San Die­go, el Ca­ra­bo­bo que que­re­mos

Notitarde - - Naguanagua-la Entrada-san Diego - Ro­sa de Sca­rano @ro­sa­bran­do­ni­sio

El lla­ma­do “Hom­bre Nue­vo” es­tá mu­rien­do al na­cer y si lo­gra avan­zar en sus días, no hay ali­men­tos pa­ra su so­bre­vi­ven­cia ni me­di­ci­nas pa­ra en­fren­tar bac­te­rias y vi­rus que an­dan suel­tos, co­mo ocu­rre con la inusi­ta­da pre­sen­cia de en­fer­me­da­des que ha­bían si­do com­ba­ti­das y con­tro­la­das.

Ello ocu­rre cuan­do el mun­do co­no­ce la ne­ce­si­dad de de­cla­rar la Cri­sis Hu­ma­ni­ta­ria de nues­tro país y de su gen­te. Se quie­re ocul­tar el bro­te de dif­te­ria, la ame­na­za del pa­lu­dis­mo, la cru­da reali­dad de la des­nu­tri­ción y la es­ca­sez de equi­pos e in­su­mos hos­pi­ta­la­rios. Y lo gra­ve es que con eso na­die gana, to­dos per­de­mos y apa­re­ce­mos an­te el mun­do co­mo ca­ren­tes de sen­sa­tez, de co­ra­zón, de amor al pró­ji­mo, des­po­ja­dos de to­da ló­gi­ca, en una so­la lo­cu­ra cu­yo úni­co ob­je­ti­vo de quie­nes tie­nen en sus ma­nos las gran­des de­ci­sio­nes, es ocul­tar la ver­dad, pre­va­le­cer la men­ti­ra y con­du­cir­nos al ace­le­ra­do hun­di­mien­to de la vi­da, en otras pa­la­bras, la muer­te.

A ese hom­bre su­pues­to na­ve­gan­te en un mar de fe­li­ci­dad, se le ha trun­ca­do su al­bo­ra­da y se ha lle­na­do de lá­gri­mas y en­tris­te­ci­dos es­tán sus sue­ños, pues se ha que­da­do sin luz y sin pan, y le ro­dean de ca­de­nas y ba­rro­tes pa­ra aca­llar­le; le qui­tan las úni­cas ar­mas que po­see, su afán de paz, su pa­la­bra, su an­he­lo de al­can­zar me­jo­res con­di­cio­nes de vi­da. Le pi­den que lle­ne de aplau­sos el ego de sus opre­so­res, la con­mi­nan a ves­tir y pen­sar de una úni­ca y ob­so­le­ta ma­ne­ra, a acep­tar sin pro­tes­tar hu­mi­lla­cio­nes y con­sig­nas con­tra­rias a sus va­lo­res éti­cos y a su con­di­ción de hom­bre li­bre.

Pe­ro ya ese inexis­ten­te hom­bre trans­fi­gu­ra­do, he­cho reali­dad en mi­llo­nes de vo­ces y es­pí­ri­tus de lu­cha, se nie­ga a acep­tar el re­jo, la ame­na­za y la con­de­na a muer­te. Lu­cha por su vi­da, y por la vi­da de los hi­jos y los nie­tos, as­pi­ra con pro­pó­si­to fiel y pa­cí­fi­co lo­grar el cam­bio que se me­re­ce su ho­gar, co­mu­ni­dad y país.

No ha­brá obs­tácu­lo ca­paz de re­sis­tir el em­ba­te del tiem­po, de mar­ti­ri­zar la ver­dad de lo ocu­rri­do, y de pre­ten­der ani­qui­lar la pro­tes­ta del ham­bre y de la vi­da mis­ma. ¿Le mien­ten tam­bién a sus fa­mi­lias? EN SAN DIE­GO, DON­DE SE CONS­TRU­YE EL CA­RA­BO­BO Y LA VE­NE­ZUE­LA QUE TO­DOS QUE­RE­MOS Y QUE PRON­TO, UNI­DOS Y CON SCA­RANO, LO LO­GRA­RE­MOS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.