Ad­vier­ten de fa­llas de ba­te­rías en mar­ca­pa­sos en los EE.UU.

Al me­nos 350 mil pa­cien­tes se afec­ta­rían

Notitarde - - Internacional -

Was­hing­ton, oc­tu­bre 11 (AP).El fa­bri­can­te de apa­ra­tos mé­di­cos St. Ju­de Me­di­cal di­jo el mar­tes que emi­tió una ad­ver­ten­cia pa­ra doc­to­res y pa­cien­tes so­bre un ra­ro de­fec­to que tie­nen las ba­te­rías de al­gu­nos mar­ca­pa­sos que puede ha­cer que és­tos de­jen de fun­cio­nar mu­cho an­tes de lo esperado.

La com­pa­ñía di­jo que el problema se ha re­la­cio­na­do con dos de­ce­sos y que otros 10 pa­cien­tes se des­ma­ya­ron de­bi­do a que los apa­ra­tos de­ja­ron de fun­cio­nar.

La em­pre­sa agre­gó que las ba­te­rías deben ser re­em­pla­za­das de in­me­dia­to en cuanto el mar­ca­pa­sos en­vié a los pa­cien­tes una aler­ta elec­tró­ni­ca. Nor­mal­men­te, los pa­cien­tes tie­nen has­ta tres me­ses pa­ra cam­biar las ba­te­rías. Pe­ro la com­pa­ñía di­jo que un pe­que­ño sub­gru­po de sus des­fi­bri­la­do­res puede fa­llar en las 24 ho­ras des­pués de la aler­ta. El problema afec­ta a un sub­gru­po de apa­ra­tos For­tify, Qua­dra y Unify. Los mo­de­los es­pe­cí­fi­cos y nú­me­ros de se­rie es­tán dis­po­ni­bles en la pá­gi­na web de St. Ju­de.

Los dis­po­si­ti­vos se usan pa­ra tra­tar arrit­mias pe­li­gro­sas que pue­den ter­mi­nar en fa­llas o pa­ros car­día­cos y la muer­te.

La fa­lla de di­se­ño es cau­sa­da por la acu­mu­la­ción de de­pó­si­tos en las ba­te­rías de li­tio que ha­cen fun­cio­nar el apa­ra­to. St. Ju­de di­jo que arre­gló el asun­to en ma­yo de 2015 y re­ti­ró to­dos los apa­ra­tos afec­ta­dos de los in­ven­ta­rios de dis­tri­bu­ción y hos­pi­ta­les.

Al­re­de­dor de 350.000 pa­cien­tes de to­do el mun­do po­drían te­ner apa­ra­tos afec­ta­dos por las ba­te­rías, de acuer­do con un co­mu­ni­ca­do de la Ad­mi­nis­tra­ción de Ali­men­tos y Me­di­ca­men­tos. Co­mo en otros ca­sos, las au­to­ri­da­des no re­co­mien­dan que los pa­cien­tes con es­tos apa­ra­tos los re­em­pla­cen de an­te­mano co­mo me­di­da de pre­cau­ción. Es­to se debe a que los ries­gos de la ci­ru­gía ge­ne­ral­men­te son mu­cho más al­tos que los da­ños po­ten­cia­les del de­fec­to en sí.

St. Ju­de des­ta­có que la ac­tual pre­va­len­cia del asun­to es muy ra­ra: “A la gran ma­yo­ría de apa­ra­tos ven­di­dos en el mun­do no se les ha des­car­ga­do la ba­te­ría de ma­ne­ra pre­ma­tu­ra’’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.