Por Je­sús, me gas­ta­ré yo y gas­ta­ré lo mío

“El Evan­ge­lio Cam­bia”

Notitarde - - Ciudad - Pas­tor Javier Ber­tuc­ci @JAVIERBERTUCCI

“Y yo con el ma­yor pla­cer gas­ta­ré lo mío, y aun yo mis­mo me gas­ta­ré del to­do por amor de vues­tras al­mas, aun­que aman­do más, sea ama­do me­nos”. Con es­tas pa­la­bras, el após­tol Pa­blo ex­pre­só su pro­fun­do com­pro­mi­so por el pro­pó­si­to de Dios y su amor a Je­sús, al pun­to que es­te es­ta­ba por en­ci­ma de to­do y to­dos. Pa­blo te­nía mu­chos re­cur­sos al mo­men­to de ini­ciar su ser­vi­cio co­mo se­gui­dor de Cris­to; cons­truía tien­das pa­ra hom­bres ri­cos del tiem­po, sien­do muy co­ti­za­do por su tra­ba­jo. Con to­do, ma­ni­fes­tó que con sus ma­nos tra­ba­ja­ría en pro de la obra de Dios, de­mos­tran­do que no acu­mu­la­ba co­sas pa­ra sí, sino que to­do lo que ha­cía era pa­ra cum­plir el lla­ma­do que Él le ha­bía da­do.

Es­te es el es­ti­lo de vi­da di­se­ña­do pa­ra no­so­tros co­mo cris­tia­nos; sin em­bar­go, ve­mos que hoy, mu­chos de quie­nes se pro­fe­san “cris­tia­nos”, so­lo se de­di­can a amon­to­nar pa­ra sí, en lu­gar de ayu­dar al pró­ji­mo. Siem­pre es­ta­mos pen­san­do en no­so­tros, y si se­gui­mos así, ¿có­mo po­dre- mos ayu­dar a nues­tro país? El ver­da­de­ro cris­tia­nis­mo da y ben­di­ce, sin es­pe­rar na­da a cam­bio. Es por eso que la igle­sia de­be ser un en­te de ge­ne­ro­si­dad, que siem­pre ben­di­ce y da por amor a Je­sús y al pró­ji­mo; de ma­ne­ra que, ca­da vez que ha­ga al­go, há­ga­lo pa­ra glo­ri­fi­car a Dios.

Pa­blo ha­cía un tra­ba­jo so­cial ayu­dan­do a las igle­sias y al pró­ji­mo en ne­ce­si­dad, él era un hom­bre con car­ga por ca­da per­so­na; asi­mis­mo, en­ten­dió que lo más im­por­tan­te era ser­vir a Dios, por lo cual re­nun­ció a to­do por agra­dar­le a Él. En es­te sen­ti­do, obe­de­cer a Dios siem­pre se­rá en con­tra de nues­tros de­seos per­so­na­les y afec­ta­rá la ló­gi­ca hu­ma­na. Sin em­bar­go, la me­jor ga­ran­tía de que nues­tra vi­da y fa­mi­lia es­ta­rán se­gu­ras es ha­cer la vo­lun­tad de Je­sús, por­que de es­ta for­ma, ten­dre­mos cer­te­za de que Él tie­ne el con­trol de to­do, y aun de nues­tra na­ción. Cuan­do tu ser­vi­cio es pa­ra agra­dar a Dios, ten­drás paz y go­zo, y es­ta­rás tra­ba­jan­do pa­ra tu eter­ni­dad; es­ta es la esen­cia del ser cris­tiano. De ma­ne­ra que, dis­pon­ga­mos to­da nues­tra vi­da al ser­vi­cio de Je­sús y ha­ga­mos to­do por amor a Él y de nues­tro pró­ji­mo y así co­mo Pa­blo, afir­me­mos: “Por Je­sús, me gas­ta­ré yo y gas­ta­ré lo mío.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.