Hay bue­nas no­ti­cias

Notitarde - - Opinión - Jo­sé Car­los Gar­cía Fa­jar­do Pro­fe­sor Emé­ri­to de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Ma­drid (UCM) Di­rec­tor del Cen­tro de Co­la­bo­ra­cio­nes So­li­da­rias (CCS) fa­jar­doccs@so­li­da­rios.org.es Twit­ter: @Gar­cia­fa­jar­doJC

En ju­lio se ce­le­bran ca­da año las Tec­no­lo­gías Apro­pia­das, una fe­cha que nos in­vi­ta a re­fle­xio­nar y a ana­li­zar el im­pac­to de las Nue­vas Tec­no­lo­gías en la ca­li­dad de vi­da de las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad. En es­te con­tex­to y por ter­cer año con­se­cu­ti­vo, gra­cias al in­for­me Tec­no­lo­gía y Dis­ca­pa­ci­dad que pre­sen­tan Agi­lent Tech­no­lo­gies y la Fun­da­ción Adec­co dis­po­ne­mos de un aná­li­sis que ba­sa sus re­sul­ta­dos en una en­cues­ta rea­li­za­da a 500 per­so­nas en­tre 23 y 59 años, con di­fe­ren­tes ti­pos de dis­ca­pa­ci­da­des. El in­for­me arro­ja una im­por­tan­te di­co­to­mía. Por una par­te, las Nue­vas Tec­no­lo­gías se han con­ver­ti­do en alia­das im­pres­cin­di­bles en la me­jo­ra de la ca­li­dad de vi­da y en el ac­ce­so al em­pleo de las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad, gra­cias a las tec­no­lo­gías adap­ta­das. Sin em­bar­go, no pue­de ob­viar­se que aún se en­cuen­tran con obs­tácu­los y di­fi­cul­ta­des en el uso y ma­ne­jo de las tec­no­lo­gías tra­di­cio­na­les.

Que la tec­no­lo­gía se ha con­ver- ti­do en un fac­tor de in­te­gra­ción so­cial es­tá fue­ra de toda du­da.

Du­ran­te los úl­ti­mos años, se ha pro­du­ci­do un im­por­tan­te avan­ce en la con­tra­ta­ción de per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad, re­gis­trán­do­se en 2013 un má­xi­mo his­tó­ri­co, con 69.648 con­tra­tos.

En es­te in­cre­men­to son mu­chos los fac­to­res que han in­flui­do: un cam­bio de men­ta­li­dad por par­te de las em­pre­sas pro­pi­cia­do por una le­gis­la­ción ca­da vez más efi­cien­te, pe­ro tam­bién la irrup­ción de nu­me­ro­sas so­lu­cio­nes y adap­ta­cio­nes tec­no­ló­gi­cas que per­mi­ten que las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad desem­pe­ñen su pues­to con nor­ma­li­dad y en igual­dad de con­di­cio­nes.

El in­for­me re­fie­re al­gu­nos ejem­plos: Pa­ra per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad fí­si­ca: me­sas re­gu­la­bles en al­tu­ra, te­cla­dos con co­ber­to­res o te­clas de gran ta­ma­ño, ra­to­nes vir­tua­les o er­go­nó­mi­cos, etc. Pa­ra per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad vi­sual: pan­ta­llas de gran for­ma­to, lec­to­res de pan­ta­lla pa­ra in­vi­den­tes, im­pre- so­ras de Brai­le, mag­ni­fi­ca­do­res de pan­ta­lla o lu­pas au­men­ta­ti­vas. Pa­ra per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad au­di­ti­va: in­tér­pre­tes de len­gua de sig­nos, emi­so­ras de fre­cuen­cia mo­du­la­da, pró­te­sis au­di­ti­vas.

Del to­tal de en­cues­ta­dos con em­pleo, más de la mi­tad (52%) ase­gu­ra que tra­ba­ja gra­cias a es­tas adap­ta­cio­nes, que uti­li­za día a día en su pues­to de tra­ba­jo, en la ma­yo­ría de los ca­sos com­bi­na­das con tec­no­ló­gi­cas in­for­má­ti­cas con­ven­cio­na­les. Por el con­tra­rio, exis­te un 48% que no uti­li­za es­te ti­po de tec­no­lo­gías en su en­torno la­bo­ral, aun­que en al­gu­nos ca­sos sí tec­no­lo­gías con­ven­cio­na­les.

Son las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad sen­so­rial las que más em­plean las tec­no­lo­gías adap­ta­das en su pues­to de tra­ba­jo (72%), se­gui­das de le­jos de las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad fí­si­ca (50%) y las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad in­te­lec­tual/psí­qui­ca (10%).

Pe­ro ade­más de per­mi­tir el ac­ce­so al em­pleo, las tec­no­lo­gías adap­ta­das son alia­das im­pres­cin­di­bles en la me­jo­ra de la ca­li­dad de vi­da de las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad. Así, 7 de ca­da 10 en­cues­ta­dos de­cla­ra que, en tér­mi­nos ge­ne­ra­les, la tec­no­lo­gía ha me­jo­ra­do su ca­li­dad de vi­da.

El In­for­me mues­tra al­gu­nos ejem­plos de res­pues­tas de có­mo las tec­no­lo­gías han in­flui­do en un in­cre­men­to de la ca­li­dad de vi­da de los en­cues­ta­dos:

Mi­les de per­so­nas pue­den es­cu­char gra­cias a la in­ven­ción del au­dí­fono, Las Nue­vas Tec­no­lo­gías per­mi­ten co­mu­ni­car­se, re­la­cio­nar­se y par­ti­ci­par a mu­chas per­so­nas dis­ca­pa­ci­ta­das. Aho­ra un gran número de es­tas per­so­nas pue­den es­cri­bir en el or­de­na­dor sin em­plear las ma­nos, só­lo ne­ce­si­tan la voz.

A dia­rio po­de­mos en­con­trar a per­so­nas que pue­den mo­ver­se y des­pla­zar­se con in­de­pen­den­cia, gra­cias a vehícu­los adap­ta­dos.

Pue­den ac­ce­der al ocio gra­cias a sub­tí­tu­los y au­dí­fo­nos di­gi­ta­les. An­tes era im­po­si­ble. Gra­cias a las Nue­vas Tec­no­lo­gías pue­den es­tar in­for­ma­dos y co­mu­ni­car­se con el mundo ex­te­rior sin ne­ce­si­dad de des­pla­zar­se, ni de in­tér­pre­tes.

Son in­nu­me­ra­bles las per­so­nas que gra­cias a las pró­te­sis en la co­lum­na o en los miem­bros pue­den mo­ver­se sin do­lo­res.

No to­das van a ser no­ti­cias ne­ga­ti­vas co­mo pa­re­cen em­pe­ñar­se en bom­bar­dear­nos al­gu­nos me­dios de co­mu­ni­ca­ción, so­bre to­do los fi­nan­cia­dos por el Es­ta­do qui­zás pa­ra in­fun­dir­nos su ma­yor ob­se­sión, la in se­gu­ri­dad pa­ra así man­te­ner­nos su­mi­sos. Hay mi­les de per­so­nas e ins­ti­tu­cio­nes que se preo­cu­pan por los de­más, en es­pe­cial con quie­nes pa­de­cen al­gu­na dis­ca­pa­ci­dad fí­si­ca o men­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.