Cuán­do, cuán­to y có­mo quie­ra

Notitarde - - Ciudad - Ju­lio Bor­ges bor­ge­sJu­lio2015@gmail.com

Ali­men­tar­se y sa­nar­se son de­re­chos bá­si­cos de cual­quier per­so­na en el mun­do, in­he­ren­tes a la dig­ni­dad hu­ma­na, cual­quier go­bierno del mun­do de­be ga­ran­ti­zar las con­di­cio­nes pa­ra que sus ciu­da­da­nos pue­dan ali­men­tar­se y sa­nar­se. El ac­tual mo­de­lo pre­fie­re que se com­pre to­do afue­ra y na­da se pro­duz­ca aquí aden­tro, a pe­sar de que el go­bierno des­pués de las ex­pro­pia­cio­nes con­tro­la la ca­pa­ci­dad de pro­du­cir el 80% del ca­fé, el 50% de la ha­ri­na pre­co­ci­da de maíz, el 50% de la le­che, 10 cen­tra­les azu- ca­re­ros y na­da ha­ce pa­ra que los ve­ne­zo­la­nos ten­gan los in­su­mos bá­si­cos que ne­ce­si­tan.

La reali­dad de los he­chos nos de­mues­tra que las ex­pro­pia­cio­nes no fun­cio­nan, hun­die­ron nues­tra Economía, co­mo lo evi­den­cia el hun­di­mien­to el do­min­go pa­sa­do del Bu­que Car­men Er­nes­ti­na, tras la ex­pro­pia­ción de Con­ferry en 2011 a una fa­mi­lia que bien ma­ne­jó du­ran­te 52 años di­cha em­pre­sa. Las empresas de­ben ser ma­ne­ja­das por las per­so­nas con la me­jor ex­pe­rien­cia y pre­pa­ra­ción pa­ra pres­tar los ser­vi­cios o fa­bri­car los pro­duc­tos que ofre­ce. Ve­ne­zue­la re­quie­re ur­gen­te­men­te una Economía que per­mi­ta a los ve­ne­zo­la­nos pro­du­cir li­bre­men­te los ali­men­tos, las me­di­ci­nas y los ser­vi­cios que re­quie­ren pa­ra que pue­dan en­con­trar­se cuán­do, cuán­to, y dón­de se quie­ra.

Una Bol­sa de pro­duc­tos que cae en las ma­nos de la co­rrup­ción an­tes de lle­gar de vez en cuan­do a po­cos ho­ga­res no es la so­lu­ción, los so­bre­pre­cios, los po­cos pro­duc­tos, la dis­cri­mi­na­ción en la en­tre­ga son par­te de los pro­ble­mas que se pre­sen­tan con es­ta ofer­ta del go­bierno, co­mo lo re­ve­lo el In­for­me de la Asam­blea Na­cio­nal so­bre la vio­la­ción de los de­re­chos hu­ma­nos en la eje­cu­ción de es­te pro­gra­ma ali­men­ta­rio gu­ber­na­men­tal. La so­lu­ción sen­sa­ta es pro­du­cir aquí lo que ne­ce­si­ta­mos, pa­ra en­con­trar­los en los anaque­les cuán­to, cuán­do y dón­de que­ra­mos, es por eso que des­de la Asam­blea Na­cio­nal he pro­mo­vi­do la Ley de Pro­duc­ción Na­cio­nal pa­ra sa­cu­dir a una Economía ata- da de ma­nos e im­pul­sar la pro­duc­ción de los ali­men­tos que los ve­ne­zo­la­nos tan­to es­tán ne­ce­si­tan­do, me­dian­te pro­pues­tas muy con­cre­tas: me­jo­ran­do el ac­ce­so a las di­vi­sas, fa­ci­li­tan­do los trá­mi­tes, dis­mi­nu­yen­do los im­pues­tos, im­pul­san­do zo­nas es­pe­cia­les de pro­duc­ción y eva­luan­do las empresas ex­pro­pia­das pa­ra que pue­dan ser re­cu­pe­ra­das y pues­tas a fun­cio­nar.

La apro­ba­ción del de­cre­to en el que se dis­po­ne que la mi­tad de lo po­co que se pro­du­ce en Ve­ne­zue­la va­ya des­ti­na­do a las Bol­sas de los Co­mi­té Lo­ca­les de Abas­te­ci­mien­to y Pro­duc­ción son un error gra­ví­si­mo que dis­mi­nui­rá lo po­co que los ve­ne­zo­la­nos ven en sus ne­ve­ras y ga­bi­ne­tes. No es por otra ra­zón que los ve­ne­zo­la­nos ne­ce­si­tan re­vo­car la cri­sis, que por su le­gí­ti­mo de­re- cho a vi­vir me­jor.

Lo úni­co que quie­ren los ve­ne­zo­la­nos an­te una cri­sis que se agra­va y un go­bierno que no cam­bia es cam­biar de go­bierno, y pa­ra ello la Cons­ti­tu­ción es cla­ra: si el 20% de los elec­to­res ins­cri­tos pa­ra vo­tar en el país ma­ni­fies­ta su vo­lun­tad de con­vo­car el re­fe­ren­do re­vo­ca­to­rio, y al con­vo­car­se con­sul­tar­le al pue­blo si quie­nes hoy es­tán en el po­der me­re­cen o no con­ti­nuar en él. Del 26 al 28 de Oc­tu­bre de­ja­re­mos nues­tras hue­llas en los cen­tros que en­con­tra­rás en: re­vo­ca­lo.com, bús­ca­lo y asis­te, ac­ti­va a to­dos tus fa­mi­lia­res, ami­gos y co­no­ci­dos por el de­re­cho a en­con­trar los ali­men­tos: cuán­to, cuán­to, y dón­de quie­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.