Se aca­bó la fies­ta

Notitarde - - Ciudad - Gio­van­ni Na­ni

An­te la pron­ta e in­mi­nen­te re­nun­cia de Coc­chio­la co­mo Al­cal­de de Va­len­cia, di­ver­sos ac­to­res po­lí­ti­cos de la ac­tual ges­tión mu­ni­ci­pal ya em­pie­zan a tra­tar de­ses­pe­ra­da­men­te de ha­cer­se no­tar a ver si ocu­rre el mi­la­gro que sea al­guno de ellos quien lle­ga­se a ocu­par el car­go de bur­go­maes

tre en pró­xi­mas elec­cio­nes, aho­ra bien, a pe­sar que du­ran­te ca­si 3 años han de­mos­tra­do que no pue­den re­co­ger la ba­su­ra, las ca­lles es­tán des­trui­das, las pla­zas aban­do­na­das y los pla­nes de seguridad son una uto­pía, han to­ma­do la de­ci­sión de rein­ven­tar­se en al­go que el al­cal­de (con mi­nús­cu­la) en­car­ga­do ha de­no­mi­na­do ope­ra­ti­vo de “pro­fi­la­xia

so­cial”. La co­sa ya de por sí arran­ca mal por­que el tér­mino co­rrec­to es pro­fi­la­xis, ya que pro­fi­la­xia es un me­xi­ca­nis­mo, pe­ro sin ahon­dar en fi­lo­lo­gía qui­zás le dan es­ta acep­ción de­bi­do a que en días pa­sa­dos los

COCCHINi­tos se han em­pe­ña­do en ha­cer­nos creer que una gran obra de go­bierno mu­ni­ci­pal es rea­li­zar alla­na­mien­tos a fies­tas en el sur de Va­len­cia, en don­de pre­sun­ta­men­te han en­con­tra­do irre­gu­la­ri­da­des, eso sí, a lo me­ro ma­cho me­xi­cano y

se­gu­ra­men­te es por eso que pre­fie­ren usar la pa­la­bra “pro­fi­la­xia”. Por su­pues­to que es­ta­mos de acuer­do que de­be com­ba­tir­se con con­tun­den­cia la pros­ti­tu­ción in­fan­til, la ven­ta de be­bi­das al­cohó­li­cas a ni­ños, ni­ñas y ado­les­cen­tes y to­do aque­llo que trans­gre­da la ley, sin em­bar­go, ha­cer de ello una al­ha­ra­ca co­mu­ni­ca­cio­nal es la de­mos­tra­ción de que los

COCCHIni­tos al ver­se in­ca­pa­ces de ha­cer lo mí­ni­mo pa­ra el man­te­ni­mien­to de la ciu­dad, aho­ra pre­ten­den ex­po­ner lo que de­be­ría ser un tra­ba­jo co­ti­diano co­mo al­go ex­tra­or­di­na­rio. En­ton­ces, da­do que el al­cal­de

en­car­ga­do de Va­len­cia no tie­ne ni idea de sus ver­da­de­ras fun

cio­nes y aho­ra su prio­ri­dad es po­ner or­den en fies­tas clan­des­ti­nas, va­mos a ani­mar­lo a que con­ti­núe con es­te em­pren­di­mien­to. Yo le pro­pon­go que el fin de se­ma­na pró­xi­mo, en la no­che va­ya a una zo­na de Va­len­cia que es­toy to­tal­men­te se­gu­ro que él no co­no­ce lla­ma­da las Par­ce

las del So­co­rro y que lle­gue allí a ejer­cer to­da su au­to­ri­dad a las ad­ya­cen­cias de un fa­mo­so club am­plia­men­te co­no­ci­do por las fies­tas que rea­li­zan, ¿se­rá que

se atre­ve? Pa­ra que cuan­do se abu­rra de ju­gar al sú­per hé­roe vea­mos si le po­ne el mis­mo em­pe­ño a so­lu­cio­nar los gra­ví­si

mos pro­ble­mas que azo­tan a nues­tra ciu­dad co­mo el te­ma de la te­rri­ble re­co­lec­ción de ba­su­ra que ya es in­sos­te­ni­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.