“Cuan­do to­cas fon­do, so­lo te que­da su­bir”

Notitarde - - Ciudad - Ce­ci­lia*

A ve­ces nues­tras vi­das des­cien­den a to­da me­cha por un pre­ci­pi­cio que pa­re­ce in­sal­va­ble. He­mos to­ca­do fon­do emo­cio­nal, fí­si­co, so­cial y nos que­da­mos aga­za­pa­dos ahí, con mie­do y tris­te­za y es­to da lu­gar a la apa­ri­ción de di­fe­ren­tes tras­tor­nos del es­ta­do de áni­mo.

To­do el mun­do tie­ne pro­ble­mas gra­ves, ha te­ni­do dra­mas o in­clu­so tra­ge­dias en su vi­da pe­ro es­tos ca­li­fi­ca­ti­vos tie­nen más que ver en có­mo la per­so­na los di­gie­re que por el su­ce­so en sí. Cuan­do ya has ex­pe­ri­men­ta­do un gran do­lor y sien­tes que has to­ca­do fon­do, que exis­ten dos op­cio­nes: se­guir en ese es­ta­do ca­si ve­ge­ta­ti­vo y do­lo­ro­so o re­mon­tar.

No exis­te na­da en la vi­da de una per­so­na que pue­da hun­dir­la si ella real­men­te no lo per­mi­te.

Cuan­do tras­pa­sa­mos los lí­mi­tes del do­lor, de la hu­mi­lla­ción, de sen­tir­nos juz­ga­dos, des­di­cha­dos… cuan­do los tras­pa­sa­mos y ve­mos que ya he­mos su­fri­do de­ma­sia­do, al­can­za­mos el ver­da­de­ro sen­ti­do de nues­tra exis­ten­cia. Pues so­lo cuan­do has to­ca­do fon­do y has com­pren­di­do el pro­ce­so, te das cuen­ta de que la úni­ca op­ción po­si­ble es su­bir.

Te­ne­mos la cer­te­za de que ya no ac­tua­re­mos por ego, sino por bie­nes­tar per­so­nal au­tén­ti­co, nos re­ti­ra­re­mos de la com­pe­ten­cia con los de­más pa­ra sim­ple­men­te lu­char por nues­tros pro­pios sue­ños. Lo me­jor es­tá por ve­nir. Ade­lan­ta el pa­so, sal del la­men­to, lán­za­te a vi­vir y sim­ple­men­te de­ja que lle­gue. Tan ba­jo que has caí­do, so­lo pue­des su­bir”

En el al­coho­lis­mo el fon­do es una ex­pe­rien­cia per­so­nal y sub­je­ti­va, no se tra­ta de lle­gar a ex­tre­mos gra­ves en las con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas que trae. Se tra­ta de asu­mir la cons­cien­cia de que ya bas­ta y que es ne­ce­sa­rio como di­ce la li­te­ra­tu­ra de AA, ren­dir­se o de­rro­tar­se, re­co­no­cer la im­po­ten­cia an­te la be­bi­da y que he­mos per­di­do el con­trol. Es­cu­cha­mos de­cir a un ve­te­rano en una reunión de AA, exis­ten per­so­nas que lo pier­den to­do y no to­can fon­do. Por eso se tra­ta de una vi­ven­cia per­so­nal a par­tir de la cual so­lo que­da re­mon­tar y se­guir ade­lan­te sin las ata­du­ras de la be­bi­da.

Hoy no be­bo, hoy soy li­bre *In­te­gran­te de AA Tlf: 0414-4294258, 04244613473

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.