Do­ble­play

Notitarde - - Publicidad - Luis León Gue­rra Do­ble­pla­y_llg@gmail.com @Lui­sLeo­nGue­rra

Va­mos a es­ta cla­ros, las Farc es­tán ne­go­cian­do con el Go­bierno co­lom­biano por­que fue­ron de­rro­ta­das po­lí­ti­ca y mi­li­tar­men­te por Uri­be y su mi­nis­tro de De­fen­sa Juan Ma­nuel San­tos. Si en lu­gar de los 5.800 com­ba­tien­tes can­sa­dos y aba­ti­dos que ellos mis­mos de­cla­ran, tu­vie­ran 50 mil en Zi­pa­qui­ra, es­pe­ran­do pa­ra en­trar a san­gre y fue­go en Bo­go­tá, otro se­ría el cuen­to.

En los fi­na­les de las gue­rras no se ne­go­cia en­tre igua­les. Se ne­go­cia en­tre ven­ce­do­res y ven­ci­dos y aun­que el dis­cur­so pro­to­co­la­rio no lo di­ga y pre­fie­ra acu­dir a eu­fe­mis­mos, ta­les co­mo aquí no hay de­rro­ta­dos, ga­nó Co­lom­bia y otras ba­ra­ti­jas, la reali­dad es que el es­ta­do de­mo­crá­ti­co co­lom­biano se im­pu­so a la nar­co­gue­rri­lla de las Farc.

A di­fe­ren­cia de otras ne­go­cia­cio­nes en las que los de­rro­ta­dos so­lo to­man no­ta de las con­di­cio­nes que les im­po­nen los ven­ce­do­res y que sue­len ser hu­mi­llan­tes, ta­les co­mo las re­pa­ra­cio­nes de gue­rra, las prohi­bi­cio­nes de rear­mar­se, la ce­sión de te­rri­to­rios, etc., con las Farc se ha de­bi­do pro­ce­der con cau­te­la por­que son un gru­po te­rro­ris­ta y los te­rro­ris­tas aun de­rro­ta­dos y diez­ma­dos pue­den cau­sar un da­ño enor­me con una so­la bom­ba en un si­tio con­cu­rri­do.

Es­te he­cho y la in­ne­ga­ble prisa de San­tos por el te­ma del No­bel y la ne­ce­si­dad de me­jo­rar su da­ña­da ima­gen an­te los co­lom­bia­nos (so­lo lo su­pera Ma­du­ro en Amé­ri­ca La­ti­na) le lle­va­ron a fir­mar una paz que no con­ven­ció a los co­lom­bia­nos. Los pri­vi­le­gios inau­di­tos pa­ra au­to­res de crí­me­nes de le­sa hu­ma­ni­dad, pa­ra nar­co­tra­fi­can­tes sin es­crú­pu­los, pa­ra per­so­nas que pi­die­ron perdón so­lo 24 ho­ras an­tes de la vo­ta­ción; la crea­ción de una ju­ris­dic­ción es­pe­cial pa­ra juz­gar cri­mi­na­les de gue­rra que en reali­dad se me­re­cen los tri­bu­na­les de Nu­rem­berg, lle­va­ron a los ciu­da­da­nos a re­cha­zar en las ur­nas el des­pro­pó­si­to del Pre­si­den­te.

Des­pués de ese NO, las co­sas es­tán me- jor pa­ra Co­lom­bia y pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na. Ten­drán que sen­tar­se de nue­vo; ten­drán que ne­go­ciar me­jo­res y más de­cen­tes con­di­cio­nes y la paz se­rá más jus­ta, más es­ta­ble y más du­ra­de­ra. En po­cas pa­la­bras la de­mo­cra­cia de­rro­tó una vez más a las Farc.

NO­BEL Y PO­LÍ­TI­CA

No de­ja de ser cu­rio­so que se use a Al­fred No­bel, in­ven­tor de la di­na­mi­ta, pa­ra dar­le el nom­bre a un ga­lar­dón pa­ra pre­miar los es­fuer­zos por la paz. Tam­po­co que ese pre­mio se lo ha­yan da­do a Oba­ma mien­tras bom­bar­dea­ba a Irak, a Ya­ser Ara­fat cuan­do la OLP aún era te­rro­ris­ta y po­nía bom­bas y a Juan Ma­nuel San­tos al día si­guien­te de que “su paz” hu­bie­se si­do de­rro­ta­da. Más ex­tra­ño aún es que ja­más se lo hu­bie­sen da­do a Mahat­ma Ganh­di, el ver­da­de­ro mi­li­tan­te de la no vio­len­cia en el mundo.

No obs­tan­te, qui­zás lo más ex­tra­va­gan­te que so­bre es­ta ma­te­ria ha­ya­mos es­cu­cha­do en es­tos días es la pe­ti­ción de In­grid Be­tan­court pi­dien­do que el No­bel lo com­par­tie­ra San­tos con las Farc. A sim­ple vista pa­re­cie­ra que se tra­ta de una recaída del sín­dro­me de Estocolmo de la ex­can­di­da­ta co­lom­bia­na. Pe­ro ten­go pa­ra mí que la recaída no es del sín­dro­me aquel sino de su de­seo de ser nue­va­men­te can­di­da­ta. En su qui­mé­ri­ca es­pe­ran­za abo­na la no re­mo­ta po­si­bi­li­dad de que ella pu­die­ra con­ver­tir­se en una Jua­na de Ar­co mar­ti­ri­za­da y que lo­gre im­po­ner­se a Ti­mo­chen­ko, a Pe­tro o a Pie­dad Cór­do­ba en una pu­ja in­ter­na de la iz­quier­da co­lom­bia­na en una even­tual ca­rre­ra pre­si­den­cial.

Bus­cán­do­lo la pri­me­ra vez desoyó el con­se­jo de no in­ter­nar­se en un te­rri­to­rio pe­li­gro­so. No tie­ne por qué ser pru­den­te, aho­ra tam­po­co. Se es­tá aden­tran­do en otro te­rri­to­rio pe­li­gro­so. Ella pen­sa­rá que al­guien po­drá res­ca­tar­la es­pec­ta­cu­lar­men­te de nue­vo. ¡FAL­TAN 15 DÍAS! Es­ta­mos ape­nas a dos se­ma­nas de ejer­cer nues­tro de­re­cho de­mo­crá­ti­co más im­por­tan­te de las úl­ti­mas seis dé­ca­das, pa­ra evi­tar que nues­tro país se aho­gue en la con­duc­ción per­ver­sa de un sis­te­ma po­lí­ti­co per­ni­cio­so y pro­fun­da­men­te ma­niá­ti­co. Nues­tros hi­jos y nie­tos es­pe­ran le de­di­que­mos es­te inapla­za­ble es­fuer­zo los pró­xi­mos días miércoles 26, jue­ves 27 y vier­nes 28 pa­ra de­jar las hue­llas ha­cia una na­ción con ca­li­dad de vi­da.

Quin­ce días pa­ra pre­pa­rar­nos fí­si­ca y men­tal­men­te a jor­na­das que po­si­ble­men­te re­que­ri­rán lu­char con­tra la na­tu­ra­le­za (in­cle­men­te sol o llu­vias) y, ad­ver­ti­dos ya, con­tra los “mi­gue­li­tos” gua­rim­be­ros que co­lo­ca­rán el bi­no­mio Go­bierno-Psuv pa­ra im­pe­dir la ac­ti­va­ción del Re­fe­ren­do Re­vo­ca­to­rio (RR).

He­mos acep­ta­do es­te tahúr elec­to­ral ba­jo la pre­mi­sa de que la vo­lun­tad po­pu­lar no se do­ble­ga­rá, llue­va, true­ne o re­lam­pa­guee, an­te un CNE que sa­ca car­tas ba­jo la man­ga pa­ra im­po­ner la ma­li­cia.

El mo­men­to exi­ge no dis­traer­nos con las no­ti­cias su­per­fluas del “dúo di­ná­mi­co”. Con­cen­trar­nos en reu­nio­nes fa­mi­lia­res o con ve­ci­nos pa­ra ela­bo­rar, con tiem­po, el cro­no­gra­ma a se­guir esos días, con la im­por­tan­cia de aba­rro­tar los cen­tros y exi­gir nues­tro de­re­cho cons­ti­tu­cio­nal a ma­ni­fes­tar nues­tra opi­nión de ir al RR pa­ra sa­car al pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro. A fal­ta de ali­men­tos, desa­yu­na­re­mos, al­mor­za­re­mos y ce­na­re­mos con el 20% pa­ra el RR. La con­sig­na es: “Yo re­vo­co en un mi­nu­to”.

¡De­ci­sio­nes apre­su­ra­das! Lo an­ti­ci­pa­mos en nues­tra en­tre­ga del lu­nes 26 de sep­tiem­bre, tex­tual­men­te: “El pre­si­den­te co­lom­biano Juan Ma­nuel San­tos no so­lo le pu­so el ace­le­ra­dor es­te año al Acuer­do de Paz con las Farc pa­ra aca­bar con una gue­rra de más de 50 años, sino tam­bién pa­ra as­pi­rar, a tiem­po, al co­di­cia­do pre­mio No­bel de la Paz…” Lo cier­to es que la fir­ma del acuer­do y el otor­ga­mien­to del pre­mio a San­tos, fue­ron sor­pren­di­dos por la vic­to­ria del “No” en el ple­bis­ci­to. Hay Tra­ta­do y No­bel, pe­ro sin paz… ¡Otro ca­pí­tu­lo! La jus­ti­cia ar­gen­ti­na ha so­li­ci­ta­do en­tre­vis­tar al ca­pi­tán ve­ne­zo­lano Leamsy Sa­la­zar, ex je­fe de se­gu­ri­dad de Hu­go Chá­vez y aho­ra tes­ti­go pro­te­gi­do en Es­ta­dos Uni­dos, so­bre el so­na­do ca­so de la muer­te del fis­cal ar­gen­tino Al­ber­to Nis­man. El exes­pía Jaime Stiu­so, del go­bierno de la ex­pre­si­den­ta Cris­ti­na Kirch­ner, pre­so en Ar­gen­ti­na, de­cla­ró que Sa­la­zar par­ti­ci­pó de una con­ver­sa­ción en­tre Chá­vez y el ex­pre­si­den­te de Irán, Ah­ma­di­ne­yad, don­de se tra­tó el ata­que te­rro­ris­ta con­tra la em­ba­ja­da de Is­rael en 1992 que de­jó 22 muer­tos y 242 he­ri­dos, he­cho que in­ves­ti­ga­ba Nis­man. Se­gún Stiu­so, Nés­tor Kirch­ner, ex­pre­si­den­te ar­gen­tino, le pi­dió en 2007 a Chá­vez que ayu­da­ra a los ira­níes en el desa­rro­llo nu­clear… ¡La pro­ce­sión va por den­tro! El mi­nis­tro ple­ni­po­ten­cia­rio Vla­di­mir Pa­drino Ló­pez co­men­zó a pi­sar­le los ca­llos a Dios­da­do Ca­be­llo. Reem­pla­za de car­gos a mi­li­ta­res de la co­fra­día de Ca­be­llo, en­tre ellos a di­rec­ti­vos de Bo­li­puer­tos. An­te es­tas ma­nio­bras ad­mi­nis­tra­ti­vas el dipu­tado de la AN ad­vir­tió que es­pe­ra no to­quen a su her­mano Jo­sé Da­vid, di­rec­tor na­cio­nal de Co­mer­cio Ex­te­rior (Cen­coex). Pa­drino Ló­pez tam­bién ha da­do se­ña­les de no que­rer fra­ca­sar co­mo res­pon­sa­ble del pro­gra­ma ali­men­ta­rio del país y dia­lo­ga con el em­pre­sa­ria­do pri­va­do, pa­ra con­se­guir la paz eco­nó­mi­ca… ¡Miércoles de en­sa­yo! Te­ne­mos que re­cor­dar el com­pro­mi­so de asis­tir es­te miércoles a la Jor­na­da Na­cio­nal de Mo­vi­li­za­ción has­ta los 1.356 cen­tros de re­co­lec­ción de hue­llas, de ca­ra al 20% pa­ra ac­ti­var el RR. Una bue­na opor­tu­ni­dad pa­ra co­no­cer la ru­ta y el si­tio don­de va­mos a ha­cer va­ler nues­tra so­be­ra­nía. Si lo rea­li­za­mos en gru­po fa­mi­liar o en­tre ami­gos, mag­ní­fi­co. Va­mos a con­ver­tir­la en la Gran Fies­ta del Cam­bio. La so­be­ra­nía re­si­de en el pue­blo. ra Ce­ro) (Ho-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.