Aven­tu­ra en el Mar Te­ne­bro­so

Notitarde - - Ciudad - Cha­ri­to Ro­jas Cha­ri­to­ro­jas2010@hot­mail.com Twit­ter:@cha­ri­to­ro­jas

El 2 de enero de 1492 los Re­yes Ca­tó­li­cos, Fer­nan­do e Isa­bel, po­nían las ban­de­ras en el Al­cá­zar de Gra­na­da, de don­de ha­bían ex­pul­sa­do al sul­tán ára­be Boab­dil, aca­ban­do así con 800 años de pre­sen­cia is­lá­mi­ca en la pe­nín­su­la ibé­ri­ca.

Esos mo­men­tos triun­fa­les son apro­ve­cha­dos por un osa­do na­ve­gan­te que te­nía una idea fi­ja, cual era na­ve­gar a tra­vés del lla­ma­do Mar Océano, esa ma­sa de agua inex­plo­ra­da y te­mi­ble, pa­ra lle­gar a Ci­pan­go, es de­cir, Ja­pón. La em­pre­sa era to­da una aven­tu­ra, lle­na de mie­dos y pe­li­gros pe­ro que pro­me­tía ha­llar la vía más cor­ta ha­cia lo que en esa épo­ca era un te­so­ro: las es­pe­cies orien­ta­les.

El rey Fer­nan­do no es­ta­ba con­ven­ci­do de pa­tro­ci­nar tal aven­tu­ra: la gue­rra ha­bía de­ja­do ex­haus­tas las ar­cas del reino, pe­ro Isa­bel des­pués de mu­chos me­ses de es­cu­char los ar­gu­men­tos del tal Cris­tó­bal Co­lón, se sin­tió ten­ta­da a fi­nan­ciar­lo, des­pués que él le ofre­cie­se que to­das las tie­rras a las que lle­ga­se se­rían bau­ti­za­das y con­sa­gra­das a su reino y a la igle­sia ca­tó­li­ca, cu­ya re­li­gión se im­pon­dría con la lle­ga­da de es­tos en­via­dos de los Re­yes Ca­tó­li­cos. Es la épo­ca en que Co­lón fir­ma co­mo “Xpo Fe­rens”, que tra­du­ci­do del la­tín sig­ni­fi­ca “Cris­to el en­via­do”. Sin em­bar­go, sus pro­pó­si­tos eran más per­so­na­les y co­mer­cia­les que re­li­gio­sos.

Echar­se a la mar

El na­ve­gan­te ha­bla­ba un cas­te­llano en­re­ve­sa­do, que de­no­ta­ba su ori­gen ex­tran­je­ro. Po­día ser ge­no­vés, ciu­dad ma­ri­ne­ra con la que man­te­nía la­zos co­mer­cia­les y fa­mi­lia­res; o por­tu­gués, país don­de se ha­bía ca­sa­do y te­ni­do un hi­jo y que por cier­to, su rey ha­bía re­cha­za­do fi­nan­ciar el pro­yec­to de Co­lón pues con­si­de­ra­ba se­gu­ra la ru­ta de Ca­bo Ver­de, bor­dean­do Áfri­ca pa­ra lle­gar a las In­dias. Mu­chos ase­gu­ra­ban que su ha­blar no era por­tu­gués sino ga­lle­go.

La his­to­ria ja­más ha en­con­tra­do un cer­ti­fi­ca­do de na­ci­mien­to de Cris­tó­bal Co­lón y su na­cio­na­li­dad es un te­ma de nun­ca aca­bar. Pe­ro lo que es in­dis­cu­ti­ble es el em­pe­ño y po­der de con­vic­ción que tu­vo pa­ra lo­grar el pa­tro­ci­nio de los Re­yes Ca­tó­li­cos a su pe­li­gro­sa aven­tu­ra. En una car­ta di­ri­gi­da a la pa­re­ja real, Co­lón ar­gu­men­ta así sus co­no­ci­mien­tos y por lo tan­to, su ca­pa­ci­dad pa­ra rea­li­zar tal em­pre­sa: “A és­te mi de­seo ha­llé a Nues­tro Se­ñor muy pro­pi­cio, y hu­be del pa­ra ello es­pí­ri­tu dé in­te­li­gen­cia. En la Ma­ri­ne­ría me hi­zo abun­do­so, de As­tro­lo­gía me dio lo que abas­ta­ba, y an­sí de Geo­me­tría y Arit­mé­ti­ca, e in­ge­nio en el áni­ma —y ma­nos pa­ra di­bu­jar es­ta es­fe­ra— y en ella las ciu­da­des, ríos y mon­ta­ñas, is­las y puer­tos to­do en su pro­pio si­tio. En es­te tiem­po he yo vis­to y pues­to es­tu­dio en ver to­das las es­cri­tu­ras, cos­mo­gra­fía, cró­ni­cas y fi­lo­so­fía de otras ar­tes”.

Sin du­da Cris­tó­bal Co­lón ya en­ton­ces en sus 41 años, era un ex­pe­ri­men­ta­do ma­ri­ne­ro que ha­bía ca­pi­ta­nea­do na­ves por ma­res co­no­ci­dos y se ha­bía en­te­ra­do de las ex­pe­di­cio­nes de otros na­ve­gan­tes por tie­rras ig­no­tas. En­tre ma­ri­ne­ros se ru­mo­ra­ban las his­to­rias de is­las avis­ta­das más allá de las Azo­res, úl­ti­mo pun­to de la ci­vi­li­za­ción co­no­ci­da. Ya al­gu­nos geó­gra­fos y sa­bios ha­bían ha­bla­do de la re­don­dez de la tie­rra, pe­ro des­co­no­cían la ley de gra­ve­dad, por lo que asu­mían que des­pués del ho­ri­zon­te los bar­cos que se aven­tu­ra­ran cae­rían al va­cío in­fi­ni­to. Esa es­ce­na, pin­ta­da en esa Edad Me­dia, cau­sa­ba pá­ni­co y es­pan­ta­ba a quie­nes pu­die­sen in­ten­tar la tra­ve­sía. Sin em­bar­go, el “Mar Te­ne­bro­so”, co­mo le lla­ma­ban, ya ha­bía si­do ex­plo­ra­do por su par­te nor­te, a co­mien­zos de ese mi­le­nio, por vi­kin- gos y pue­blos nór­di­cos, que des­de Is­lan­dia pa­sa­ron a tra­vés de Groen­lan­dia a una tie­rra que lla­ma­ban “Vi­ne­land”: la cos­ta no­res­te de lo que hoy es Amé­ri­ca del Nor­te. Pe­ro es­to ja­más tu­vo ca­rác­ter de des­cu­bri­mien­to re­co­no­ci­do y mu­cho me­nos de co­lo­ni­za­ción, por lo que el na­ve­gan­te Cris­tó­bal Co­lón, de des­co­no­ci­dos orí­ge­nes pe­ro de pre­cla­ros co­no­ci­mien­tos ma­rí­ti­mos, en­con­tró las puer­tas abier­tas pa­ra ga­nar el tí­tu­lo de “Des­cu­bri­dor de Amé­ri­ca”.

La gran aven­tu­ra

En po­cos me­ses, Co­lón se ha­ce con tres bar­cos: dos ca­ra­be­las lla­ma­das “La Pin­ta”, pro­pie­dad de Cris­tó­bal Quin­te­ro y “La Ni­ña”, que per­te­ne­cía a un ma­rino de Mo­guer lla­ma­do Juan Ni­ño. Eran na­ves pe­que­ñas, de unos 25 a 30 me­tros de lar­go, por lo que Co­lón bus­ca una gran­de, lla­ma­das “nao” y en­cuen­tra a la “Ma­ri­ga­lan­te” (sig­ni­fi­ca “mu­jer de vi­da ale­gre”), pro­pie­dad de Juan de La Co­sa. Lo con­vier­te en la na­ve ca­pi­ta­na, cam­bián­do­le el nom­bre a “San­ta Ma­ría”. Con una tri­pu­la­ción de 90 hom­bres, se ha­ce a la mar lle­van­do a Mar­tín Alon­so Pin­zón co­mo ca­pi­tán de “La Pin­ta” y a Vi­cen­te Yá­ñez Pin­zón, ca­pi­tán de “La Ni­ña”. Los pro­pie­ta­rios de las ca­ra­be­las, tres mé­di­cos y un par de ins­pec­to­res de la co­ro­na iban a bor­do, así co­mo un in­tér­pre­te de len­guas orien­ta­les, lla­ma­do Luis de To­rres, lo cual prue­ba la se­gu­ri­dad ab­so­lu­ta que te­nía Co­lón de que su via­je lo lle­va­ría a las In­dias.

Fi­nal­men­te zar­pa­ron del Puer­to de Pa­los de Mo­guer el vier­nes 3 de agos­to de 1492, to­man­do la ru­ta de las is­las Ca­na­rias pa­ra en­fren­tar des­de allí al Mar Océano. Una ave­ría en el ti­món de La Pin­ta los re­tie­ne allí has­ta el 6 de sep­tiem­bre. El pá­ni­co por la in­men­si­dad de un mar des­co­no­ci­do va apo­de­rán­do­se de la tri­pu­la­ción, que des­pués de un mes de na­ve­ga­ción no ha­bía vis­to ni un gra­mo de tie­rra al­re­de­dor. In­ten­tos de mo­tín pa­ra obli­gar a Co­lón a de­vol­ver­se fue­ron so­fo­ca­dos por la pro­me­sa del ca­pi­tán de la ex­pe­di­ción de que muy pron­to avis­ta­rían tie­rra. La lec­tu­ra del dia­rio de abor­do es­cri­to por Co­lón, re­ve­la que al­te­ró los nú­me­ros de las dis­tan­cias re­co­rri­das pa­ra que na­die se en­te­ra­se de las dis­tan­cias reales. En esos mo­men­tos ni él mis­mo sa­bía cuán­to fal­ta­ba pa­ra lle­gar al des­tino que bus­ca­ban.

El 7 de oc­tu­bre el dia­rio de Co­lón re­por­ta que vie­ron pe­lí­ca­nos di­ri­gién­do­se al su­r­oes­te y las na­ves cam­bian el rum­bo en esa di­rec­ción. Pe­ro se­guían sin ver tie­rra. La im­pa­cien­cia se cal­mó cuan­do ma­ri­ne- ros de La Pin­ta re­co­gie­ron del mar pa­los, se­ñal de la cer­ca­nía de tie­rra.

Los re­yes ha­bían ofre­ci­do una re­com­pen­sa de 10.000 ma­ra­ve­díes al ma­ri­ne­ro que avis­ta­se por vez pri­me­ra tie­rra fir­me. Di­cen que en la San­ta Ma­ría ya ce­le­bra­ban, por­que Co­lón di­jo ha­ber vis­to “una can­de­li­lla”, cuan­do a las 2 de la ma­dru­ga­da de ese 12 de oc­tu­bre, el vi­gía de La Pin­ta, lla­ma­do Ro­dri­go de Tria­na -por su lu­gar de na­ci­mien­to, aun­que en ver­dad se lla­ma­ba Ro­dri­go de Ber­me­jo-, gri­tó “¡Tie­rra, tie­rra!”, cuan­do vio a lo le­jos una co­li­na ilu­mi­na­da por la lu­na.

En la ma­ña­na arri­ba­ron a una pla­ya pa­ra­di­sía­ca, Co­lón bau­ti­zó es­ta tie­rra co­mo San Sal­va­dor. En esas are­nas de la is­la lla­ma­da por los in­dí­ge­nas Gua­naha­ní, se reali­zó el en­cuen­tro de dos mun­dos que has­ta ese mo­men­to ig­no­ra­ban la exis­ten­cia uno del otro. Co­lón to­mó po­se­sión de esas tie­rras en nom­bre de los Re­yes Ca­tó­li­cos, co­mo era lo acor­da­do con ellos y los amis­to­sos in­dí­ge­nas le ob­se­quia­ron pa­pa­ga­yos y ovi­llos de al­go­dón. Em­bar­ca­ron a va­rios de los “lu­ca­yos” (is­le­ños), pa­ra que los guia­sen a tra­vés de lo que se die­ron cuen­ta era un ar­chi­pié­la­go que pos­te­rior­men­te fue­ron bau­ti­za­das co­mo Las Lu­ca­yas y aho­ra co­no­ce­mos co­mo Las Baha­mas. En esos días, el exul­tan­te Co­lón des­cu­brió y bau­ti­zó cuan­ta tie­rra to­ca­ba: San­ta Ma­ría, Fer­nan­di­na y La Isa­be­la; des­em­bar­có en lo que cre­yó tie­rra fir­me y la lla­mó “Jua­na” (co­mo La Lo­ca, hi­ja de los re­yes), a mo­men­tos creía que era Ci­pan­go (Ja­pón). Los na­ti­vos ha­bla­ban del “Can”, co­mo su je­fe má­xi­mo por lo que Co­lón asu­mió que se tra­ta­ba del Gran Khan, je­fe mon­gol. Los ras­gos achi­na­dos de los in­dí­ge­nas da­ban al na­ve­gan­te la se­gu­ri­dad que se en­con­tra­ba en las In­dias Orien­ta­les.

El 6 de di­ciem­bre lle­gó a la is­la Bohío, a la que lla­mó “La Es­pa­ño­la” (San­to Do­min­go). La no­che del 25 de di­ciem­bre la “San­ta Ma­ría” cho­có con­tra los arre­ci­fes y em­pe­zó a hun­dir­se. Al no po­der re­flo­tar­la, Co­lón or­de­nó sa­car sus ta­blo­nes y cons­truir un for­tín al que lla­mó “La Na­vi­dad”. Allí de­jó a 36 hom­bres al man­do de Die­go de Ara­na y el 2 de enero de 1493 ini­ció re­gre­só a Es­pa­ña a bor­do de La Ni­ña.

Los dos mun­dos

El 15 de mar­zo de 1493 la ex­pe­di­ción lle­gó triun­fan­te al Puer­to de Pa­los. Lle­va­ban pre­sen­tes pa­ra los Re­yes y Cris­tó­bal Co­lón les di­ri­gió una car­ta so­li­ci­tan­do ser re­ci­bi­do por ellos pa­ra na­rrar­les su gran aven­tu­ra. Fue hon­ra­do con tí­tu­los, co­mo Al­mi­ran­te del Mar Océano, pos­te­rior­men­te Vi­rrey y Go­ber­na­dor de las In­dias Oc­ci­den­ta­les, nom­bre con el que se co­no­cie­ron esas tie­rras des­cu­bier­tas por Co­lón has­ta una dé­ca­da des­pués de su muer­te en 1506. El Al­mi­ran­te hi­zo otras tres ex­pe­di­cio­nes, la úl­ti­ma de las cua­les re­gre­só car­ga­do de ca­de­nas pe­ro lue­go la Rei­na, su be­ne­fac­to­ra de siem­pre, lo ab­sol­vió.

La his­to­ria mar­ca un an­tes y un des­pués de esa gesta de Cris­tó­bal Co­lón, un na­ve­gan­te osa­do que en nom­bre de Dios y de Es­pa­ña, des­cu­brió pa­ra el mun­do oc­ci­den­tal que en­ton­ces se co­no­cía ese nue­vo con­ti­nen­te que re­no­vó la cul­tu­ra, los in­ven­tos, la agri­cul­tu­ra y ga­na­de­ría, que apor­tó be­ne­fi­cios y ma­les a los dos mun­dos. El na­ve­gan­te ja­más se en­te­ró que ha­bía des­cu­bier­to otro con­ti­nen­te. La rei­na Isa­bel, quien mu­rió días an­tes que Co­lón, tam­po­co. Un cos­mó­gra­fo ita­liano de nom­bre Amé­ri­co Ves­puc­ci, se dio cuen­ta mien­tras ha­cía el re­co­rri­do bor­dean­do las cos­tas, que aque­llo no eran las In­dias Oc­ci­den­ta­les, sino un nue­vo y des­co­no­ci­do con­ti­nen­te al que pu­so su nom­bre en 1516: Amé­ri­ca.

Co­lón con­ven­ció a Isa­bel La Ca­tó­li­ca de pa­tro­ci­nar su aven­tu­ra con el ar­gu­men­to de bau­ti­zar las tie­rras en el nom­bre de Es­pa­ña y las per­so­nas en el nom­bre de Dios.

En la Ca­te­dral de Se­vi­lla se en­cuen­tra es­te mo­nu­men­to fu­ne­ra­rio de Cris­tó­bal Co­lón. In­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad de Gra­na­da de­ter­mi­na­ron en 2006 que sí eran los res­tos del Al­mi­ran­te, gra­cias a un per­di­gón ha­lla­do en la osa­men­ta. Apar­te de su ADN com­pa­ra­do al de su hi­jo Her­nan­do, el aven­tu­re­ro Co­lón ha­bía su­fri­do esa he­ri­da en un lan­ce de ma­ri­ne­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.