Chi­na no cree en “Cuen­tos Chi­nos”

Notitarde - - Opinión - Mi­los Al­ca­lay

Ana­lis­tas in­ter­na­cio­na­les han fil­tra­do la in­for­ma­ción de que Chi­na es­tá con­si­de­ran­do se­ria­men­te no con­ti­nuar otor­gán­do­le nue­vos cré­di­tos a la pri­vi­le­gia­da ero­ga­ción que ha lle­va­do a dar­le a Ve­ne­zue­la 60.000.000.000 de dó­la­res desde el 2007, pa­ra evi­tar co­mo so­lía afir­mar Fi­del Cas­tro, que esa deu­da se con­vir­tie­ra en “deu­da eter­na”. Pa­ra con­ven­cer a sus so­cios que no in­te­rrum­pan el flu­jo de di­vi­sas, el Go­bierno de Ma­du­ro ha en­via­do a Bei­jing múl­ti­ples de­le­ga­cio­nes con el fin de con­ven­cer a los he­re­de­ros de Mao so­bre la con­ve­nien­cia de re­ci­bir una nue­va ca­ta­ra­ta de prés­ta­mos ata­dos a pro­duc­tos Chi­nos. Pe­ro los me­ca­nis­mos po­co trans­pa­ren­tes que se han rea­li­za­do a tra­vés de la fir­ma de más de 500 Acuer­dos, mu­chos de ellos ca­na­li­za­dos a tra­vés de la Co­mi­sión Mix­ta Sino- Ve­ne­zo­la­na, se con­vier­ten hoy en uno de los obs­tácu­los di­fí­ci­les de ven­cer.

La di­fi­cul­tad de au­men­tar de 600.000 ba­rri­les de pe­tró­leo dia­rios al mi­llón pro­me­ti­do, ha si­do im­po­si­ble de­bi­do al co­lap­so de PDV­SA, lo que se agra­va con los ba­jos pre­cios ac­tua­les del pe­tró­leo. Co­mo si ello no fue­ra su­fi­cien­te, a raíz de las elec­cio­nes del 6 de Di­ciem­bre, la Asam­blea Na­cio­nal ha ex­pre­sa­do la ne­ce­si­dad de que los Acuer­dos In­ter­na­cio­na­les sean ra­ti­fi­ca­dos por los me­ca­nis­mos Cons­ti­tu­cio­na­les, he­cho que el Po­der Eje­cu­ti­vo se nie­ga cum­plir, po­nien­do en ries­go la le­ga­li­dad de las in­ver­sio­nes Chi­nas. Ello les preo­cu­pa por­que no des­car­tan la po­si­bi­li­dad de un cam­bio de Go­bierno, y los efec­tos ne­ga­ti­vos que la fal­ta de trans­pa­ren­cia y le­ga­li­dad ten­dría so­bre sus acreen­cias. Por otra par­te, la ram­pan­te co­rrup­ción de al­tos fun­cio­na­rios ve­ne­zo­la­nos que han uti­li­za­do los re­cur­sos co­mo si fue­ran la ca­ja chi­ca del Go­bierno, ha ge­ne­ra­do ma­les­tar en nues­tros so­cios, que se su­ma a los efec­tos de la in­se­gu­ri­dad en el país, que ha obli­ga­do a que eje­cu­ti­vos chi­nos se tras­la­den a ca­pi­ta­les ve­ci­nas co­mo Bo­go­tá pa­ra aten­der desde allá sus obli­ga­cio­nes ad­mi­nis­tra­ti­vas con ma­yor tran­qui­li­dad pa­ra ellos y pa­ra sus fa­mi­lia­res.

Pe­ro el más gra­ve error es con­si­de­rar que la ayu­da ob­te­ni­da por el ré­gi­men crio­llo, es el re­sul­ta­do ló­gi­co de la so­li­da­ri­dad ideo­ló­gi­ca, sin en­ten­der que pa­ra las em­pre­sas del Ex­tre­mo Orien­te se tra­ta de pro­mo­ver una pre­sen­cia agre­si­va en Amé­ri­ca La­ti­na des­vin­cu­la­da de la vi­sión “Maoís­ta”. Los Chi­nos vi­nie­ron pa­ra que­dar­se. Prue­ba de ello es que cuan­do ter­mi­na­ron sus man­da­tos los Man­da­ta­rios ins­pi­ra­dos por el AL­BA, sus su­ce­so­res fue­ron re­ci­bi­dos con la al­fom­bra ro­ja ( y no so­lo del PC Ch). El pri­mer via­je del Pre­si­den­te Mi­chel Te­mer del Bra­sil, fue a Chi­na pa­ra asis­tir a la Cumbre del G- 20, re­no­var su iden­ti­dad co­mo miem­bro de los BRICS y for­ta­le­cer los víncu­los bi­la­te­ra­les. El pri­mer nom­bra­mien­to di­plo­má­ti­co del Pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri fue en­viar co­mo Em­ba­ja­dor a uno de sus más cer­ca­nos di­plo­má­ti­cos Die­go Gue­lar quien pre­pa­ro el en­cuen­tro en­tre Ma­cri y Xi Ji­nPin pa­ra re­no­var los acuer­dos con el gran so­cio Asiá­ti­co. A su vez Pedro Pa­blo Kuscyns­ki del Pe­rú ini­cio su pri­me­ra vi­si­ta ofi­cial de Es­ta­do a Chi­na con el fin de es­tre­char la­zos eco­nó­mi­cos y fi­nan­cie­ros.

Es de­cir, al Gi­gan­te Asiá­ti­co no les in­tere­sa el “color del ga­to” sino el ase­gu­rar su pre­sen­cia ven­ta­jo­sa y se­gu­ra, por lo que no creen - en lo que lla­ma­mos“Cuen­tos Chi­nos”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.