver las dis­tin­tas ac­ti­vi­da­des y la pro­pues­ta de un Fo­ro so­bre Es­tu­dios Cul­tu­ra­les que hi­cié­ra­mos des­de el doc­to­ra­do.

Con­fie­so: que­dé mu­da, sin pa­la­bras y sin alien­to. De nue­vo una “mano pe­lu­da”, un “duen­de de im­pren­ta” ha­ce ma­gia y des­apa­re­ce las co­sas. No vi el Fo­ro en el pro­gra­ma, pe­ro bueno…me di­je, hay otras ac­ti­vi­da­des in­tere­san­tes y me dis­pu­se a or­ga­ni­zar una es­pe­cie de agen­da pa­ra esa apre­ta­da se­ma­na del 15 al 23 de oc­tu­bre. Fue allí cuan­do co­men­cé a per­ci­bir lo enMUDe­ci­da que es­tá la FI­LUC.

Com­pren­do la ne­ce­si­dad de apo­yo eco­nó­mi­co que tie­ne un even­to de es­ta mag­ni­tud, de allí que en­tien­da las “ver­da­des” pro­pa­gan­dís­ti­cas de la #Ges­tió­nCoc­chio­la y de “Na­gua­na­gua Ciu­dad Mu­seo. Una al­ter­na­ti­va cul­tu­ral en Ca­ra­bo­bo pa­ra to­da Ve­ne­zue­la”. Sen­das pá­gi­nas de pro­pa­gan­da acom­pa­ñan, jun­to a otras, el pro­gra­ma cul­tu­ral de la FI­LUC.

Lo que me cues­ta com­pren­der es que al­gu­nos aca­dé­mi­cos no ten­gan su es­pa­cio na­tu­ral pa­ra pro­mo­ver eso que Jessy con­si­de­ra “in­elu­di­ble: la sim­bio­sis en­tre cul­tu­ra, po­lí­ti­ca y ciu­da­da­nía” pe­ro que po­lí­ti­cos y po­lí­ti­cas de la MUD sí lo ten­gan pa­ra pre­sen­tar li­bros o fo­ros pa­ra de­ba­tir so­bre “li­ber­tad” y “de­re­chos hu­ma­nos”.

Li­ber­té, Éga­li­té, Fra­ter­ni­té, la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa y el “bes­tse­ller” de Leo­pol­do, to­dos jun­ti­tos en el mu­ni­ci­pio cu­yo re­gen­te que “ju­ga­ba lim­pio” y an­tes ju­ga­ba a que­mar­se con el sol aho­ra jue­ga a “vo­lun­tad po­pu­lar”. Es­te fe­nó­meno de al­gu­nos po­lí­ti­cos de la MUD ju­gan­do el pa­pel de aca­dé­mi­cos ya tie­ne su ra­to. La FI­LUC es sim­ple­men­te otra “vi­tri­na”.

De Bri­ce­ño Gue­rre­ro a Ló­pez… ¡tre­men­do cam­bio! ¿Es po­si­ble con es­ta con­cep­ción te­ner la opor­tu­ni­dad de cam­biar te­mas y va­lo­res y abrir­los in­no­va­do­ra­men­te y fil­trar­los crí­ti­ca­men­te?. Ba­jo es­ta in­quie­tud se plan­tea la dis­cu­sión so­bre la cul­tu­ra y los Es­tu­dios Cul­tu­ra­les en un es­pa­cio pú­bli­co co­mo la FI­LUC.

En to­do ca­so, co­mo siem­pre veo el va­so me­dio lleno y no me­dio va­cío, y a pe­sar de la crí­ti­ca, in­vi­to a que a par­tir del 15 de oc­tu­bre vi­si­ten la FI­LUC. Hay un equi­po de hom­bres y mujeres que año tras año or­ga­ni­za di­ver­sas ac­ti­vi­da­des, en es­pe­cial las de­di­ca­das a l@s niñ@s que son her­mo­sas. El pro­gra­ma pue­den ubi­car­lo en http:// www. uc. edu. ve/ fi­luc/ pdf/ pro­gra­ma2016.pdf.

Les de­jo, por aho­ra, con es­te afo­ris­mo de Nietzs­che “el li­bro se con­vier­te ca­si en un hom­bre. Pa­ra to­do es­cri­tor es una sor­pre­sa siem­pre nue­va que su li­bro, en cuan­to se se­pa­ra de él, con­ti­núe vi­vien­do con vi­da pro­pia…tal vez in­clu­so no vuel­va a oír más de él; sin em­bar­go, el li­bro se bus­ca lec­to­res, in­fla­ma exis­ten­cias, pro­por­cio­na fe­li­ci­dad; en una pa­la­bra: vi­ve co­mo un ser do­ta­do de es­pí­ri­tu y al­ma…” Bien­ve­nid@s a la fiesta de los li­bros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.