Da­ta­na­li­sis: “Re­vo­ca­to­rio no hay”

Notitarde - - Puerto Cabello - Cé­sar Bur­gue­ra

El ré­quiem del Re­vo­ca­to­rio

Luis Vi­cen­te León, de ca­tó­li­ca y an­di­na des­cen­den­cia, fla­man­te pre­si­den­te de la en­cues­ta­do­ra Da­ta­na­li­sis, con­cluía una ame­na y do­mi­ni­cal en­tre­vis­ta rea­li­za­da por es­te ma­tu­tino con la desapa­sio­na­da afir­ma­ción de que re­sul­ta po­co pro­ba­ble que se lle­ve a ca­bo el re­fe­rén­dum re­vo­ca­to­rio en es­te ca­si agó­ni­co 2016, que la opo­si­ción mul­ti­pli­ca­da en la ac­tua­li­dad en in­con­ta­bles frac­cio­nes y su­mi­da en de­pre­si­vas di­vi­sio­nes, aren­ga des­ca­ra­da­men­te la men­ti­ra y co­me­te un error al tra­tar de in­sis­tir que el re­fe­rén­dum se rea­li­za­ra con las fies­tas de­cem­bri­nas. León ad­vier­te que el ob­je­ti­vo de­be ser con­so­li­dar al­gún ti­po de li­de­raz­go que aglu­ti­ne y le ha­ble con me­ri­dia­na cla­ri­dad a sus adep­tos. El con­sul­tor nos re­ve­la que nin­gún li­de­raz­go pue­de arro­gar­se la an­sia­da ma­yo­ría y que las prin­ci­pa­les re­fe­ren­cias son Henry Ra­mos Allup, Leo­pol­do Ló­pez, Hen­ri­que Ca­pri­les y Henry Falcón, ubi­cán­do­se en ese or­den en la ca­si to­ta­li­dad de los es­tu­dios de opi­nión rea­li­za­dos en el país. Fi­na­li­za el con­sul­tor que la opo­si­ción de­be­ría en­co­men­dar­se desde ya al dia­rio bre­gar pa­ra que se pro­duz­ca un po­si­ble cam­bio de or­den po­lí­ti­co en 2018.

La ca­za­bo­bos

Y es que el RR nun­ca es­tu­vo den­tro de las ilu­mi­na­das y ex­pe­ri­men­ta­das men­tes de la di­ri­gen­cia opo­si­to­ra. Su ex­tem­po­rá­nea so­li­ci­tud an­te el ór­gano co­mi­cial aten­ta­ba con­tra aque­lla Ga­ce­ta Elec­to­ral de 2007, que es­ta­ble­ce los pla­zos y es­tric­tos lap­sos que de­be tran­si­tar el re­fren­da­rio pro­ce­so. So­lo un ago­bia­do Hen­ri­que Ca­pri­les lo ob­ser­va­ba co­mo la úl­ti­ma po­si­bi­li­dad, no so­lo de­te­ner su drás­ti­co des­cen­so en la pre­fe­ren­cia co­lec­ti­va, sino el de­ses­pe­ra­do me­ca­nis­mo pa­ra im­pe­dir que el dies­tro Henry Ra­mos si­guie­ra, a pe­sar de sus años, en vi­tal y enér­gi­co vue­lo pa­ra ha­cer­se de la no­mi­na­ción pre­si­den­cial de 2018. Fí­si­ca­men­te dis­mi­nui­do, con esa voz que­bra­di­za que nos anun­cia el irre­ver­si­ble re­vés, Ca­pri­les aún bal­bu­cea que el 2016 ha­brá re­vo­ca­to­rio y en una suer­te de preo­cu­pan­te des­va­río pro­fie­re des­ca­li­fi­ca­ti­vos y ame­na­zas con­tra sus mis­mos alia­dos. Con su mi­ra­da per­di­da, sín­to­ma inocul­ta­ble de im­po­ten­cia y frus­tra­ción ob­ser­va en una rue­da de pren­sa co­mo la MUD anun­cia una pre­sun­ta re­co­lec­ción del 20% de rú­bri­cas pa­ra los úl­ti­mos días del pre­sen­te mes, aca­tan­do y ci­ñén­do­se es­tric­ta­men­te a lo es­ta­ble­ci­do en la nor­ma­ti­va elec­to­ral que con­du­ce a la even­tual rea­li­za­ción del re­vo­ca­to­rio a me­dia­dos del año pró­xi­mo. Ayu­da­do por uno que otro so­li­da­rio com­pa­ñe­ro de tol­da es le­van­ta­do de su le­ja­na si­lla y acom­pa­ña­do pa­ra aban­do­nar en so­li­ta­rio el re­cin­to. “El que va a mo­rir, va muer­to”.

Las ré­pli­cas

Pe­ro el des­liz de Ca­pri­les por dre­nar toda su “arre­che­ra” con­tra sus com­pa­ñe­ros de cau­sa y lu­cha, pro­vo­có in­me­dia­tas reac­cio­nes. Ha­ber en­dil­ga­do de

“va­gos em­pan­tu­fla­dos” a los opo­si­to­res que por di­sí­mi­les ra­zo­nes vi­ven en el ex­te­rior fue con­si­de­ra­do co­mo una inacep­ta­ble afren­ta y así sur­gían Die­go Arria pa­ra ad­mi­tir que el RR tan so­lo re­pre­sen­tó un im­pro­vi­sa­do

ex­pe­ri­men­to, un pro­yec­to per­so­nal de Ca­pri­les y PJ, apro­ve­chán­do­se del con­fi­na­mien­to de Leo­pol­do Ló­pez y An­to­nio Le­dez­ma. “PJ cons­ti­tu­ye una sec­ta de di­ri­gen­tes sin li­de­raz­go y

con un dis­cur­so ago­ta­do” lle­ga­ba a es­pe­tar el otro­ra go­ber­na­dor del Dis­tri­to Fe­de­ral en la dé­ca­da de los 70. Con si­mi­lar in­dig­na­ción apa­re­cía J.J. Ren­dón pa­ra re­cor­dar­le al fa­mé­li­co y gra­tui­to ata­can­te, que los opo­si­to­res fo­rá- neos son un im­por­tan­te bas­tión y que desde esos le­ja­nos la­res se ha­bían ges­ta­do apa­ra­tos fi­nan­cie­ros y es­truc­tu­ras me­diá­ti­cas pa­ra es­ti­mu­lar sus frus­tra­das as­pi­ra­cio­nes pre­si­den­cia­les, es de­cir lobby, di­ne­ro y so­li­da­ri­dad. Por ello es que an­te es­ta irre­ve­ren­te con­duc­ta del ma­lo­gra­do ex­can­di­da­to, Ren­dón de­cre­ta el de­ce­so de la MUD pa­ra dar pa­so a una es­truc­tu­ra, don­de pri­ve la am­pli­tud e in­clu­sión, sin par­ti­dos, ni

can­di­da­tos y so­lo así se reac­ti­va­rá el di­ná­mi­co flu­jo de re­cur­sos y lo­gís­ti­ca ve­ni­dos bon­da­do­sa­men­te desde el ex­te­rior. “La MUD

no lle­ga al Año Nue­vo” sen­ten­cia el psi­có­lo­go y es­tra­te­ga po­lí­ti­co. Pe­ro la arre­me­ti­da con­ti­nua­ba co­mo de­vas­ta­dor hu­ra­cán aso­lan­do las cos­tas del ar­ma­zón del cón­cla­ve par­ti­dis­ta y el ojo del ven­da­val lo re­pre­sen­ta­ría Li­lian Tin­to­ri, quien desde un aca­dé­mi­co re­cin­to al sur de la Flo­ri­da, re­to­ma­ba el dis­cur­so de la su­ble­va­ción y desobe­dien­cia ci­vil, es otra vez el art. 350 y exi­gía que la MUD no si­guie­ra en su des­cu­bier­ta vo­ca­ción de ocul­tar ac­cio­nes y agen­das, que si van a con­vo­car, des­pués no se es­cu­den en un cu­rio­so ejer­ci­cio que Li­lian ca­li­fi­có de “arru­gue”, ya que ni si­quie­ra asis­ten. La Tin­to­ri in­da­ga­ba a los asis­ten­tes so­bre lo su­ce­di­do el 1S, el 7S, el 14S o en aquel 16S. La res­pues­ta no se hi­zo es­pe­rar del au­di­to­rio y se lo­gró es­cu­char a lo le­jos un des­ga­rra­dor “NA­DA” y así la agra­cia­da mi­li­tan­te de VP cul­mi­na­ba su in­su­bor­di­na­da in­ter­ven­ción con la atre­vi­da fra­se. “La MUD es na­da”.

El ato­lla­de­ro

Con Ca­pri­les re­mi­ti­do a un obli­ga­do re­ti­ro, con­si­de­ra­do co­mo un per­di­do re­cuer­do, la MUD se en­cuen­tra en una com­ple­ja en­cru­ci­ja­da, en el tran­ce de trans­mi­tir a sus con­se­cuen­tes, pe­ro ago­ta­dos se­gui­do­res que el even­to re­fren­da­rio que­da­rá apla­za­do pa­ra me­jo­res y fu­tu­ras fe­chas. La preo­cu­pa­ción des­bor­da a sus prin­ci­pa­les ope­ra­do­res que bus­can afa­no­sa­men­te la opor­tu­na ex­cu­sa. En su se­ma­nal pro­gra­ma ra­dial, el Go­ber­na­dor del es­ta­do con­fia­ba al oyen­te que va­rios di­ri­gen­tes na­cio­na­les y re­gio­na­les opo­si­to­res, en pri­va­do y sin se­cre­tos, le ha­bían con­fia­do que “la

MUD era un desas­tre” y que es­ta­rían apos­tan­do a que el TSJ anu­le el pro­ce­so re­vo­ca­to­rio ba­jo el irre­fu­ta­ble ale­ga­to de que se cons­ti­tu­yó en el ma­yor frau­de elec­to­ral com­pro­ba­ble que ten­ga co­no­ci­mien­to la me­mo­ria co­lec­ti­va de la Na­ción. Pe­ro lo que tal vez en su vo­rá­gi­ne de as­pi­ra­cio­nes y can­di­da­tu­ras no ha­yan ad­ver­ti­do los par­ti­dos alo­ja­dos en la MUD, es que al pro­nun­ciar­se, co­mo ne­ce­sa­ria­men­te de­be ha­cer­lo, el má­xi­mo tri­bu­nal de la Re­pú­bli­ca so­bre la anu­la­ción del pro­ce­so re­fren­da­rio, trae­ría con­si­go la in­me­dia­ta can­ce­la­ción de la ins­crip­ción por par­te del CNE del úni­co par­ti­do po­lí­ti­co na­cio­nal co­mo lo cons­ti­tu­ye la MUD, el de la ma­ni­to, por ha­ber­se cons­ti­tui­do en el pro­mo­tor del fe­rial de irre­gu­la­ri­da­des y vi­cios de­tec­ta­dos en la fa­se de re­co­lec­ción de aquel trau­má­ti­co 1% y que fal­tan­do tan so­lo tres me­ses pa­ra cum­plir con el cro­no­gra­ma y obli­ga­to­rio de­ber de re­no­var­se to­das y ca­da una de las or­ga­ni­za­cio­nes po­lí­ti­cas por no ha­ber pre­sen­ta­do si­glas, him­nos y tar­je­ta en las par­la­men­ta­rias elec­cio­nes de 2015, pu­dié­ra­mos es­tar en pre­sen­cia que enero nos re­ci­ba sin nin­gún ves­ti­gio o apa­ri­ción de cual­quier par­ti­do opo­si­tor. Y ésa es la ver­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.