En el es­pe­jo de la en­fer­me­dad men­tal

Notitarde - - Opinión - Car­los Mi­gué­lez Mon­roy/ Pe­rio­dis­ta/ Cen­tro de Co­la­bo­ra­cio­nes So­li­da­rias (CCS)

Una de ca­da cua­tro per­so­nas en el mun­do su­fri­rá una en­fer­me­dad men­tal a lo lar­go de su vi­da, se­gún la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS). Se ma­ni­fes­ta­rá en for­ma de es­qui­zo­fre­nia, de de­pre­sión, de ata­ques de an­sie­dad o de otras ma­ne­ras.

El es­tig­ma, una de las prin­ci­pa­les ba­rre­ras a las que se en­fren­tan en su vi­da dia­ria las per­so­nas diag­nos­ti­ca­das, pro­vie­ne del des­co­no­ci­mien­to so­bre las en­fer­me­da­des que en­tran en el ám­bi­to de la sa­lud men­tal.

Así, a la de­pre­sión se le re­du­ce a un es­ta­do de áni­mo, co­mo si se tra­ta­ra de una tris­te­za pa­sa­je­ra por la rup­tu­ra de una re­la­ción de pa­re­ja o por la muer­te de un ser que­ri­do. En reali­dad se tra­ta de una en­fer­me­dad co­mo ocu­rre cier­tos ata­ques de an­sie­dad, los tras­tor­nos de la per­so­na­li­dad, afec­cio­nes neu­ro­ló­gi­cas co­mo la epi­lep­sia, es­trés post-trau­má­ti­co, en­fer­me­da­des men­ta­les gra­ves co­mo la es­qui­zo­fre­nia.

Cuan­do pi­ca la piel, al der­ma­tó­lo­go, cuan­do hay una ca­ries o en- cías in­fla­ma­das, a un odon­tó­lo­go, cuan­do due­le la es­pal­da, al fi­sio­te­ra­peu­ta, cuan­do hay pro­ble­mas de vis­ta, a un of­tal­mó­lo­go. Oto­rri­nos, trau­ma­tó­lo­gos y de­más mé­di­cos se es­pe­cia­li­zan en una par­te del cuer­po pa­ra tra­tar el des­equi­li­brio en sus sín­to­mas. La ca­pa­ci­dad de iden­ti­fi­car­los per­mi­te sa­ber a qué es­pe­cia­lis­ta re­cu­rrir.

En el ca­so de per­so­nas con en­fer­me­dad men­tal, mu­chas ve­ces es­tá da­ña­da su pro­pia per­cep­ción del mun­do y de sus pro­pias sen­sa­cio­nes. Cuan­do nos due­le nuestra men­te, lo más pro­fun­do de no­so­tros que al­gu­nos lla­man “al­ma”, ¿en qué par­te de nues­tro mun­do fí­si­co se ma­ni­fies­ta?

Mi­llo­nes de per­so­nas en el mun­do padecen es­tas en­fer­me­da­des con el obs­tácu­lo aña­di­do de la in­com­pren­sión por des­co­no­ci­mien­to, por el mie­do, por la so­bre­pro­tec­ción de mu­chos en­tor­nos fa­mi­lia­res y de amis­ta­des, por fal­ta de re­cur­sos, por la ins­ti­tu­cio­na­li­za- ción de “la en­fer­me­dad men­tal”, cuan­do só­lo exis­ten per­so­nas con­cre­tas que las padecen, co­mo nos re­cuer­dan mu­chos mé­di­cos y ex­per­tos. Y, con los apo­yos ade­cua­dos, pue­den su­pe­rar­las.

Si se to­ma por “normal” aque­llo que ocu­rre con fre­cuen­cia, la en­fer­me­dad men­tal de­ja­rá de ser una sim­ple ex­tra­va­gan­cia que só­lo les ocu­rre a “los que se dro­gan”, a “los dé­bi­les”, a “los ra­ri­tos”. En Es­pa­ña, 400.000 per­so­nas padecen es­qui­zo­fre­nia, una de ca­da cien, al igual que en el res­to de Eu­ro­pa. Es­to sig­ni­fi­ca que, por ca­da pa­cien­te con dia­be­tes ti­po I, hay 4 con es­qui­zo­fre­nia, co­mo re­cuer­da la Con­fe­de­ra­ción Sa­lud Men­tal Es­pa­ña.

A es­to hay que aña­dir el res­to de en­fer­me­da­des men­ta­les, en­tre ellas la de­pre­sión, una que va en au­men­to y que se con­vier­te en una de las en­fer­me­da­des más in­ca­pa­ci­tan­tes de nues­tros tiem­pos. To­mar con­cien­cia de es­ta pre­sen­cia de la en­fer­me­dad men­tal en la sociedad sir­ve co­mo pun­to de par­ti­da pa­ra com­pren­der que pue­den afec­tar a cual­quie­ra a lo lar­go de su vi­da, o a al­gún fa­mi­liar cer­cano o ami­go.

El es­tu­dio Pro­yec­to VOZ- Ne­ce­si­da­des de las per­so­nas con es­qui­zo­fre­nia/psi­co­sis y sus cui­da­do­res, rea­li­za­do en Es­pa­ña con más de 5.000 per­so­nas diag­nos­ti­ca­das, in­di­ca que el 90% de las per­so­nas diag­nos­ti­ca­das tie­nen co­mo prin­ci­pal preo­cu­pa­ción las re­la­cio­nes afec­ti­vas con fa­mi­lia, pa­re­ja o ami­gos. Una de ca­da tres no se sien­te acep­ta­do en el mo­men­to en que se ma­ni­fies­ta la pa­to­lo­gía por pri­me­ra vez, y ca­si la mi­tad afir­ma no te­ner li­ber­tad su­fi­cien­te pa­ra to­mar de­ci­sio­nes im­por­tan­tes en su vi­da. La ex­clu­sión que su­fren no sur­ge una li­mi­ta­ción in­di­vi­dual sino de pro­ble­mas que ta­ñen a la sociedad en su conjunto.

Las sa­li­das en gru­po de vo­lun­ta­rios y per­so­nas diag­nos­ti­ca­das pa­ra ver ex­po­si­cio­nes, pa­ra dar pa­seos, pa­ra vi­si­tar pun­tos de in­te- rés, pa­ra ha­cer sen­de­ris­mo, pa­ra co­mer o pa­ra mu­chas otras ac­ti­vi­da­des de ocio se han con­ver­ti­do en una de las he­rra­mien­tas de vo­lun­ta­ria­do pa­ra lu­char con­tra el es­tig­ma y la dis­cri­mi­na­ción, y rom­per el ais­la­mien­to y la so­le­dad.

De esos gru­pos han sur­gi­do ini­cia­ti­vas que han ger­mi­na­do en cam­pa­ñas co­mo la que se lan­za SO­LI­DA­RIOS pa­ra el Desa­rro­llo pa­ra el Día Mun­dial de la Sa­lud Men­tal. Los dos vi­deos – uno cen­tra­do en la es­qui­zo­fre­nia y el otro en la de­pre­sión – ha­cen hin­ca­pié en la ne­ce­si­dad de es­cu­char, co­no­cer y com­par­tir pa­ra lu­char con­tra el es­tig­ma.

“Es­cu­cha­mos es­qui­zo­fre­nia y ya só­lo es­cu­cha­mos nues­tro mie­do”, di­ce una voz en off. Nues­tro mie­do nos im­pi­de co­no­cer al­go que nos puede afec­tar en un pun­to de nues­tras vi­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.